https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cristina Kirchner agrega el tema judicial a una agenda política tensa y marcada por la crisis económica

 El Gobierno puso en marcha una nueva movida para tratar de afirmar políticamente a Silvina Batakis y salir del círculo restringido al apoyo o crítica de Cristina Fernández de Kirchner. Es un intento difícil: la primera convocatoria a gobernadores tuvo un resultado modesto y se esperan sucesivos encuentros para sumar respaldo del PJ. En ese contexto, además, la ex presidente generó fuerte repercusión con una renovada y fuerte descarga sobre la Corte Suprema.

Desde la Casa Rosada se apuesta a dar una muestra de aval político a Batakis, luego de que anunciara los lineamientos de su gestión, que enmarcó en los compromisos con el FMI. Las gestiones estuvieron a cargo del jefe de Gabinete, Juan Manzur, que durante el fin de semana operó para tratar de garantizar una asistencia nutrida al ministerio de Economía.

Finalmente, asistieron cinco jefes provinciales: el bonaerense Axel Kicillof, el tucumano Osvaldo Jaldo, el caramarqueño Raúl Jalil, el santiagueño Gerardo Zamora y el neuquino Omar Gutiérrez.

El primer turno incluyó así al mandatario kirchnerista de la principal provincia del país, a dos representantes del PJ y a dos aliados. El Gobierno apostaba a una mayor presencia y optó por armar nuevas reuniones. Según se informó, este martes sería el turno del entrerriano Gustavo Bordet, el sanjuanino Sergio Uñac y el riojano Ricardo Quintela.

La reunión de ayer, lunes, dejó sobre la mesa las inquietudes de las provincias luego de los primeros anuncios de Batakis. Los gobernadores centraron sus intervenciones en dos puntos: la necesidad de atención a las economías provinciales y el sostenimiento de las obras públicas.

Fuera de la agenda del Gobierno, sorprendió por el momento elegido la nueva ofensiva de Cristina Kirchner sobre el máximo tribunal de Justicia. La ex presidente difundió por Twitter dos videos, bajo el título “De la Corte ejemplar a la Corte de los cuatro: breve crónica de la decadencia”.

La ex presidente reivindicó el cambio del tribunal impulsado por Néstor Kirchner, luego de la era menemista, y sostuvo que la etapa de “decadencia” comenzó con la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia de la Nación. Dijo que se puso en marcha entonces un proceso de “persecución política, judicial y mediática”, y que ahora sería necesario consagrar una nueva Corte.

Cristina Kirchner apuntó además contra la causa conocida como Vialidad Nacional, que la tiene como principal involucrada. Puso así la mira en el terreno que más la inquieta, aunque por ahora con un horizonte complicado para el proyecto de reforma de la Corte que impulsa el Frente de Todos en el Senado.