https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los resultados empresariales cogen el testigo

 


● En las próximas semanas, el protagonismo en los mercados será de los resultados que presenten las cotizadas

Las previsiones no son muy optimistas para las cuentas semestrales y ello puede incrementar la volatilidad en el corto plazo.

En el gráfico se muestra la media sectorial de la volatilidad que presentan los valores en su jornada de publicación de resultados.

Para las empresas que informan antes de la apertura, se tiene en cuenta el cambio de ese día. Para las compañías que reportan resultados después del cierre, se utiliza el cambio del día siguiente.

Como se observa en la tabla, la oscilación media diaria de todos los valores tras presentar los resultados es del 5,61 por ciento.

Como puede resultar previsible, las acciones del sector tecnológico son las más volátiles el día que presentan cuentas al mercado, con un cambio promedio diario del +/- 7,42 por ciento.

Los valores ligados al consumo discrecional son los segundos más volátiles con un movimiento promedio del +/- 6,57 por ciento, seguido por los valores de telecomunicaciones con un +/- 6,16 por ciento de fluctuación diaria.

Los valores menos volátiles

Las menores fluctuaciones las encontramos en el sector de las utilities, que experimentan un movimiento mínimo con una variación media de sólo +/- 1,94 por ciento.

Los valores inmobiliarios quedan como el segundo grupo menos volátil con un +/- 2,56 por ciento.

Los valores que dan el pistoletazo de salida son los grandes bancos, que suelen presentar una volatilidad media de +/- 3,30%.

Y otro de los efectos a tener en cuenta es que que a partir de que se inicien las publicaciones de resultados empezaran a vencer los blackouts de recompras de acciones.

No obstante, de forma mayoritaria, se van a prolongar las próximas tres semanas.


Josep Codina