https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Espert dio a conocer su "plan de emergencia de tres patas" para frenar la crisis

 

El diputado de Avanza Libertad se refirió al alza del dólar blue y consideró al respecto que "estamos en una olla a presión".

El diputado de Avanza Libertad, José Luis Espert, sugirió al presidente Alberto Fernández “anunciar un plan de emergencia de tres patas” para contener la crisis política y económica que sacude al país.

“En primer lugar, hacer las cosas mal tiene que dejar de ser un negocio para gente poderosa. Les sirve que la gente trabaje en negro, haya indigentes y viven del Estado. Me refiero a parte del empresariado. Nos lo tenemos que sacar de encima”, dijo en declaraciones a LN+.

Luego, se refirió a la clase política y la consideró como “parte del problema” por “haber llevado al Estado a ensancharse de tal manera que se volvió impagable e infinanciable”. “Es impagable porque para poder pagarlo la gente se convierte en esclava impositiva”, consideró Espert.

“Es infinanciable también porque el gasto público es tan grande que ni siquiera la enorme recaudación que puedan hacer les alcanza. Entonces, a lo único que nos llevan es al déficit, más deuda, emisión de dinero y, por ende, aumento constante de la inflación”, indicó.

Finalmente, con la intención de terminar con lo que el economista define como un “sistema macabro” y “plagado de lacras”, habló del sindicalismo: “Tenemos leyes laborales de la época de las cavernas y necesitamos legislación amigable para el empresariado y los empleados”.

“No me sorprende entonces que contemos con más del 50% de la población en negro”, lamentó el diputado e insistió en que “esta es la única manera en que vamos a evitar que un nuevo plan económico termine en crisis”.

Consultado sobre el alza del dólar blue Espert advirtió al Gobierno lo siguiente: "Estamos en una olla a presión. Se quedan sin reservas”. En ese marco identificó dos alternativas: “Una es seguir poniéndole presión a la olla, que reviente todo algún día y nos encontremos con un dólar a 1000 pesos”, sostuvo.

E hizo hincapié en la segunda posibilidad: “La otra es ir por algo más civilizado, reconocer que no tenemos reservas y emplear un esquema de liberalización del tipo de cambio que permita llevar a cabo una unificación de todas las versiones del dólar”.

“En adelante, ves si haces una devaluación periódica o dejas flotar al dólar.Ahora, si lo dejas libre, tener que igual ponerle un ancla. Para eso, es necesario congelar el gasto público de manera nominal, así como el salario de los diputados y senadores y el resto de los políticos”, concluyó.



AMBITO