https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La crisis por la renuncia de Martín Guzmán estalló en Diputados y crece la tensión entre oficialismo y oposición

 Los diputados nacionales del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio se cruzaron este martes en durísimos términos, en medio de la crisis que abrió en el Gobierno la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán. En una sesión cargada de tensión, la oposición habló «de vacío de poder» y advirtió que el Ejecutivo está «al borde del precipicio».

«Vivimos un momento de extrema gravedad. Estamos frente a un presidente débil, frente a un Gobierno débil. En los últimos 30 días han triturado de una manera irresponsable la confianza de la sociedad, y llevaron al máximo posible la incertidumbre. Un Gobierno sin confianza y débil se pone al borde del precipicio. No importa el color político que tenga», lanzó temprano el jefe del bloque de la UCR, Mario Negri.

«Tengan la tranquilidad de que no empujamos a nadie: no se empujen entre ustedes porque va a terminar en un abismo la sociedad argentina», advirtió, ante la irritación del oficialismo, que denuncia actitudes golpistas.

En la misma línea, en otro discurso también durísimo, el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, afirmó que en la Argentina existe un «vacío de poder».

«El exministro Guzmán fue un oportunista, descarado, escandaloso. Se fue en este momento porque no se quiere hacer cargo de lo que va a pasar en pocos días. Su modelo fracasó. Nos deja en el poder a la ministra Batakis. Si tenemos suerte va a ser una almacenera. Si tenemos mucha suerte, va a ser una buena almacenera.  Si tenemos poca suerte, que creo es lo que va a pasar, no sabemos el poco tiempo que va a durar», disparó.

«Yo no sé si Cristina Kirchner tiene alguna estrategia política, lo dudo. Sé que sabe el daño que causa. Los del Frente de Todos van a terminar como Alberto Fernández, vencidos, humillados, con esta señora que toma el poder, y que más tóxica no se consigue», agregó López.

Las críticas no solo surgieron de Juntos por el Cambio. El Interbloque Federal, encabezado por el peronista disidente Alejandro ‘Topo’ Rodríguez, llamó a la reflexión a quienes gobiernan. Sostuvo que «se alejan cada vez más de sus representados», y pidió «racionabilidad y mesura».

«Estamos fuertemente comprometidos con una salida para la Argentina», dijo, y aseguró que «el principal problema es la confrontación entre la coalición de Gobierno. Esa imprudencia de la confrontación es la verdadera causa por la cual en la Argentina no hay rumbo».

El presidente del bloque del Frente de Todos, Germán Martínez, fue el encargado de responder a las críticas. El diputado oficialista afirmó «desde hace un largo tiempo en la Argentina hay un plan sistemático para que los argentinos y las argentinas bajen los brazos» y esas acciones son realizadas «por algunos sectores opositores, junto a aquellos sectores más concentrados de la vida económica argentina que tienen un plan absolutamente en tándem».

Después de las críticas y la tensión, la Cámara de Diputados aprobó con por amplia mayoría proyecto de ley de promoción de inversiones en la industria automotriz, que contempla beneficios fiscales como la exención del derecho a la exportación hasta el 2031 y declara sector estratégico a la producción autopartista.