https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA UNION HACE A LA FUERZA

La Argentina es el octavo país más grande en extensión territorial del mundo, todo su suelo es fértil y tiene diversidad de climas, por otra parte su suelo, subsuelo y mar con recursos ilimitados lo hacen potencialmente rico, estas condiciones le permitieron que a comienzo del siglo pasado ocupáramos los primeros lugares de ingreso per capita del mundo y con una población de nulo analfabetismo, done millones de europeos en su mayoría buscaron la paz, el trabajo y la prosperidad que sus países no les brindaban.


Luego desde hace ya siete décadas el populismo en sus diversas formas siempre corruptas y a contramano del mundo nos transformaron en un país quebrado, deudor insolvente y crónico, con crisis inflacionarias recurrentes, y con más del 50% de su población pobre, con la educación destruida y abandonada, con el delito y el narcotráfico dominado ciudades y territorios, que conduce de forma impredecible, zigzagueante y tortuosa sus relaciones exteriores, que aboga y exculpa a dictaduras mientras repele a las democracias, con la libertad de opinión y de prensa siempre condicionada, atacada y subliminalmente amenazada, finalmente para completar el panorama de desintegración pseudos movimientos de pueblos originarios pretenden desmembrar la unidad territorial Argentina. Todos estos hechos dieron lugar a que ciertos sectores de nuestra sociedad establecieran y aceptaran una cultura antidemocrática con todas las implicancias que ello significa y conlleva.


Por incapacidad, decidía, desinterés o ceguera permitimos que la corrupción se enquistara en nuestra clase dirigente sin distinción de sectores y la aceptamos como algo inherente a su conducta, así es que hoy son parte de nuestros políticos, jueces y fiscales, dirigentes empresariales y sindicales. Esto destruyó a las instituciones y nos convirtió en un país paria que deambula desorientado y perplejo en la búsqueda de los tiempos perdidos.


Hoy la realidad nos coloca ante un presidente desorientado, autodestruido con su imagen aniquilada, la vicepresidenta imputada de delitos que por su gravedad hace innecesario cualquier comentario, la coalición gobernante que se transformo en un reñidero de patos rengos, la oposición que solo hace públicas las miserias que los enfrentan sin pudor. En el mientras tanto toda la población se debate en la miseria, la pobreza, la inseguridad pero fundamentalmente en la incertidumbre sobre su diario vivir y sin futuro.


Situaciones de estas características no son patrimonio de la Argentina, la historia y los países están llenos de ejemplos que indubitablemente por su gravedad son más serios y dramáticos que nuestro presente, entonces veamos como hicieron aquellos que con inteligencia esfuerzo y trabajo supieron superar esas dificultades. Tanto Alemania como Italia luego de la Segunda Guerra Mundial encontraron la solución a sus dramas con dirigentes como Konrad Adenauer y Ludwig Erhard en Alemania, Alcide De Gasperi y Luigi Einaudi en Italia que en menos de un quinquenio sacaron a sus naciones de los escombros para devolverles la grandeza perdida, Jacques Rueff, Antoine Pinay, Jean Monnet y Robert Schuman en Francia al igual que Paul-Henri Spaak en Bélgica y tantos otros que en toda la Europa occidental son ejemplos a imitar


Los tiempos se nos terminaron, no llegamos a las elecciones del año próximo si no tomamos antes el toro por las astas, esta situación de incertidumbre permanente, destrucción material, sicológica y moral debe detenerse, no podemos permitir llamados irresponsables a puebladas para defender a quienes cometen delitos, no podemos aceptar que corruptos por peculado nos gobiernen, que quienes nos condujeron a esta encrucijada pretendan convertirse en la esperanza redentora y salvadora,


En mayo de 1810 un virrey que pretendía ocultar la realidad de lo que ocurría en España la caída de la Junta Central de Sevilla enfrentaba a un pueblo dispuesto a pedir un Cabildo Abierto y a aceptar y sostener lo que el resuelva, con vehemencia decía Castelli “Los americanos sabemos lo que queremos y adónde vamos” los ánimos se enardecen en la Plaza, “el pueblo quiere saber qué se trata” y los cabildantes concientes del momento histórico conforman la Primera Junta de Gobierno que ese 25 de mayo presta juramento y así nacíamos como embrionaria Nación


Hoy todo esta fuera de control, los escombros del derrumbe nos están aplastando, nos asfixian y nos quitan el aliento, el pueblo argentino demanda como en 1810 que quienes nos gobiernan al igual que a toda la clase dirigente proceda con idoneidad, decencia, responsabilidad y ejecutividad, para realizar los imprescindibles cambios que la República requiere y demanda de lo contrario lo imponderable no dudemos sucederá dado a que traspasamos todos los limites. En la unión y el reclamo de quienes creen en la libertad con todo lo que ella conlleva esta la fuerza y la solución.


Diego Lo Tártaro Presidente IADER