https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reservas del BCRA: USD 900 millones fueron para importar energía

 En tan solo una jornada, el Banco Central vendió un 44% más de todos los dólares que pudo comprar la semana pasada. De esta manera, finalizó el lunes con una asistencia al mercado por USD130 millones cuando la semana pasada había logrado comprar 90 millones. La demanda de energía superó los 200 millones y ya acumula en el mes casi 900 millones. La tensión con el contado con liquidación continúa y la brecha con el tipo de cambio oficial alcanzó el 136%. La cotización implícita por realizar operaciones a través del Global 2030 cerró en los 304 pesos. Este guarismo sigue marcando el pulso de las presiones devaluatorias por parte de un sector del poder económico. El Riesgo País también volvió a subir y cerró en los 2800 puntos.

“En el plano de las reservas internacionales líquidas, la tenencia del BCRA también es muy baja, y esto aporta mayor debilidad a la gestión económica. El desafío para la ministra Batakis será encontrar los caminos para acumular reservas, de manera que la falta de dólares no frene la producción. Por otro lado, el aumento de la brecha denota una mayor tensión en el mercado cambiario, y genera presiones devaluatorias para el tipo de cambio oficial”, puede leerse en el último informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav).

Reservas internacionales

Para el analista Christian Buteler, en lo que va el mes, las reservas internacionales cayeron USD2771 millones. Ayer cerraron en los 40.013 millones. Y en lo que va del año, solo subieron 513 millones luego de haber recibido ingresos del Fondo y pagado un desembolso. A este ritmo, queda clara la dificultad de alcanzar la próxima meta de acumulación de reservas pactada con el FMI.

“Las condiciones de presión sobre el dólar van a seguir, presumiblemente la brecha continúe en estos niveles sin ampliarse pero creo que el Gobierno tiene márgenes para administrar estas presiones y avanzar en los lineamientos de política fiscal y monetaria que están marcados en la hoja de ruta del acuerdo con el FMI”, sostiene Nicolás Zeolla, economista en jefe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE). Entre esos márgenes señala la necesidad de profundizar las regulaciones cambiarias y el superávit comercial a pesar de las importaciones de energía. “La regulación de importaciones permite una selección para el uso de dólares aunque tenga consecuencias ralentizadoras sobre el crecimiento”, agrega Zeolla.

Cierto descreimiento

Para Gonzalo de León, director institucional de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), pesa sobre el Gobierno cierto descreimiento de que no pagará sus compromisos financieros, a pesar de haber dado muestras de sobra en sentido contrario (reestructuración con los bonistas privados y permanente pago al FMI en pleno proceso de renegociación). Según su visión, esa suerte de incertidumbre es la que empuja las cotizaciones paralelas al alza y la que continúa depreciando el valor de los bonos argentinos.

En la primera semana de la gestión Batakis, el titular del BCRAMiguel Pesce, le sugirió ocuparse del “Riesgo País”. ¿Se podrían recomprar esos papeles que poseen un valor de paridad del 20% para levantar su precio? Sin dólares, es complejo. Hay quienes en el mercado piensan que podría recurrirse al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES que tiene acciones argentinas, y tomar deuda con esas acciones como garantía y comprar los títulos que están a precio de default.

Fuente: BAE