https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Lacoste o low-cost: ¿cómo será la estrategia de Citroën con el nuevo C3?

 Desde Rio de Janeiro (Brasil) - En el Salón de París de 2010, el entonces jefe de Diseño de Citroën, Thierry Metroz, presentó el primer concept que sentó las bases de la nueva filosofía global de la marca francesa: “Con el Citroën Lacoste Concept apostamos a crear autos más simples y sencillos, donde se recupere la importancia de lo esencial”, señaló el diseñador que por estos días ascendió a jefe de Diseño de DS Automobiles.

El Citroën Lacoste era un vehículo de aspecto futurista, pero con un equipamiento simple y despojado: una especie de Mehari del Siglo XXI, sin ventanas ni puertas y con un toldo como única forma posible de techo.

El concept se llamaba Lacoste porque había sido desarrollada en alianza con la firma de indumentaria informal francesa, que por aquella época estaba asociada a lo que se conocía en la Argentina como “cajetilla de country club”.

En aquél Salón de París de 2010 tuve la oportunidad de entrevistar a Metroz y -después de haber quedado sorprendido por la simpleza despojada del Lacoste-, le pregunté si era un anticipo de un nuevo posicionamiento de Citroën como marca low-cost: “No, el Citroën Lacoste no es low-cost”, me respondió Metroz. “Es una filosofía que no tiene nada que ver con el precio. La simpleza que proponemos está más asociada con la libertad y con el espíritu de viajar ligero, sin cargas ni ataduras superfluas”, agregó (leer entrevista completa).

Citroën lleva más de una década intentando encontrar su lugar en el mercado. Dentro del Grupo PSA (Peugeot, Citroën y DS), exploró este concepto de “simpleza” con modelos como el primer C4 Cactus español (leer crítica). Era un planteo original y atractivo, pero el precio con el que llegó a nuestro mercado no se condecía con su propuesta “despojada” y “simple”.

Por eso, a la hora de trasladar la producción al Mercosur, aquél C4 Cactus se terminó transformando en el actual C4 Cactus SUV (leer crítica).

Si Citroën tuvo que esforzarse dentro del Grupo PSA para lograr su propia identidad frente a marcas de personalidad tan marcada como Peugeot y DS, al pasar a formar parte de ese verdadero gigante automotor que es el nuevo Grupo Stellantis (fusión de Peugeot-Citroën con Fiat-Chrysler), el desafío de encontrar un rumbo se vuelve aún mayor.

La gama de Citroën en la Argentina se vio diezmada en el último año. Se dejó de fabricar el C4 Lounge en El Palomar y también se despidieron los veteranos C3 y C3 Aircross producidos en Brasil. En su gama hoy sólo sobreviven la prehistórica Berlingo (ahora con ESP, para estirar aún más su amortizado ciclo de producción en El Palomar, leer más), la C4 Cactus SUV brasileña y la C5 Aircross importada de Europa (leer crítica).

Sin embargo, este 2022 será un año bisagra para la historia de Citroën, al menos en el Mercosur. En la planta brasileña de Porto Real, muy cerca de Rio de Janeiro, acaba de comenzar la producción de la nueva generación del C3. No tiene ninguna relación con el viejo C3 ni con el nuevo C3 comercializado en Europa.

Se trata de un hatchback para el Segmento B (chico), que tiene algunos rasgos aventureros de SUV y que será comercializado como una especie de crossover de entrada a gama. Este nuevo C3 se posicionará como uno de los modelos más accesibles dentro de la gama de Stellantis en nuestra región. Junto con los Fiat CronosMobi y Argo debería tener un precio de lista entre los vehículos más baratos del mercado, cuando se lance a la venta a fin de año en la Argentina.

Motor1 Argentina se encuentra en este momento en Rio de Janeiro, para asistir a la presentación regional del nuevo C3. Vamos a tener un primer contacto por las calles y rutas de la “Cidade Maravilhosa”. Todos los datos se publicarán recién el martes 30 de agosto, cuando se levante el embargo periodístico acerca de la información de este lanzamiento regional.

Pasaron doce años desde la presentación de aquél Citroën Lacoste Concept y la marca del Cocodrilo ya no es la misma. Perdió aquella aura de exclusividad que supo tener y hoy se posiciona como una firma de indumentaria que intenta ser más popular y accesible.

Es el mismo perfil que Citroën parece estar buscando con el nuevo C3. A simple vista y aún sin haberlo manejado, no se ve como un auto lujoso, refinado ni sofisticado. Sin embargo, la marca francesa buscará posicionarlo como un auto económico, aunque con estética y tecnologías más modernas.

¿El Lacoste finalmente se convirtió en low-cost? Será difícil que algún directivo de la marca lo admita con esas palabras. En el mercado automotor actual, todos quieren ser más vanguardistas y avant-gardé que Ava Gardner (perdón, Les Luthiers). Asumir un posicionamiento de bajo costo nunca será una estrategia expresada en esos términos exactos. Sin embargo, la última palabra la tendrá el precio de lanzamiento del nuevo C3, que se pondrá a la venta en la Argentina "en las próximas semanas".



By Carlos Cristófalo