https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Recesión en puertas: 4 señales para estar alerta y prever este riesgo

 El riesgo de recesión está en aumento, luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos decidiera aplicara una agresiva subida de tasas de interés ayer, la más alta desde 1994, como medida inmediata para aplacar la alta inflación. 

El presidente del organismo, Jerome Powell, además adelantó que era posible que en la próxima reunión de julio, se hiciera otra subida de 75 puntos base, lo que aleja las probabilidades de que la Fed logre el “aterrizaje suave” que buscaba, es decir, bajar la inflación, sin provocar una recesión. 

Las propias proyecciones de la Fed mostraron en su informe de ayer que a medida que suben las tasas, la economía corre el riesgo de desacelerarse. De hecho, rebajó su pronóstico del PIB de 2.8% a 1.7% para este año. 

El pronosticador económico de la Universidad de Michigan, Daniil Manaenkov, desglosa la probabilidad de una recesión en: 30% de posibilidades de que la Fed logre un ‘aterrizaje suave’, 30% de posibilidades de que la economía entre en recesión este año, y 30% de posibilidades de que ocurra una recesión más adelante. 

Aquí están cuatro indicadores claves a vigilar para adelantarse ante las probabilidades de recesión, recopilados por un equipo de economistas de Michigan, referidos en un reporte de MLive:

  1. Curva de rendimiento invertida: 

Cuando el rendimiento del bono del Tesoro a 2 años sube por encima del rendimiento del bono del Tesoro a 10 años. Esta inversión en la curva indica que los prestamistas prevén mayores riesgos a corto plazo. Un rendimiento de los bonos a corto plazo más alto ha precedido a casi todas las recesiones desde 1955.

"Es un signo de inestabilidad cuando la tasa a corto plazo es más alta que a largo plazo, es una señal de incertidumbre. Indica que las personas no están dispuestas a invertir en la economía durante 10 años", explicó uno de los expertos referidos, Tim Nash, director del Centro McNair en la Universidad de Northwood.

  1. Inflación y empleo:

Con la inflación en Estados Unidos en 8.6% anual, un nivel no visto desde hace 40 años, las empresas suelen recurrir al recorte de personal como una medida para disminuir gastos y afectar menos la rentabilidad corporativa. 

Los expertos indican que la alarma se prende con la inflación por encima de 4% y el desempleo por encima de 5%. Por ahora este último se sitúa en 3.6%, pero Powell ya advirtió que posiblemente podría comenzar a subir. 

El crecimiento del empleo será clave como advertencia de recesión. 

  1. Ventas y precios de automóviles:

Cuando los consumidores se quedan con sus autos por más tiempo en lugar de comprar uno nuevo esto es considerado un síntoma de disminución del poder adquisitivo, por lo que la disminución de las ventas suele ser una señal de una desaceleración de la economía. 

Aunque el precio de los autos usados llegó a dispararse 40% anual, en marzo comenzó una desaceleración. Sin embargo, la actual escasez de chip y sus efectos en el mercado, distorsionan este indicador. 

  1. Confianza de las empresas y los consumidores:

Las expectativas de inflación impactan directamente en el gasto de los consumidores, pues inciden en posibles recortes en sus pagos, afectando el consumo.  

Según el Índice de Sentimiento del Consumidor de la Universidad de Michigan, la confianza anual cayó un 40% en junio y bajó 14% en el mes. Esto marcó el valor más bajo registrado en las últimas ocho décadas. 

Mientras que para el 32% de las pequeñas empresas, la inflación fue catalogada como el problema operativo más importante, la lectura más alta desde el cuarto trimestre de 1980, esto según la encuesta de la Federación Nacional de Negocios Independientes.  



investing