https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Paliza en bonos emergentes. ¿Seguirán cayendo?

 

Los bonos emergentes están en franca caída y, para colmo, los asesores hace meses recomiendan comprar. Además, en Europa hay señales peligrosas que te van a sorprender. En esta nota te cuento todos los detalles.

Antes de comenzar, les dejo la evolución de los bonos emergentes:

No alt text provided for this image

¿Qué activo es el del gráfico? Se llama Emerging Market Bonds (EMB). Es un ETF (fondo) que replica un índice de deuda soberana en dólares de países emergentes.

EMB está compuesto por bonos de 40 países. Los principales 26 explican el 85% del fondo, tal como se ve a continuación:

No alt text provided for this image

El fondo paga un cupón promedio del 4,8%. Entonces, ¿es buena idea aprovechar ese rendimiento? Claro que no. Y ahora que están cayendo, los bonos rinden aún más. Entonces, ¿es buena idea comprar ahora? Claro que no. Seguramente tu asesor te diga todo lo contrario.

La tasa de interés está subiendo con fuerza luego de décadas. La inflación marcó récords en todo el mundo y la Reserva Federal se vio obligada a tomar una postura más contractiva.

Por ese motivo, el capital de los bonos se deterioró. EMB cayó un 25% en los últimos meses. Esto significa que la pérdida de poder adquisitivo del capital superó por más de 5 veces al cupón del bono. 

Es decir que la renta del cupón no llega a cubrir, ni por asomo, lo que se pierde del capital. No hay que pensar el bono como una inversión hasta el vencimiento. En todo caso, es mejor quedarse en cash y comprar después, cuando la situación sea distinta.

Contexto global

EMB es sobre deuda soberana en dólares, por lo que aumenta el riesgo crediticio con la suba del dólar a nivel mundial. Esto quiere decir que los países emergentes necesitarán muchos más recursos en moneda local para solventar su deuda. 

Además, la deuda de Europa está en llamas. Recordemos que los llamados países PIGS tienen un alto ratio de deuda en relación a su PBI: Portugal (127%), Italia (151%), Grecia (193%) y España (118%). 

En valores absolutos, la deuda de Portugal es de USD 295 Billions; la de Italia, USD 2,7 Trillions; la de Grecia, USD 381 Billions y la de España USD 1,5 Trillions. Sin duda, la de Italia es la de mayor magnitud. Y los que tienen exposición a la deuda de estos países son los bancos europeos, lo que genera mucha fragilidad.

Recientemente, los bonos de los PIGS estuvieron cayendo con fuerza, aumentando así su rendimiento. Los bonos de Italia, por ejemplo, pasaron de rendir 0,5% a 4% en pocos meses, niveles no vistos desde 2014.

Lo notable es que está aumentando el spread de estos bonos contra Alemania, claro caso de riesgo crediticio, que sale nuevamente a la luz al final de la inyección de euros del Banco Central Europeo. 

La preocupación por la inflación y la expectativa de aumentos en la tasa de interés explican esta caída en los precios de los bonos y, por consiguiente, el aumento en sus rendimientos.

La diferencia en los rendimientos de los bonos de los países PIGS (no tan seguros) y de Alemania (seguros) se considera una medida de estrés en los mercados europeos y los inversores la observan de cerca. Veamos el ejemplo de Italia: 

No alt text provided for this image

Como se puede ver, la diferencia se amplió fuertemente, hacia niveles no vistos en los últimos 2 años. ¿Qué quiere decir? Que el mercado está muy preocupado por la situación de Italia (de los PIGS, en general), ya que considera que se le complicará pagar su deuda, que supera el 150% de su PBI. Por ese motivo los bonos caen, aumentando así su rendimiento y su spread con el de Alemania.

Si esta situación de estrés sucede en Portugal, Italia, Grecia y España, imagínense lo que puede llegar a pasar en países mucho menos desarrollados, como los mercados emergentes. El riesgo es enorme y ya se vio el comienzo: EMB cayó un 25% en 9 meses.

Hace mucho tiempo vengo alertando del peligro de tener bonos. Y más aún si se trata de bonos de baja calidad. Ante todo, la recomendación es proteger siempre el capital.



Miguel Angel Boggiano