https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Credit Suisse recibe una rebaja de calificación por parte de Fitch

 Fitch Ratings recortó la calificación de impago a largo plazo de Credit Suisse Group en un escalón, a «BBB», con perspectiva negativa, lo que supone una nueva rebaja para el asediado banco suizo.

Moody’s rebajó su calificación y S&P adoptó una visión más dura de las perspectivas del banco esta semana, mientras Credit Suisse intenta frenar las pérdidas y recuperar su equilibrio bajo un nuevo CEO.

Fitch citó la nueva revisión estratégica de Credit Suisse y una gran pérdida en el segundo trimestre, que, en su opinión, pone de manifiesto los desafíos para estabilizar el rendimiento del banco y generar una rentabilidad adecuada de su franquicia de gestión de riqueza.

La revisión estratégica podría dar lugar a «importantes gastos de reestructuración en un momento en el que los débiles resultados del banco limitan la generación de capital interno», dijo a última hora del jueves.

La perspectiva

La perspectiva negativa de Fitch refleja su opinión de que un nuevo plan de reestructuración daría lugar a un riesgo de ejecución significativo, especialmente si requiere costes materiales dada la débil generación de beneficios del banco con sede en Zúrich.

«El fracaso en la estabilización del modelo de negocio, en la mejora de la rentabilidad operativa o en el cumplimiento del compromiso de mantener un ratio de capital común de nivel 1 (CET1) de al menos el 13% sería negativo para las calificaciones», añadió.

Credit Suisse ha nombrado a su jefe de gestión de activos, Ulrich Körner, como nuevo director ejecutivo, encargándole la reducción de la banca de inversión y el recorte de más de 1.000 millones de dólares en costes.

La medida se produce después de que Credit Suisse sufriera pérdidas multimillonarias el año pasado, incluida una pérdida de 5.500 millones de dólares por el impago del «family office» estadounidense Archegos Capital Management y el agujero provocado por la caída de la firma financiera británica Greensill.

Fuente: Reuters