https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Dólar y bonos en la mira: qué prevén los gurúes de la city

 

Analistas consultados por Ámbito señalaron que una mayor unificación en la conducción económica para ganar credibilidad y las nuevas políticas del Gobierno serán claves para el cuadro financiero.


La renuncia de Martín Guzmán llegó en un momento de extrema tensión en los mercados financieros y abre un nuevo frente de incertidumbre a la compleja situación económica. Así, todas las miradas se posan sobre la apertura de hoy de los mercados. Analistas consultados por Ámbito señalaron que una mayor unificación en la conducción económica para ganar credibilidad y las nuevas políticas del Gobierno serán claves para el cuadro financiero.

En junio el panorama económico se complicó en varios frentes. Los bonos de la deuda en pesos indexados a la inflación se desplomaron tras un fuerte desarme de los inversores, lo que generó dudas acerca de la capacidad del gobierno de financiarse en el mercado local. Por otro lado, el Banco Central tuvo dificultades para acumular reservas pese a la liquidación récord y, ante esto, el Gobierno restringió el acceso al mercado cambiario a los importadores. La contracara de esta medida fue una fuerte suba de los dólares paralelos, de más del 7% en una semana, lo que los llevó a valores récord. Asimismo, las cotizaciones de los bonos soberanos en dólares cayeron a mínimos desde el canje y el riesgo país llegó a superar los 2.500 puntos para luego retroceder levemente.

Este es el escenario que enfrentará el nuevo ministro, por lo que las expectativas están posadas en cómo impactará este cambio de gabinete sobre los dólares paralelos y el mercado de la deuda, tanto en pesos como en moneda extranjera. Juan Manuel Franco, economista jefe del Grupo SBS, enfatizó en que “lo importante es lo que declare el nuevo ministro en materia de medidas o rumbo de la política económica en general”.

Julio Roque Calcagnino, asesor financiero en TSA Bursátil, consideró que es difícil de anticipar una respuesta del tipo de cambio a la salida de Guzmán. “Sí creo que tenemos otros datos a la vista. El ITCRM calculado en base al CCL del pasado jueves ($252,29) está apenas un 8,8% por debajo del nivel de salida de convertibilidad en 2002. Si bien este nivel fue traspasado en varias ocasiones en el pasado reciente (2020 y 2021), no deja de ser una referencia de lo que, en lo personal, considero un tipo de cambio excesivo. En este sentido, el punto de partida no es un tipo de cambio apreciado. Pueden existir movimientos disruptivos en el corto plazo, pero veo difícil que sean permanentes siempre que no vayamos a un escenario extremo”, planteó.

Por su parte, el economista Santiago Manoukian, de Ecolatina, advirtió que “el acuerdo con el FMI funciona como ancla en este escenario de inestable nominalidad, y Guzmán era el garante del acuerdo”. Su salida, consideró, “es una señal negativa para los mercados, exacerbando el escenario de incertidumbre que ha contribuido al recalentamiento de la brecha cambiaría, un salto en las expectativas de devaluación y un contexto financiero sumamente delicado”. Dado que el impacto en el CCL no podrá visualizarse sino hasta mañana (por el feriado de hoy en Estados Unidos), la primera muestra la vimos en el salto del dólar cripto, que por estas horas ($DAI) cotiza en la zona de los $280, sostuvo.

En relación a los bonos soberanos, el analista financiero Christian Buteler, explicó que los mercados miran hacia adelante, y la renuncia de Guzmán ya es parte del pasado. En este sentido, consideró: “El impacto no va a estar relacionado a la renuncia, sino a la confianza y expectativas que genere su sucesor. Recordemos que hoy es feriado en Estados Unidos, por lo que recién el martes vamos a ver las repercusiones”.

Entre los principales desafíos, una de las habilidades clave para el sucesor de Guzmán deberá ser su capacidad de generar confianza entre los inversores. Sobre este punto, Calcagnino señaló como dato negativo que muchos en el mercado consideraban a Guzmán una suerte de garantía de que se evitaría un nuevo reperfilamiento de la deuda en pesos a toda costa: “En un mundo en dónde la historia reciente nos dice que en los defaults ocurridos entre 1997 y 2007, en un 29% implicaron sólo las deudas en moneda extranjera, en otro 29% sólo las deudas en moneda local y un 41% tanto una como la otra, el ex ministro buscaba desde lo discursivo y desde la política financiera quebrar esta lógica”.



ambito