https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La inflación de julio alcanzó el 70% anual

 Para el CESO, la última semana del mes mostró una persistencia alcista y aceleró al 2,4%

La aceleración inflacionaria de julio tuvo dos momentos bien marcados. El primer hito fue la fuerte remarcación de precios por parte de los fabricantes de alimentos tras la salida abrupta de Martín Guzmán del Ministerio de Economía. Y el segundo elemento fue la disparada de la brecha cambiaria en la previa del desembarco del nuevo ministro de la cartera, Sergio Massa, que también tuvo su incidencia en la variación de precios, según afirmó un trabajo del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

Aumento en alimentos

De esta manera, el CESO detectó que los precios tuvieron un alza del 2,4% en la última semana y del 8,7% para todo el mes. Para Seido, la inflación general de julio fue de 7,5%. Para EcoGo, de 6,8%. Para LCG, el alza de los alimentos fue del 6,3% y la variación llega al 7,4% si se mide la cuarta semana de julio contra el mismo período de junio.

En el conurbano bonaerense, la suba de precios de la canasta alimentaria se disparó hasta llegar a un incremento del 11%, según Isepci. Sea cual fuere el guarismo final que difundirá el Indec el 11 de agosto, la inflación anual ya se ubica en un piso de 70% de variación interanual.

«¿Cuáles son los precios relativos de la economía, los que encontramos hace treinta días o los que vendrán de aquí en adelante?», se preguntó el CESO a través de un informe. La pregunta es neurálgica, ya que a la aceleración inflacionaria de julio, y en particular a la registrada durante la última semana, le esperan los aumentos de agosto, con algunos regulados que ya está estipulado que impacten, como las expensas y las prepagas, que también aumentaron sus cuotas el mes pasado.

El economista jefe del CESO, Nicolás Pertiera, destacó:

«Los tipos de cambios paralelos se incrementaron un 28% en julio, aun después de la baja de los últimos días.

Lo preocupante para la gestión de la política económica es el desanclaje de los precios respecto del tipo de cambio oficial que subió un 4,5%, cuando la inflación será de casi el doble. Hay una inercia afianzada por arriba de la registrada antes de la guerra entre Rusia y Ucrania y una correa de transmisión más directa entre los tipos de cambio paralelos y los precios».

Para EcoGo, consultora que dirige la economista Marina Dal Poggetto, la inflación habrá acumulado una suba del 45% entre diciembre y julio y llegará al 70% en la comparación interanual. En el mes se acercará al 6,8%, un guarismo que será liderado por la suba en alimentos.

Para la consultora LCG, las frutas registraron una suba del 3,8% en la última semana y las verduras otra de 3%. Los productos lácteos y los huevos aumentaron un 2,4% en los últimos siete días, mientras que los panificados lo hicieron un 2,1%. Por su parte, para Focus Market y Seido, la variación de precios del mes se ubicará en el 7,5%, también con los alimentos liderando.

Suba de precios

Hubo, además, una fuerte suba en los electrodomésticos, así como también en insumos como plástico y papel, muy asociados a las dificultades de los importadores. Luego de la salida de Guzmán, los fabricantes de alimentos y algunos proveedores claves enviaron listas con remarcaciones por arriba de los dos dígitos. Empresas como P&G insistieron con aplicar subas del 9%, Queruclor dispuso un alza de 10 puntos en julio y para agosto vaticina un incremento de 18%, seguido por Molinos Cañuelas, con un 15%. A su vez, la empresa Mondelez aumentó sus precios un 10%, mientras que Arcor lo hizo un 7%.

De acuerdo con lo indicado a desde el sector de supermercados, ningún formador de precios dio marcha atrás con los aumentos que habían prometido retrotraer en las reuniones que se habían mantenido entre Daniel Funes de Rioja, en representación de la Copal, y el ahora ex ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli.

Empresas de alimentos remarcaron por la renuncia de Guzmán y después no retrotrajeron

La brecha cambiaria marcó el ritmo de la aceleración de precios durante un julio caliente.

Fuente: BAE