https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Centinela del Mar: cerca de convertirse en Reserva Natural Provincial

 


Gacetilla de prensa


Recientemente el proyecto de ley para la creación de la Reserva Natural Centinela del Mar obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. La futura reserva abarcará 23 kilómetros del litoral marino entre el paraje Rocas Negras y el arroyo Nutria Mansa, en el partido de General Alvarado, al cual pertenece también la conocida ciudad balnearia de Miramar.

El 87% del frente costero-marino de la provincia de Buenos Aires (640 km), está constituido por ecosistemas de dunas, distinguiéndose dos barreras: la Barrera Medanosa Oriental (Punta Rasa-Mar Chiquita, 180 km) y la Barrera Medanosa Austral (Miramar-Base Naval Puerto Belgrano, 375 km), diferenciables tanto en términos geológicos como biológicos. En el último siglo han proliferado diversos tipos de obras y usos de origen humano, que alteran y fragmentan los ecosistemas de dunas pampeanas, destacándose la urbanización y forestación como las principales causas de pérdida de hábitat natural. Sin embargo, ambas barreras presentan escenarios de protección desiguales. Sobre la Barrera Medanosa Austral se dispone de apenas 4 áreas naturales protegidas, abarcando sólo el 2% de la superficie de dunas, evidenciando por ende, una subrepresentación del ecosistema de dunas australes dentro del marco de las áreas protegidas. La creación de la Reserva Natural Provincial Centinela del Mar permitirá duplicar la actual superficie protegida de la Barrera Medanosa Austral, brindando refugio a numerosas especies animales y vegetales amenazadas, vulnerables y raras, especialmente a aquellas endémicas en peligro como la lagartija de las dunas.

La futura reserva protegerá además un importante patrimonio paleontológico. Dado que el conjunto de restos fósiles recuperados en Centinela del Mar representa hasta el momento la fauna de vertebrados fósiles más rica conocida para el Pleistoceno de la Argentina. Con más de 4.500 restos de vertebrados fósiles hallados, este yacimiento paleontológico permite conocer la constitución y evolución de los ecosistemas pampeanos durante los últimos dos millones de años.

Entre los restos hallados son abundantes los ejemplares de mamíferos gigantes representantes de la “megafauna pampeana” como megaterios, gliptodontes, toxodontes, macrauquenias y mastodontes, pero también mamíferos medianos y pequeños como ejemplares correspondientes a diversos grupos de roedores y marsupiales. El listado de mamíferos exhumados en los distintos estratos geológicos asciende a unas 58 especies. Esta riqueza de mamíferos fósiles carece de precedentes en el extremo austral del continente.

Más aún, las características singulares de los yacimientos locales ha permitido recuperar una enorme cantidad de restos de vertebrados mucho menos comunes en el registro fósil debido a su reducido tamaño y fragilidad, como peces (8 especies), aves (34 especies), reptiles (8 especies) y anfibios (5 especies). Además de las evidencias directas de organismos del pasado representadas por elementos esqueletarios, en el área se ha descubierto una gran diversidad de icnofósiles, es decir, registros de rasgos y signos dejados por la actividad que estos organismos tuvieron en vida, como madrigueras (de hasta 2 m de diámetro), huellas, desechos metabólicos (fecas y regurgitados), hormigueros, etc.
En cuanto a los vestigios arqueológicos hallados en el área de la futura reserva, la misma presenta una de las concentraciones de enterramientos, talleres y asentamientos humanos más importantes de la costa atlántica bonaerense.
Finalmente en las inmediaciones de la reserva se encuentra la Estación Científica “Dr. Eduardo Tonni”, establecida a partir de un convenio firmado en el año 2020 entre el Municipio de General Alvarado, el Consejo Escolar y la Fundación Azara, y que funciona como anexo del Museo de Ciencias Naturales de Miramar “Punta Hermengo”. El objetivo de la estación es promover los esfuerzos de investigación científica, de conservación del patrimonio natural y cultural, y de educación ambiental en el área. Facilitar el trabajo de científicos, así como las prácticas de campo de estudiantes universitarios de geología, paleontología, biología y otras carreras afines, y brindar un pequeño espacio de interpretación para recibir e informar a los futuros visitantes.
El proyecto para la creación de la Reserva Natural Provincial de Centinela del Mar fue impulsado por el legislador bonaerense Germán Di Cesare, con el asesoramiento técnico de la Fundación Azara, el apoyo de 90 científicos y de 20 instituciones académicas, científicas y ambientales.
Sobre Centinela del Mar
 
La localidad fue fundada en la década de 1940 por Augusto Otamendi sobre un campo de su propiedad. Probablemente su nombre se refiera a la estancia “El Centinela”, perteneciente a su familia y ubicada en inmediaciones del actual pueblo.
Originalmente pertenecía al partido de Lobería pero en el año 1959 se anexaron al partido de General Alvarado 32.000 hectáreas. La superficie abarcaba todos los campos entre los arroyos El Chocorí y La Nutria Mansa, hasta las inmediaciones de Mechongué, por lo que Centinela del Mar quedó incorporada definitivamente a General Alvarado.
Inicialmente la energía eléctrica era suministrada por un grupo electrógeno en una usina que dejó de funcionar hace mucho y cuyo espacio es hoy un pequeño museo. La conexión a la red eléctrica llegó en la década de 1990.
Durante el trascurso de la segunda mitad del siglo XX la localidad fue contando con una escuela, un almacén, una capilla y un hotel.