https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Claudio Lozano: “Todas estas medidas tienen un componente para agravar el cuadro inflacionario”


 

Desplazado del directorio del Banco Nación tras la asunción de Silvina Batakis como presidente, el economista reafirma sus críticas a la gestión de Fernández como presidente y niega la salida de su espacio político del Frente de Todos. En CNN Primera Mañana, en una entrevista exclusiva de Iván Pérez Sarmenti.

 

 


 

Te comparto los principales textuales de la entrevista que se emitirá por CNN En Español:

 

 

¿Esta suba de tasas del Banco Central que ha dispuesto subir la tasa de interés hasta casi un 70 por ciento le parece una medida correcta en el contexto que está viviendo la Argentina?

“Me parece que es una medida que tiene que ver con la lógica que hay, que se ha establecido en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El acuerdo con el Fondo  establece algunas cosas muy precisas, desde mi punto de vista absolutamente inconvenientes para la situación de la Argentina y sobre todo para la problemática inflacionaria, y que son por un lado la obligación de evaluar para establecer una relación simétrica dentro de la evolución de precios y el tipo de cambio, la necesidad del ajuste en materia tarifaria para la reducción de los subsidios y la suba de las tasas de interés en términos reales positivos. Por lo cual la prestación del Banco Central es lo que se establece en el marco del acuerdo y, lamentablemente, todas estas medidas tienen un componente de agravar el marco inflacionario, sea que cuando estoy subiendo la tasa a los niveles que estamos diciendo, lo que estoy haciendo también es subiendo los costos financieros. En este sentido, si yo devalúo, si yo actualizo tarifas y subo la tasa, lo que estoy es retroalimentando el espiral de precios que tiene la economía argentina, cuando lo que debería hacer frente a lo que está pasando es frenar la evolución de los precios. Así esa medida es una medida inconveniente para la situación argentina, vinculada a un acuerdo que es de carácter inflacionario. Este es el punto más relevante en el contexto actual de la Argentina, deberíamos estar trabajando para resolver la problemática inflacionaria de manera inmediata dado que es el tema central de la coyuntura que estamos esté atravesando. Pero casualmente lo que no nos permite trabajar adecuadamente el tema es el propio acuerdo. Por eso que el acuerdo debe ser revisado para poder encarar una estrategia que resuelva la problemática de los precios.”

 

Usted ha sido muy crítico de este acuerdo con el Fondo Monetario Internacional desde el principio. Con los cambios que ha habido el ministerio de Economía, primero con Silvina Batakis y ahora con Sergio Massa, que una y otra vez ratifica el acuerdo con el FMI, su salida del Banco Nación ¿era crónica de una muerte anunciada o cree que había todavía un poco de margen para seguir estando dentro de la coalición de gobierno siendo crítico del acuerdo?

“La verdad es que yo creo que no tiene mucho que ver una cosa con la otra, porque no es que ha salido Claudio Lozano del Banco Nación. En realidad, lo que ha habido es un descabezamiento de la conducción del Banco Nación desplazando al presidente del Banco Nación que era el Eduardo Hecker y luego a tres directores más. Acá no es simplemente que ha sido removido Claudio Lozano sino que lo extraño y me parece que eso lo que hay que analizar más allá de las peripecias y la anécdota de una mujer que recibió cierto maltrato como fue el caso de la ministra Batakis que fue llamada ocupar el ministerio de Economía y estuvo apenas 20 días y terminan sacándola y entonces hay que compensarla y esa tiene que ir con su gente al algún lado y ese lado es el Banco Nación, y por lo tanto, hay que desplazar gente para que se ubique a la suya. Más allá de la peripecia de todo eso, lo que hay que ver es qué hay un banco, que es el Banco Nación, que estaba viviendo un importante proceso de cambio y de transformación. Nosotros recibimos un Banco Nación que estaba vaciado por la gestión anterior, que daba pérdida, que era el banco de los créditos a los grandes grupos empresarios con negocios turbios como el caso Vicentín o Molinos Cañuelas. Un Banco Nación que había sido el protagonista principal de la trampa de los créditos UVA y lo fuimos transformando, en el curso de estos dos años y medio, en un Banco Nación que no da pérdidas, que da ganancias; un Banco Nación que ha colocado dos billones −con b larga− 600 mil millones de pesos en créditos en donde el 89 por ciento de los créditos tenían por destino a la pequeña y mediana empresa. Que en realidad ha dado un salto tecnológico muy importante frente al retraso, que  tiene hoy la aplicación BNA+, que es la aplicación más importante utilizada en el sistema financiero local. Este es un banco que avanzó en términos de inclusión financiera y demás. Son un conjunto de cuestiones que marcaban un banco que estaba en una dirección de cambio, de transformación, importante. Eso es lo que de alguna manera se ha intervenido sin ninguna explicación ni justificación. Y la verdad que la única explicación a dar de esto es que hay un giro en el manejo de la economía, un giro ortodoxo bastante claro de carácter conservador por el ascenso de Massa al centro del gabinete nacional y, en el marco de este giro, seguramente en este nuevo contexto lo que se requiere de un Banco Nación con otras características y por esa razón lo que ha pasado esto: se ha desplazado a la conducción más allá del perfil crítico que puedo tener yo y que puede haber sido, en todo caso, se aprovechó estas circunstancias para además desplazar a Claudio Lozano. El tema que hay que ver acá es que se desplazó a la conducción del Banco Nación que venía teniendo un proceso de cambios sumamente positivo y francamente resulta inentendible, si uno no ubica una razón un poquito más profunda, por qué razón un gobierno frente a una institución que está funcionando muy bien decide desplazar al presidente que la está conduciendo y pedirle a todo el directorio la renuncia. Eso, la verdad, en general no ocurre sí no es que uno lo que pretende es cambiar la orientación que el banco está teniendo.”

 

También es cierto que al resto de los directores en las resoluciones en el boletín oficial le agradecen sus servicios y a usted no. ¿Cree que esto responde a un pedido de Batakis, de Massa, del presidente Alberto Fernández? ¿Quién cree que dispone a hacer este cambio

dentro del Banco Nación?

“Los  que definen hacer este cambio son el presidente de la Nación y el nuevo ministro. Ellos son los que deciden que hay que desplazar a la conducción más clave del directorio, porque en realidad ingresa, más allá de la de la cuestión de que puedan tomar alguna una actitud o situación particular por el hecho de que he hecho pueda tener como parte de una fuerza política que integra el frente que soy muy popular una voz crítica dentro del gobierno respecto al rumbo que se ha venido adoptando. Por cierto, creo que eso también existe: no es que lo estoy negando y eso puede aparecer en esa actitud inentendible de hacer un decreto diferente para el caso mío. Más allá de eso la decisión de que Batakis va al ministerio de Economía, que se desplaza al presidente que estaba al frente de un proceso, como digo, sumamente virtuoso de cambio del banco y que luego además se le pida la renuncia a todos para, además, garantizar la vasta mayoría en el directorio cuando en realidad en el esquema anterior nadie tenía mayoría. El licenciado Hecker no tenía mayoría del directorio. Este era un directorio equilibrado que establecía una discusión y una orientación respecto a lo que había que hacer con el banco y así fuimos funcionando. La verdad que acá está claro que no solo se reemplaza al presidente, sino que se le otorga a la nueva presidenta mayoría del directorio para efectivamente modificar el rumbo que el banco ha tenido hasta acá.”

 

Teniendo en cuenta esto que usted me decía de este nuevo rumbo que va a tomar la economía argentina con Sergio Massa como ministro de Economía, teniendo en cuenta también la llegada de ciertos funcionarios como Daniel Marx para manejar todo el tema de manejo de deuda externa, un funcionario que ha estado con Cavallo y que la verdad que suena poco compatible en principio con lo que ha sido el kirchnerismo o incluso el Frente de Todos con lo que venía planteando con su política económica. Después de esto que ha sucedido de estos cambios en el gobierno, de su salida del Banco Nació, ¿usted y su partido van a permanecer dentro del Frente de Todos? ¿Han analizado irse de la coalición de Gobierno?

“Nosotros estamos seguros de que el implemento de todos es bastante más que una gestión de gobierno. En ese sentido el Frente de Todos también son los 5 millones de votantes que acompañaron la experiencia del Frente de Todos en el 2019 y que dejaron de hacerlo en la

elección de 2021. El Frente de Todos son muchísimas organizaciones sociales, sindicales, territoriales, de derechos humanos, de pequeñas y medianas empresas que se

referencian en la experiencia del Frente de Todos y que han sido parte de todo este proceso y en muchos casos han estado muy por fuera de las decisiones de gobierno que se han tomado. Claramente desde nuestro punto de vista la gestión del gobierno se ha ido alejando de los

compromisos electorales que, en todo caso, asumimos en el 2019 y lo que nosotros creemos es que ese espacio crítico que realmente creemos mayoritario en la experiencia del Frente merece la configuración de una corriente política que lo exprese y que dispute la orientación de Frente de Todos en las primarias del 2023. Lo que tenemos hoy como expresión en el gobierno es una expresión cuya orientación poco tiene que ver con lo que se votó en el 2019, así que la tarea política principal es dar una disputa por la orientación del Frente. Así que no nos vamos del Frente de Todos, estamos en él, tenemos una mirada muy crítica y la gestión de gobierno que se ha alejado de los compromisos que efectivamente tenía que cumplir.”