https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El ‘culto al clima’ quiere aprovechar la crisis energética en Europa

 El culto al clima nunca duerme, y cuando ve a las naciones en crisis siempre se apresura a tratar de explotar la situación tergiversando el problema de fondo.


Fuente: Trikooba.blog

Una ola de calor está azotando actualmente a Europa junto con los incendios forestales, y los medios de comunicación dominantes redoblan los tambores del calentamiento global con fuerza. Esto no es nada nuevo; cada vez que hace calor gritan «¡cambio climático!». Cada vez que hace más frío, vuelven a gritar «¡cambio climático!». ¿Las pruebas? ¿Qué hay del «calor récord» en partes del Reino Unido, España y Portugal? ¿Seguramente sea esto una prueba de que el clima está siendo arruinado por esa terrible amenaza conocida como el carbono producido por el hombre?

Por supuesto, lo que no te dicen es que el registro oficial del tiempo y las temperaturas utilizado por los científicos del clima sólo se remonta a unos 140 años (comenzó en la década de 1880). Así que, ¿millones y millones de años de clima en la Tierra, y sólo cuentan 140 para determinar las «temperaturas récord»? Tienden a ignorar los datos de los núcleos de hielo y los anillos de los árboles de hace siglos que indican períodos de calentamiento mucho más cálidos en la historia de nuestro planeta (ninguno de los cuales fue causado por las emisiones de carbono producidas por el hombre). En comparación, las temperaturas actuales son bastante suaves.

Global Temp History1 0

Las temperaturas globales de la Tierra sólo han aumentado 1° Celsius en el último siglo; esto fue realmente el pico y actualmente las temperaturas se han igualado a un aumento de 0,8°. Este es el gran cataclismo climático que se supone que nos aterra. La amenaza inminente por la que se supone que debemos sacrificar toda la producción de energía basada en combustibles fósiles: menos de un grado de calor.

Es importante poner la frenética narrativa del cambio climático en una perspectiva concreta porque la gran mayoría de la ciencia del clima está pagada por gobiernos y organizaciones de intereses especiales como la ONU, el Foro Económico Mundial y muchos otros grupos globalistas con una agenda en mente. Por término medio, estos gobiernos e instituciones gastan alrededor de 632.000 millones de dólares al año en financiar la investigación sobre el clima y en iniciativas de política climática (que ellos llaman «escasas»). Su objetivo es aumentar este flujo de dinero a 4 billones de dólares para el año 2030. Los incentivos para subirse al tren del cambio climático provocado por el hombre son MASIVOS; casi no hay incentivos monetarios para los científicos que quieren estudiar otras causas potenciales de los fenómenos climáticos.

La noción del científico incondicional e incorruptible que busca la verdad objetiva en lugar de dinero y notoriedad hace tiempo que murió. Los científicos honestos son pocos y distantes entre sí en estos días (especialmente en los campos de la medicina y la ciencia del clima), y tal vez siempre ha sido así. No se puede confiar ciegamente en los «expertos» porque son tan susceptibles a la parcialidad y la corrupción como cualquier otra persona.

La histeria del cambio climático esta basada en la nada, pero está siendo promovida activamente por los medios de comunicación para ocultar amenazas muy reales a las que se enfrenta el público a corto plazo. Una de esas amenazas es la escasez de energía, y las regulaciones climáticas han puesto trabas a muchas naciones y a su capacidad de adaptación. La UE está aplicando ahora políticas sobre el carbono que exigen una reducción del 55% de las emisiones para 2030. Esto significa que no se deben utilizar nuevas fuentes de combustibles fósiles. Sólo se permiten reducciones.

Científicos del clima y elitistas mundiales afirman que el cambio climático es el problema más importante del siglo y que debe ser tratado inmediatamente y por cualquier medio. No han presentado ni una sola prueba sólida que respalde esta afirmación pero dictan las políticas de la mayoría de los gobiernos occidentales, así que en realidad no necesitan hacerlo. Se limitan a iniciar restricciones sin que el público participe.

En realidad, quizás la mayor amenaza desde la Segunda Guerra Mundial está a punto de aterrizar como una bomba de hidrógeno en el seno del público europeo. El pánico está empezando a tomar forma a medida que Rusia recorta el suministro de gas natural a la UE hasta el 20% de su capacidad original y las fuentes alternativas simplemente no existen a una escala que pueda suplir la falta. También se ha cerrado una gran parte de las exportaciones de petróleo, y los gobiernos europeos NO están informando a la ciudadanía de la verdadera gravedad de la situación.

Con las actuales tasas de importación de energía, al menos el 40% de Europa no podrá calentar sus hogares en invierno. Los planes de la UE para sustituir las fuentes de energía rusas a corto plazo también se han considerado «salvajemente optimistas». En otras palabras, los ciudadanos de la UE están jodidos, y muchos de ellos aún no se dan cuenta porque el gobierno no lo admite. Está a punto de producirse un desastre de proporciones épicas, y eso sin contar con las enormes subidas de precios que se avecinan para el otro 60% de personas que aún dispondrán de suministro de gas.

Pero el culto al clima no deja que esta realidad visceral se interponga en su camino. Para ellos, la crisis es una oportunidad. Entre los organismos intergubernamentales, los medios de comunicación y los activistas del clima está surgiendo una nueva narrativa; dicen que este desastre inminente es en realidad «bueno para Europa» a largo plazo, porque obliga a los ciudadanos a aceptar las políticas de reducción de energía y los controles de carbono que científicos del clima y globalistas llevan años exigiendo. La inflación de los precios implica la reducción de la demanda y los recortes en la cadena de suministro hacen que los recursos se acaben aunque la demanda siga siendo alta. La energía se está asfixiando poco a poco, dejando espacio para una especie de «Nuevo Pacto Verde».

Por lo tanto, es bueno para los globalistas y su agenda, pero no es realmente bueno para cualquier otra persona que tenga que vivir los duros meses de invierno sin calefacción y con electricidad limitada.

Si la tendencia actual continúa sin un cambio drástico en la forma en que Europa estrangula la energía de los combustibles fósiles, entonces existe la posibilidad real de que se produzcan muertes masivas este invierno. Esto no es una hipérbole, es una certeza matemática. La continua presión para imponer aún más restricciones climáticas en este momento está empeorando mucho la situación.

No hay una amenaza inminente debido al cambio climático, pero sí hay una amenaza inminente debido a la escasez de energía. Los europeos deben preguntarse: ¿Por qué sus gobiernos les preparan para la calamidad por un fantasma climático inexistente? Si no se incrementa la energía de los combustibles fósiles de numerosas fuentes, incluyendo el carbón y el petróleo, la UE está en camino de una tragedia histórica este invierno.



tierrapura