https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿REFORMA DEL MERCADO ELÉCTRICO EUROPEO? Europa acentúa su giro intervencionista para contener la crisis energética

 Francia avanzará con la nacionalización de EDF para tener un mayor peso sobre los precios de la electricidad. Alemania aprobó un plan de rescate económico para las compañías energéticas. España topeó los precios del gas para las usinas eléctricas. El gas natural, eje central en la discusión europea sobre reformas en el mercado eléctrico.

La decisión en Francia de avanzar con la “nacionalización” de la principal compañía generadora y distribuidora de electricidad del país pone en escena las dificultades que Europa atraviesa para evitar una profundización de la crisis energética. Al fantasma del racionamiento energético se suman las consecuencias económicas de los aumentos de los costos energéticos. La situación esta forzando a los Estados europeos a intervenir en los mercados y motoriza en la Unión Europea discusiones sobre reformas estructurales.

La primera ministra francesa, Élisabeth Borne, anunció el miércoles que el gobierno nacionalizará Electricité de France (EDF), la mayor compañía de generación eléctrica de Francia, sobre la base de garantizar la soberanía energética y relanzar la industria nuclear francesa. El Estado, dueño del 84% del paquete accionario de EDF, buscará hacerse con el 100% del control de la compañía. “La emergencia climáticarequiere decisiones fuertes y radicales. Necesitamos tener el control total de la producción y de nuestro futuro. Debemos asegurar nuestra soberanía frente a las consecuencias de la guerra y los colosales desafíos que se avecinan”, dijo Borne.

Entre las consecuencias aludidas esta el alza de los precios de la energía, uno de los principales factores detrás de la inflación y de la reducción en la actividad industrial en Europa. El panorama es de alarma: los precios futuros de la energía eléctrica anotaron nuevos récords durante la última semana. En Francia los precios de la energía de base para el próximo año se dispararon el jueves a € 355 por MWh. El mismo contrato en Alemania tocó los € 392/MWh.

El gobierno francés no especificó detalles ni plazos para la nacionalización de EDF. Pero es probable que este pensando en forzar nuevamente a la compañía a incrementar las ventas de energía a precio regulado para intentar morigerar las subas en las tarifas de luz, una maniobra que ya generó un cortocircuito entre el gobierno francés y el presidente de la compañía.

Con distintos enfoques, el resto de los países de la Unión Europea también comenzaron a intervenir con mayor decisión en sus mercados energéticos.

Desacoplar el precio del gas de la electricidad

Un punto que viene generando consenso entre algunos países es la necesidad de reformar los mercados mayoristas eléctricos europeos. La Comisión Europea, el poder ejecutivo europeo, se mostró inicialmente reacia a esa opción. Pero la prolongación de la guerra en Ucrania y el deterioro en el abastecimiento de gas natural están llevando a replantear las reglas de juego en el mercado eléctrico.

El gas natural ocupa un rol central en la disparada de los precios de la energía eléctrica. El mercado eléctrico europeo es marginalista: la energía más cara disponible es la que fija el precio en todo el mercado si es que encuentra un comprador. Este esquema, que no registró sobresaltos mayores hasta ahora, comenzó a sufrirlos a mediados del año pasado con las primeras señales de reducción en los volúmenes de gas exportados por Rusia, y ahora los cuestionamientos son mayores debido a la guerra y el temor de que Rusia corte por completo las exportaciones de gas a Europa.

Francia y España fueron los primeros países que pidieron reformar el sistema marginalista. España sostuvo que se necesitan «soluciones estructurales» a nivel europeo para desacoplar los mercados de gas y electricidad. Italia, Portugal y Grecia respaldaron ese pedido e instaron al poder ejecutivo europeo a abordar el “efecto contagio” de los altos precios del gas en el mercado eléctrico.

En cambio un grupo de nueve países, entre los que se encontraban Alemania y Dinamarca, pidieron a la Comisión Europea que se abstenga de tomar medidas que puedan afectar el funcionamiento del mercado.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había prometido a fines de 2021 que el tema sería analizado. En abril, un reporte europeo oficial sobre mercados mayoristas europeos concluyó que los mercados estaban funcionando según lo previsto y que “el diseño actual del mercado eléctrico no tiene la culpa de la crisis actual”.

Sin embargo, Von der Leyen sorprendió a principios de junio con una postura que contradice las conclusiones del reporte. Dijo que el mercado eléctrico europeo “no funciona más” y que necesita adaptarse a la “nueva realidad del dominio de las renovables”. “El mercado es completamente diferente hoy en día. Son las energías renovables las más rentables y las más baratas”, explicó.

“Esta es la tarea que la Comisión ha asumido ahora. Esto no es cualquier cosa, es una gran reforma. Tomará tiempo, tiene que estar bien pensado. Pero debemos dar un paso adelante para adaptar nuestro mercado eléctrico a las condiciones modernas”, añadió Von der Leyen sin dar mayores precisiones.

Otra idea que ronda las discusiones europeas es la imposición de precios máximos. Italia llevó esa idea a la última reunión de líderes de los Estados europeos del mes de junio: propuso poner precios máximos al gas a nivel continental. Pero la propuesta no cosechó mayores respaldos. «La principal objeción (de otros países) a un tope a los precios del gas es el temor de que Rusia corte los suministros«, dijo el primer ministro italiano, Mario Draghi. “Pero no tiene sentido porque los suministros ya se siendo cortados”, añadió.

Analistas de la industria advirtieron que topear el precio del gas podría desalentar el arribo de los cargamentos de LNG que Europa necesita para la campaña de llenado de los almacenes de gas.

“Nacionalización” de EDF

Mientras que la Unión Europea discute qué hacer con los precios de la energía muchos Estados europeos comenzaron a intervenir en sus mercados domésticos. En Francia la maniobra para nacionalizar EDF puede conllevar un mayor control estatal sobre los precios de la energía.

Para evitar mayores subas en las facturas de luz el gobierno francés obligó en enero a EDF a incrementar la cuota de energía que por ley se encuentra obligada a vender a precio regulado. La ley ARENH de 2010 establece que las centrales nucleares francesas deben vender a las empresas distribuidoras hasta 100 TWh (casi un cuarto de su generación anual típica) a un precio definido por la Comisión Reguladora de la Energía (CRE). El gobierno estableció que EDF debe vender este año al mercado francés 20 TWh adicionales a precio regulado. El precio regulado oscila actualmente entre los 42 y 46 euros por MWh, muy inferior a los precios actuales en el mercado.

EDF estimó que por esa cuota extra de energía la compañía perderá este año ingresos por 10.000 millones de euros. El CEO y presidente de la compañía, Jean-Bernard Lévy, presentó en mayo un recurso administrativo para solicitar la eliminación de esa medida. “Tanto el precio como las condiciones de esas atribuciones nos perjudican considerablemente”, argumentó. La medida agrava el cuadro financiero de EDF, que registra una deuda de 40.000 millones de euros.

Al día siguiente del anuncio de la nacionalización, el Ministerio de Economía informó a través de un comunicado que busca un reemplazante para Lévy, cuyo mandato finalizaba en marzo de 2023. “El Estado y Jean-Bernard Levy han acordado poner en marcha el proceso de sucesión a partir de ahora”, informó el ministerio. El ministro de Economía, Bruno Le Maire, explicó que la nueva dirección de EDF tendrá que estar operativa «desde la vuelta de las vacaciones» de verano y precisó que el sustituto de Lévy será alguien que «controle los grandes programas industriales, pero también que tenga sentido del compromiso».

Por otro lado, la CRE recomendó en junio que el gobierno fije la cantidad de energía nuclear que EDF venderá en 2023 bajo el esquema ARENH en 130 TWh, diez más que en 2022.

Rescates en el sector energético alemán

Alemania se ha mostrado hasta ahora poco dispuesta a regular los precios de la energía en su mercado doméstico. De hecho, la “fase de alarma” en materia de gas declarada por el gobierno permite que las distribuidoras trasladen los aumentos de sus costos a las boletas de los usuarios para garantizar el abastecimiento energético.

Pero el gobierno sí se verá forzado a intervenir para evitar el colapso económico de las compañías energéticas. El gabinete del canciller Olaf Scholz aprobó una ley de emergencia para rescatar a las compañías del sector, que incluye la posibilidad de que el Estado ingrese como accionista.

“Políticamente, una cosa está clara: no permitiremos que una empresa de importancia sistémica quiebre y, en consecuencia, cause turbulencias en el mercado energético mundial. Con la nueva legislación tenemos varias opciones para actuar y actuaremos, «, dijo el ministro de Economía, Robert Habeck.

Uniper, la principal compañía importadora de gas en Alemania, elevó el viernes una solicitud formal al gobierno alemán para solicitar un rescate económico. «La situación ya no es sostenible para nosotros, por eso hemos presentado hoy la solicitud oficial de ayuda estatal. El gobierno federal ha creado los instrumentos necesarios para esto, ahora esperamos una solución rápida», dijo el director ejecutivo de Uniper, Klaus-Dieter Maubach.

Por la reducción en los volúmenes de gas desde Rusia la compañía tuvo que comprar gas más caro en los mercados, incurriendo en costos excesivos que hoy colocan a la empresa al borde de la quiebra.

Tope al precio del gas en España

En España rige desde mediados de junio un tope sobre los precios del gas natural para las centrales termoeléctricas. La “excepción ibérica”, que alcanza también a Portugal, fue aprobada en junio por la Comisión Europea luego de revisar las condiciones particulares del mercado ibérico, que cuenta con pocas interconexiones eléctricas y gasoductos con el resto del continente.

España y Portugal podrán destinar subsidios por hasta € 8400 millones para financiar a las centrales térmicas a gas y así reducir los precios finales de la electricidad. Los gobiernos presentaron en marzo una propuesta a la comisión fijando un máximo de € 30/MWh para el precio del gas. Pero la Comisión Europea acordó establecer el precio máximo en un promedio de € 48,8/MWh. El plan regirá hasta mayo de 2023.



econojournal