https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un niño murió de miocarditis después de la vacuna de Pfizer, informan los CDC antes de aprobar la tercera vacuna para niños de 5 a 11 años

 Los datos del VAERS publicados el viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran 1.277.980 informes de eventos adversos de todos los grupos de edad después de las vacunas COVID-19, incluyendo 28.312 muertes y 232.694 lesiones graves entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de mayo de 2022.


Fuente: childrenshealthdefense.org

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han publicado hoy nuevos datos que muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de mayo de 2022 se enviaron al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) un total de 1.277.980 informes de eventos adversos tras las vacunas COVID-19. Esto supone un aumento de 9.972 eventos adversos con respecto a la semana anterior.

El VAERS es el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos.

Los datos incluían un total de 28.312 notificaciones de muertes -un aumento de 171 con respecto a la semana anterior- y 232.694 lesiones graves, incluidas las muertes, durante el mismo periodo de tiempo -un aumento de 2.330 en comparación con la semana anterior-.

Excluyendo las “notificaciones extranjeras” al VAERS, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 20 de mayo de 2022 se notificaron en Estados Unidos 820.788 eventos adversos, incluyendo 13.045 muertes y 82.974 lesiones graves.

Los informes extranjeros son informes que las filiales extranjeras envían a los fabricantes de vacunas de Estados Unidos. De acuerdo con la normativa de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés), si se notifica a un fabricante un informe de un caso extranjero que describa un suceso que sea grave y que no aparezca en el etiquetado del producto, el fabricante está obligado a presentar el informe a VAERS.

De las 13.045 muertes en Estados Unidos notificadas hasta el 20 de mayo, el 16% se produjeron en las 24 horas siguientes a la vacunación, el 20% en las 48 horas siguientes a la vacunación y el 59% en personas que experimentaron un inicio de síntomas dentro de las 48 horas siguientes a la vacunación.

En Estados Unidos se habían administrado 583 millones de dosis de la vacuna COVID-19 hasta el 20 de mayo, de las cuales 344 millones corresponden a Pfizer, 220 millones a Moderna y 19 millones a Johnson & Johnson (J&J).

datos de vaers lesión de la vacuna 27 de mayo

Todos los viernes, el VAERS publica los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada. Los informes enviados a VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal.

Históricamente, se ha demostrado que VAERS sólo recibe informes del 1% de los efectos adversos reales de las vacunas.

Los datos del VAERS de Estados Unidos del 14 de diciembre de 2020 al 20 de mayo de 2022, para niños de 5 a 11 años, muestran:

Los datos del VAERS de EE.UU. del 14 de diciembre de 2020 al 20 de mayo de 2022 para niños de 12 a 17 años muestran:

Los datos del VAERS de Estados Unidos del 14 de diciembre de 2020 al 20 de mayo de 2022, para todos los grupos de edad combinados, muestran:

Los CDC reconocen que un niño murió de miocarditis y aprueban el uso de COVID para niños de 5 a 11 años

Un niño de entre 5 y 11 años murió tras recibir su primera dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech, según los CDC.

Sin embargo, el panel asesor de vacunas de los CDC y su directora, la Dra. Rochelle Walensky, aprobaron una tercera dosis para este grupo de edad a pesar de conocer la muerte del niño.

El Dr. Tom Shimabukuro, miembro del equipo de seguridad de vacunas de la agencia, dijo durante una reunión virtual celebrada por el Comité Asesor sobre Inmunización y Prácticas (ACIP) que un joven falleció 13 días después de recibir su primera dosis de la vacuna COVID de Pfizer.

El niño experimentó fiebre 12 días después de su primera dosis. Un día después, experimentó dolor abdominal y vómitos. Falleció el mismo día. Las pruebas demostraron que el niño sufría una inflamación del corazón conocida como miocarditis.

“Este paciente tuvo un curso clínico rápido. Desde el momento en que empezó a experimentar su dolor abdominal el día 13 después de la primera dosis hasta el momento en que fue llevado al [servicio de urgencias] y posteriormente murió fue del orden de un par de horas”, dijo Shimabukuro.

“En la autopsia había pruebas histopatológicas de miocarditis, y se resolvió que era la causa de la muerte”, añadió.

La muerte se notificó al VAERS y fue verificada por los CDC mediante una entrevista con el proveedor de servicios sanitarios.

Las pruebas realizadas al niño por la rama de patología de enfermedades infecciosas de los CDC “no encontraron evidencia de infección viral en el momento de la muerte”, dijo Shimabukuro.

El ACIP no hizo preguntas ni analizó la muerte, sino que determinó que los beneficios de la vacuna COVID de Pfizer son mayores que los riesgos.

La familia de un joven de 26 años que murió 13 días después de recibir un pinchazo de AstraZeneca sopesa emprender acciones legales

El 23 de mayo comenzó la última vista de la investigación sobre la muerte de un hombre de 26 años que falleció el año pasado a causa de unos coágulos sanguíneos “catastróficos” en el cerebro 13 días después de ponerse la vacuna COVID-19 de AstraZeneca.

La familia de Jack Hurn espera que la investigación responda a las preguntas sobre las circunstancias de su muerte, incluida la razón por la que los proveedores de atención sanitaria rechazaron la solicitud de Hurn de una vacuna de Pfizer en lugar de la inyección de AstraZeneca, que se asocia con coágulos de sangre en personas menores de 30 años.

El personal del centro de vacunación donde Hurn y su novia se pusieron las vacunas les dijo supuestamente que la vacuna de Pfizer no estaba disponible y les aseguró que la de AstraZeneca era segura.

Los médicos forenses de Inglaterra y Gales deben realizar indagaciones en los casos en que las muertes sean repentinas, inexplicables o puedan ser consecuencia de errores o negligencias médicas. Se espera que la audiencia final dure tres días.

Un portavoz del bufete de abogados de Portman-Hann dijo a “The Daily Mail”: “La familia está estudiando una demanda por negligencia clínica, pero está esperando los resultados de la investigación para decidir los próximos pasos.”

Mayor riesgo de síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación con J&J COVID

Según Neurology Advisor, la incidencia del síndrome de Guillain-Barré (SGB) fue elevada tras la vacunación con la vacuna COVID-19 de J&J, fabricada por Janssen.

Un nuevo estudio publicado en “JAMA Open Network” analizó los registros de “Safety Datalink” de 10.158.003 personas en Estados Unidos hasta noviembre de 2021.

Los investigadores trataron de evaluar la tasa de SGB después de recibir cualquier vacuna COVID-19. Se evaluaron las tasas de incidencia del SGB hasta 84 días después de la vacunación para cada una de las tres vacunas: Pfizer, Moderna y J&J. Aunque ambas vacunas de ARNm mostraron elevadas tasas de incidencia de SGB, en una comparación directa, la inyección de J&J se asoció con una mayor incidencia de SGB en comparación con las vacunas de ARNm.

Análisis riesgo-beneficio de las vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna en niños y adolescentes

Como informó “The Defender” el 26 de mayo, un documento actualizado proporciona un exhaustivo análisis de los riesgos y beneficios del uso de las vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna en niños y adolescentes.

Sostiene que las vacunas:

  • no son necesarias, porque el riesgo de enfermedad grave o muerte por COVID en niños y adolescentes es muy bajo;
  • no se ha demostrado su eficacia en los ensayos clínicos, ni en los estudios recientemente publicados sobre la variante Omicron, ahora predominante;
  • no se ha demostrado que sean seguras; al contrario, hay muchas pruebas de que la vacunación produce graves daños.

El documento también aborda el riesgo de genotoxicidad de las vacunas de ARNm, que según las recientes pruebas experimentales de su integración en los genomas de las células del huésped, debe considerarse urgente.



tierrapura