https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reservas al límite: el Gobierno ahora pide a empresas que pongan sus propios dólares para bancar importaciones

 Ante la necesidad de divisas, quieren que las casas matrices ayuden a sus filiales argentinas. La respuesta de las compañías ante una realidad compleja


Aesta altura del año, la prioridad número uno de Martín Guzmán es que se incrementen las reservas del Banco Central. El ministro lo dijo varias veces en público. Está convencido de que cuanto más dólares haya en el BCRA, mayor será el convencimiento de empresarios e inversores que la Argentina se encamina a resolver sus problemas básicos.

Guzmán, y también Miguel Pesce, titular del Central, creen que buena parte de la dinámica inflacionaria se explica por la incertidumbre cambiaria de corto y mediano plazo. Y que si las reservas crecen, entonces esa inercia se enfriará.

En esta primera semana de junio, el Banco Central logró comprar apenas u$s17 millones. Muy por debajo de los u$s190 millones diarios que debería adquirir para cumplir con la meta firmada con el FMI.

Parece cada vez más claro que de acá a las próximas tres semanas, el BCRA no podrá alzarse con los u$s2.600 millones que le falta comprar para cumplir lo pactado.

El problema excede, incluso, si se cumple o no con el organismo. Volviendo al principio: Guzmán quiere juntar dólares durante la temporada alta de liquidaciones de la cosecha gruesa porque -sin una oferta potente de divisas de parte de las cerealeras- en los próximos meses podría complicarse el escenario cambiario.

El BCRA no podrá alzarse con los u$s2.600 millones que le falta comprar para cumplir lo pactado con el FMI

Dólares propios: el nuevo pedido a empresas

Con esta realidad, el flamante secretario de Comercio, Guillermo Hang, se juntó con las principales empresas de la alimentación, y allí les pidió a las multinacionales que financien sus importaciones a través de las casas matrices, ubicadas en el exterior, con sus dólares.

Los empresarios, justamente, habían realizado un planteo en el sentido contrario: se quejan de que el Banco Central endureció la entrega de divisas para traer productos e insumos de afuera. El Gobierno aplica una fórmula para habilitar importaciones que, según los ejecutivos, se queda corta con lo que necesitan. El BCRA les habilita la misma cantidad de dólares que el año pasado más un 5%. O hasta el 70% por encima de las compras del año 2020.

La queja de los empresarios radica en que los precios internacionales -medidos en dólares, lógicamente- se han incrementado al ritmo de una inflación global que se recalentó, primero por la post pandemia, y tras la explosión de la guerra en Ucrania.

Es decir, que la misma cantidad de dólares sirve para importar menos mercadería. Y si bien Hang dejó en claro que los planteos individuales van a ser analizados uno por uno, en la reunión con los ejecutivos planteó la necesidad de que las multinacionales sean financiadas directamente por sus casas centrales.

En el primer encuentro con Hang estuvieron compañías de primera línea como DanoneUnileverNestléProcter & GambleMolinos Arcor.

Guillermo Hang se juntó con empresas de la alimentación y les pidió que financien sus importaciones

Alerta oficial por la escasez de dólares

La preocupación extrema por los dólares del Central quedó expuesta en los últimos días, con las últimas declaraciones de Cristina Kirchner.

Durante el acto por los 100 años de YPF, la vicepresidenta planteó una queja a los funcionarios. "Hay un deporte nacional por apoderarse de las reservas del Banco Central, sobre todo con esta brecha", dijo en Tecnópolis.

CFK habló de un "festival de importaciones", y exclamó ante el Presidente: "Lo único que te pido es que uses la lapicera... con los que tienen que darle cosas al país".

Mes tras mes, el Gobierno marca un salto en el volumen de importaciones. Como ya publicó iProfesional, las importaciones de mayo quebraron todos los récords: habrían superado los 7.700 millones de dólares, de acuerdo a la estimación preliminar que hacen en el Gobierno. De ser así, se superó el pico de hace más de una década: en agosto de 2011, las importaciones habían trepado a u$s7.610 millones.

El cierre de mayo implica, entonces, un incremento del 50% en relación a mayo de 2021. Hay múltiples razones que explican el salto extraordinario de las importaciones.

El más relevante de todos se vincula con un hecho pernicioso: los abultados pagos por las importaciones de energía, que el Gobierno debe afrontar en medio de la disparada de los precios del gas licuado y de los combustibles. En especial de gasoil, que son típicos en esta época del año.

La preocupación extrema por los dólares del Central quedó expuesta en los últimos días

La otra negociación fuerte: los precios

Hang usó su contacto con los principales fabricantes para dar el inicio de la ronda de negociaciones por la próxima lista de "Precios Cuidados".

No habrá ningún aumento adicional antes del próximo 7 de julio, a pesar de la promesa de Roberto Feletti.

Recién la próxima semana habrá una negociación empresa por empresa para evaluar la próxima canasta de productos a precios regulados.

Según trascendió, la actual lista de más de 1.300 artículos podría achicarse con el objetivo de asegurar el abastecimiento de esos productos.

Hoy en día es tan amplia la brecha entre los productos a precios "cuidados" del resto (precios libres) que los regulados son difíciles de encontrar en las góndolas.

Es probable, entonces, que el Gobierno resigne que algunos de la actual lista salgan de la regulación para así asegurar el abastecimiento del resto. La idea sería que queden en esa nómina los productos de la canasta básica, tanto de alimentos como de los rubros de limpieza e higiene.

Las importaciones crecen en momentos en que el BCRA se queda sin reservas

Luces rojas: la inflación de junio

El inicio de junio marcó una tendencia de una inflación que se ubicará en torno al 5%, otra vez. Una mala noticia para Guzmán. Sin embargo, habrá que esperar.

Guzmán recibió, en las últimas horas, dos reportes inflacionarios que llevaron alivio a la trajinada convivencia del ministro con la inflación: en ambos casos ubicaron el índice de mayo por debajo del 5%; toda una novedad para los últimos tiempos.

Uno de los informes fue elaborado por la consultora OJF, que dirige el economista Orlando Ferreres. Allí midieron que el IPC se situó en el 4,7% en mayo, con lo que la inflación interanual habría llegado al 54,5%, por debajo del límite del 60% que sí midieron otras consultoras económicas.

La otra información, en el mismo sentido, fue la que brindó MacroView, la consultora de Carlos Melconián. Allí esperan una inflación en torno al 4,9% para mayo.

A ninguna de las dos consultoras puede adjudicárseles cercanía ni simpatía por el Gobierno, y de ahí la satisfacción del ministro de Economía, quien aguarda para la semana que viene el informe final del Indec para saber en dónde se ubicó el IPC del mes pasado.

Lo dicho más arriba: habrá que esperar para saber si la realidad se acopla a las necesidades del Gobierno.



iprofesional