https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Sacrificando a los niños con vacunas que no necesitan

 Fuente: Ciencia y Salud Natural

  • A fines de junio de 2022, Estados Unidos se convirtió en el primer país del mundo en otorgar una autorización de uso de emergencia (EUA) para las inyecciones COVID de Pfizer y Moderna para niños pequeños de hasta 6 meses, Argentina el segundo. La Administración de Alimentos y Medicamentos emitió la Autorizacion de Emergencia, (Emergency Use Authorization, EUA) el 17 de junio y al día siguiente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, recomendaron que todos los niños pequeños recibieran la inyección lo antes posible.
  • La Autorizacion de Emergencia, EUA pediátrica se basó en evidencia extremadamente débil, y eso fue después de que la FDA redujo sus requisitos de eficacia para la población pediátrica, a pesar de que tienen el riesgo más bajo de COVID y, por lo tanto, tienen la menor necesidad de inyecciones.
  • Con esta recomendación, la FDA y los CDC han evaporado cualquier último vestigio de confianza que pudieran haber conservado. La razón por la que autorizaron las inyecciones de COVID para niños pequeños es porque la industria farmacéutica necesita que este grupo de edad se incluya en la EUA con fines ser eximidos de indemnización legal por muertes o daños que causen las inyecciones en cuestión.
  • Una vez que finalice la emergencia, la siguiente fase para liberarse de responsabilidad requiere que las inyecciones y vacunas reciban la aprobación del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC. Una vez que la inyección de COVID este en el programa de vacunación infantil, los fabricantes de vacunas e inyecciones quedan permanentemente libres de responsabilidad por lesiones y muertes que ocurran en cualquier grupo de edad, incluidos los adultos.
  • La FDA, los CDC y el ANMAT, han vendido a los niños de Estados Unidos y Argentina. Una vez que suficientes personas se den cuenta de lo que han hecho, ellos y todo el programa de vacunas infantiles , ya que nadie confiará en ninguna de las vacunas o inyecciónes del programa. Esto tendría que haber sucedido hace rato considerando la epidemia de autismo de 1 cada 30 niños en los EE.UU y la sobredosis de aluminio en vacunas del calendario.

Allysia Finley, miembro del consejo editorial del Wall Street Journal, en un artículo de opinión del 4 de julio de 2022. 1 pregunta «¿por qué la prisa por las vacunas para niños pequeños?» De hecho, muchos se hacen la misma pregunta, y me alegro de que el WSJ un medio masivo haya tenido algo de sentido común y publicar esto.

La Administración de Alimentos y Medicamentos emitió la EUA el 17 y el 2 de junio y, al día siguiente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomendaron que todos los niños pequeños recibieran la vacuna lo antes posible. 3 El presidente Biden lo llamó «un hito muy histórico, un monumental paso adelante». 4 Otro absurdo de este personaje puesto a cargo por directivos del Foro Económico Mundial , los responsables de esta falsa pandemia.

«la urgencia ahora se siente política», escribe Finley. 5 «De hecho, no sabemos si las inyecciones son seguras y efectivas. La acción apresurada de la FDA se basó en evidencia extremadamente débil.

Una cosa es mostrar flexibilidad regulatoria durante una emergencia. Pero para los niños, el COVID no es una emergencia. La FDA modificó sus estándares en un grado inusual y descartó evidencia preocupante que justifica una mayor investigación».

Es importante aclarar que para los mayores los refuerzos son contraproducentes. Un estudio de Zang et al, publicado en Journal of the American Medical Association , JAMA, demuestra la mejor evidencia hasta la fecha que los refuerzos en personas mayores que ya han tenido la infección están contraindicados. Aproximadamente hubieron un 50% de Efectos Adversos Severos, SAE por la inyección K0 B1T, esto es inaceptable en este grupo de la población dado que ya tenían protección contra la hospitalización y la muerte por la infección que ya habian tenido. (Revista de la Asociación Médica de EE.UU., JAMA

Otra persona que piensa que la EUA de la inyección COVID para bebés es parte del teatro político es Toby Rogers, Ph.D. En el video de arriba, habla sobre el proceso de autorización, que vio en vivo, con el presentador de «Against the Wind», Paul Thomas. Rogers revela cómo la FDA y los CDC «pisotearon las normas científicas, pisotearon los métodos adecuados y abandonaron la ciencia». 

COVID es intrascendente para los niños pequeños

Allysia Finley del Wall Street Journal señala que solo 209 niños entre las edades de 6 meses y 4 años han muerto a causa de COVID, según datos de los CDC . 6 Ella usa la palabra «de», pero la evidencia sugiere que la mayoría de los niños mueren «con» COVID y de otras condiciones de salud graves como el cáncer. 7 , 8 , 9

Dicho esto, Finley señala que los dos niños en el ensayo pediátrico de Pfizer que desarrollaron las infecciones más graves «también dieron positivo por otros virus», por lo que «es posible que muchas hospitalizaciones atribuidas a COVID este invierno en realidad fueran instigadas o exacerbadas por otros virus». «

Otra estadística reveladora es que la cantidad de niños pequeños hospitalizados con COVID entre octubre de 2020 y septiembre de 2021 fue aproximadamente la mitad de la cantidad total de niños pequeños hospitalizados con influenza el invierno anterior10 Esa información, nuevamente, proviene de los CDC, así que claramente, son plenamente conscientes de cómo se compara el riesgo de COVID con otras infecciones comunes.

Las vacunas no funcionan bien en los niños pequeños

Luego, Finley continúa discutiendo la efectividad y señala que, si bien las inyecciones inicialmente parecían ofrecer una protección sólida para los adultos, no se puede decir lo mismo de los niños. La inyección de Moderna tuvo solo un 51 % de efectividad contra la infección sintomática de Omicron en niños de 6 meses a 2 años, y solo un 37 % de efectividad en niños de 2 a 5 años. Pero un estudio más objetivo está en contradicción directa con Fauci y otros «expertos», sugiere una efectividad de la inyección de menos del 20 % contra la infección y menos del 25 % contra la enfermedad sintomática durante solo unos meses.

Esto es más bajo de lo que normalmente aceptamos para las inyecciones, lo que hace que la autorización sea aún más irracional. ¿Por qué usar una inyección experimental con tan poca efectividad en niños que no corren un riesgo grave de muerte por la infección en primer lugar? Mientras tanto, Pfizer afirmó que su inyección fue 80% efectiva, «pero esto es engañoso«, dice Finley, y continúa explicando:

«Por un lado, Pfizer contravino numerosas convenciones de ensayos clínicos. Su protocolo inicial incluía solo dos dosis, pero no logró generar los niveles de anticuerpos requeridos para la aprobación de la FDA. Entonces, Pfizer agregó una tercera dosis, que la FDA permitió generosamente. Por lo general, la agencia es permisiva. No permita que los fabricantes de medicamentos hagan una corrección de rumbo cuando un ensayo termine en fracaso.

Los niños pequeños vacunados más preocupantes en el ensayo de Pfizer tenían más probabilidades de enfermarse gravemente de COVID que los que recibieron un placebo. Pfizer afirmó que la mayoría de los casos graves no eran «clínicamente significativos», sea lo que sea que eso signifique, pero esta fue una razón más por la que la FDA debería haber requerido un seguimiento más prolongado antes de autorizar la inyección.

También preocupante: la mayoría de los niños que desarrollaron múltiples infecciones durante el ensayo fueron vacunados. Esto justificaba más investigación, ya que las inyecciones experimentales para otras enfermedades a veces aumentan la susceptibilidad a la infección.

Los científicos también están descubriendo que los adultos que recibieron la triple vacuna y que previamente se infectaron con la variante de Wuhan tienen una respuesta inmunitaria más débil a Omicron, lo que los hace más susceptibles a la reinfección. Este fenómeno, llamado ‘impresión inmunológica’, podría explicar por qué los niños que recibieron tres inyecciones de Pfizer tenían más probabilidades de volver a infectarse».

Los CDC y la FDA están dejando de lado el principio de precaución

Básicamente, los CDC y la FDA están apostando a que aplicar la inyección contra el COVID no debilitará las respuestas inmunitarias de los niños pequeños a otras infecciones, ya sea una variante del SARS-CoV-2 u otra. Esto es extremadamente imprudente, ya que el sistema inmunológico de los niños pequeños aún es inmaduro y se enfrenta a innumerables enemigos potenciales a diario.

Este «entrenamiento» continuo al que se somete el sistema inmunitario durante los primeros años de vida de un niño es lo que le permite desarrollar un sistema inmunitario que funcione bien con el tiempo. La inyección podría dificultar que el sistema inmunológico aprenda a protegerse correctamente y de forma versatil y hacer que los niños sean menos capaces de combatir las infecciones.

Los niños pequeños son excepcionalmente «resistentes» y pueden recuperarse de la mayoría de las infecciones. Sin embargo, eso siempre que no se haya hecho algo que impida que su sistema inmunológico funcione normalmente. Por supuesto, también sabemos que las inyecciones están asociadas con efectos aún más graves, como inflamación del corazón, trastornos neurológicos y cáncer.

«Se supone que el estándar de la FDA para aprobar vacunas en personas sanas, especialmente niños, es más alto que para los medicamentos que tratan a los enfermos. Pero la FDA redujo notablemente sus estándares para aprobar vacunas COVID para niños pequeños. ¿Por qué?» pregunta Finley. 11 ¿Por qué en verdad? ¿Qué están pensando?

Lamentablemente, las ganancias de Big Pharma parece ser la prioridad. La autorización de la EUA de la inyección COVID para niños pequeños deja en eviencia que la FDA y los CDC han sido «capturados» por la industria farmacéutica… 

Eso ahora está más que claro, y es probable que las consecuencias de esta flagrante captura sean de gran alcance.  Los padres y madres ahora se están dando cuenta del hecho de que estas agencias son corruptas hasta la médula y básicamente funcionan como agencias de promoción encubiertas para las grandes farmacéuticas «Big Pharma».

Los CDC están rompiendo la confianza en la vacunación infantil

Leslie Bienen y Tracy Beth Hoeg abordaron la autodestrucción de los CDC en un artículo de la revista Tablet del 5 de julio de 2022, 12 en el que señalaron que «Con su impulso no científico para vacunar a todos los bebés y niños pequeños contra el COVID, la agencia daña su reputación».

El dúo cita datos de encuestas 13 que muestran que la mayoría de los padres se muestran escépticos sobre la recomendación de los CDC de vacunar a sus hijos pequeños. Solo el 18% de los encuestados dijo que vacunarian a sus bebés y niños pequeños, mientras que el 38% dijo que esperaría y vería si hay efectos secundarios; El 27% dijo que «definitivamente no» dejaría que inyectaran a su hijo.

Según una encuesta de Hart de enero de 2022, solo el 44 % de los estadounidenses cree lo que dice el CDC.

A modo de comparación, la aceptación de la «vacuna» COVID entre los niños estadounidenses de 5 a 11 años al 22 de junio de 2022 fue del 29% para dos dosis y del 36% para una dosis. 14 En mi opinión, incluso el 18 % de los padres de bebés (casi 1 de cada 5) es alto y una señal de que muchos todavía no acceden a la información que podría salvarlos de muchas angustias.

Otras encuestas interesantes citadas por Bienen y Hoeg incluyen una encuesta de Hart de enero de 2022, 15 que encontró que solo el 44 % de los estadounidenses creen lo que dice el CDC. Eso no es un buen augurio para los CDC, y no solo en lo que respecta a COVID, sino también a otras vacunas.

De hecho, uno de los pocos aspectos positivos de la falsa pandemia COVID es que las personas comienzan a despertarse en masa y se dan cuenta de que todo el programa de vacunación infantil ha sido tergiversado, al igual que las inyecciones contra la COVID. Por ejemplo, el Dr. Robert Malone, dijo:

«Ahora estoy completamente en el mismo campo que Robert Kennedy Jr., en el sentido de que creo que toda la empresa de vacunas debe revisarse, y es inequívoco. No tenemos los datos para respaldar la seguridad y eficacia del programa actual de vacunas pediátricas, y todos los componentes del programa de vacunas pediátricas deben reevaluarse en cuanto a la relación riesgo-beneficio, tanto como productos individuales como combinados».

Esa entrevista aún no ha sido publicada, pero saldrá en breve. Él también se ha dado cuenta de que muchos ahora están comenzando a cuestionar TODAS las vacunas, gracias al enfoque irracional y poco científico de la FDA y los CDC sobre las inyecciones de COVID. Como señalaron Bienen y Hoeg: 16

«Hablar en términos absolutos sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas, independientemente de los estándares de los ensayos, puede ser contraproducente… Además, si la identificación de las señales de seguridad no se reconoce rápidamente, se vuelve aún más difícil recuperar la confianza».

A estas alturas, unos 18 meses después del lanzamiento de la inyección de COVID, está claro que la FDA y los CDC no están prestando atención a las señales de seguridad en absoluto, y si alguna vez cambian de rumbo y reconocen que más de 2,2 millones de informes de eventos adversos17 que incluyen más de 29.000 muertes , sólo en EE.UU. son un problema. Esencialmente están acabados a pesar de la complicidad de los medios. No hay vuelta atrás de una traición como esta.

¿Por qué dos tercios de los niños pequeños abandonaron la prueba de Pfizer?

Cuando se considera lo deficientes que fueron los ensayos pediátricos, no veo cómo un padre se arriesgaría a darle la inyección contra COVID a su hijo. Como explican Bienen y Hoeg: 18

«La aprobación de las inyecciones COVID en bebés y niños pequeños se basa en dos ensayos que utilizaron cambios en los niveles de anticuerpos como una estimación de la eficacia, pero no evaluaron la protección contra enfermedades graves, hospitalización o síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), importante resultados que preocupan a los padres.

En una reunión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) el 28 de junio, el vicepresidente de vacunas virales de Pfizer, Kena Swanson, incluso reconoció 19 que «no existe una correlación establecida» entre los niveles de anticuerpos y la protección contra la enfermedad.

En el ensayo de Pfizer, el intervalo de confianza, que muestra el rango posible del nivel de protección, fue alarmantemente amplio, y el límite inferior sugirió la posibilidad de un aumento del 380 % en la probabilidad de infección después de la tercera dosis.

Además, ninguno de los ensayos cumplió con el requisito de eficacia del 50 % establecido por la FDA para la aprobación de inyecciones contra el COVID para adultos. Peter Marks, el principal funcionario de vacunas de la FDA, dijo en el Congreso 20 en mayo que el requisito de eficacia se reduciría para la vacuna pediátrica simplemente porque la eficacia de la inyección contra la variante omicron era más baja en general».

En » Cómo los ensayos de vacunas manipulan rutinariamente los resultados «, hay otras señales de alerta, como el hecho de que 3.000 de los 4.526 niños (de 6 meses a 4 años) inscritos en el ensayo pediátrico de COVID de Pfizer fueron excluidos, sin explicación21

A menudo, los participantes del ensayo abandonan o son excluidos debido a efectos secundarios graves. En este caso, no sabemos por qué se eliminaron dos tercios de los participantes y, según la Dra. Clare Craig, patóloga de diagnóstico, una tasa de abandono del 66 % debería haber sido suficiente para considerar el ensayo nulo y sin efecto (vea el video a continuación).

Con tan pocos participantes, no solo se vuelve imposible determinar la eficacia frente a criterios de valoración reales, como infección grave y hospitalización, sino que tampoco se puede determinar si hay efectos secundarios raros.

La cruda verdad a la que nos enfrentamos ahora es que la FDA y los CDC y el ANMAT en argentina ya no están para proteger la salud pública. Están asegurando ganancias para la industria farmacéutica, y obtener EUA para bebés y niños pequeños es un paso crucial para asegurar que los los fabricantes de estas inyecciones queden libres legalmente, permanente .

Necesitan que este último grupo de edad restante se incluya en la EUA, porque una vez que la emergencia finalmente se declare «terminada», la siguiente fase de protección de responsabilidad requiere que las inyecciones reciban la aprobación del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC.

Este es el grupo que decide qué vacunas e inyecciones se añadan al calendario de vacunación infantil. Una vez que la inyección K0 B1t este incluida en el programa de vacunación infantil, los fabricantes de la vacuna quedan permanentemente protegidos de responsabilidad por lesiones y muertes que ocurran en cualquier grupo de edad, incluidos los adultos.

Puede obtener más información sobre este proceso de indemnización en » La verdadera razón por la que quieren dar inyecciones de COVID a los niños «, que incluye una entrevista con Alix Mayer.

El objetivo final es otorgar a las compañías farmacéuticas inmunidad permanente contra la responsabilidad por lesiones y muertes por las inyecciones de COVID en todos los grupos de edad, y para lograrlo, primero necesitan que la EUA cubra a todos los niños.

Después de eso, la aprobación de ACIP se vuelve más o menos una cuestión de sellado. Esto es en lo que se han convertido, y no se ve un futuro en el que estas dos agencias sobrevivan. Todo lo que necesitamos es suficiente gente para entender lo que han hecho, y ese día se acerca.




tierrapura