https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La lección de Marx, de hace 170 años, que explica la caída de Bitcoin y las criptomonedas

 

El mercado de criptomonedas se recupera lentamente de la caída general que hundió a todas las criptos. Qué lecciones dejó para el mercado y los inversores.

En su obra de 1851 "El 18 Brumario de Luis Bonaparte" Karl Marx criticó la interpretación del golpe de Estado de ese año en París. El texto abre con su ahora famosa frase: "La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa". Tanto lo mismo puede pensarse de la nueva estafa de criptomonedas, casi podría decirse "de la semana". Se conoció que la Comisión Nacional de Valores (CNV) finalmente decidió actuar, al menos de palabra, contra la empresa Coinx

El ente regulador afirmó haber intimado a "coinxworld.com y/o Coinxworld y al señor Juan Manuel Malaspina al cese de todo ofrecimiento de asesoramiento en inversiones, de negociación y de cualquier otro acto jurídico con valores negociables". El incentivo posiblemente provino de la gran cantidad de damnificados que comenzaron a quejarse, tanto públicamente como de manera privada, respecto a la empresa. Las principales quejas giraban alrededor de la negativa de la empresa en devolver los fondos y en promesas incumplidas respecto a las ganancias.

Nada de esto es sorpresivo, dadas las increíbles promesas de retorno pro parte de la empresa. Acaso el máximo exponente y la mayor señal de alerta era un rendimiento prometido en dólares del 8 por ciento mensual, algo que rivaliza incluso con las carteras de inversión más importantes del mundo. Todo, en un contexto de crisis energética, alta inflación, guerras y caída generalizada del mercado de criptomonedas; que es uno los verticales que promocionó la empresa. En efecto, el pitch de la compañía tampoco era novedoso. 

Inversiones en criptomonedas y en más de 5000 "activos de Wall Street", todo apuntalado por una supuesta tecnología de vanguardia que incluye bots de trading e inteligencia artificial. La estrategia de marketing no es nueva, tampoco, ya que desde hace un tiempo son varios los scammers que utilizan la narrativa de la "tecnología propietaria" (término ambiguo que cumple la doble función de no ser específico y de ser impermeable al escrutinio) para esconder un esquema de negocios fraudulento, sea un esquema Ponzi u otros. El año pasado se cerró uno de los casos más resonantes de este estilo, cuando Stefan Qin, fundador de Virgil Sigma y VQR, se declaró culpable de una estafa por u$s 74 millones a sus inversores luego de vender un supuesto sistema de arbitraje automatizado de criptomonedas.

Las promesas en estos casos son siempre similares: altísimos retornos, mecanismos ocultos de operación, resistencia casi perfecta cuando no inmunidad ante las caídas del mercado y posteriores retornos asegurados. Las señales de alerta también son las mismas: ¿Qué clase de inversión promete, a la vez, altos retornos y poco riesgo?

CoinX no está inscripta hoy en el Registro de Agentes que lleva la CNV ni lo estuvo antes, tampoco se encuentran en trámite de inscripción. Y esta ausencia de regulación también dice presente en sus principales acciones de comunicación. La empresa captaba a sus clientes principalmente a través de redes sociales, ya sea en campañas de publicidad programática o contratando influencers, cuya actividad al día de hoy no está regulada. Así es como Ángel de Brito, Candelaria Tinelli, Carolina "Pampita" Ardohain y quizás más sorprendentemente Javier Milei prestaron su imagen para campañas de difusión de la empresa.

Para bien o para mal, el esquema de Coinx no es un complejo entramado de agujeros legales y operaciones financieras inentendibles para el ciudadano de a pie. Es la misma historia, otra vez: grandes inversiones en comunicación, influencers, promesas incumplibles y captación de fondos por parte de inversores confiados.

EL CASO DE LAS YIELD FARMS

El mercado cripto tiene otros tipos de esquemas problemáticos. Hace algunas semanas la caída del par Luna/Terra, el puntapié inicial del invierto cripto que hay golpea al mercado, también desnudo algunos de los problemas intrínsecos de los modelos de negocio cripto.

Lo que aconteció fue que, aparentemente de la nada, se sacaron del mercado miles de millones de dólares en UST -especialmente de los llamados "protocolos" de inversión, más sobre esto luego- lo que sacudió el mecanismo aritmético de estabilización del valor. Para mantener el precio de UST lo más estable posible, el algoritmo de Terra inició la quema de tokens de UST a cambio de los tokens Luna. El shock de oferta desencadenó la caída del precio de Luna y el pánico de mercado hizo el resto. Al caer ambas al mismo tiempo, no hay incentivo de compra para ninguna y la cotización cae.

Un detalle importante del ecosistema Luna/Terra es el protocolo que se mencionaba antes, Anchor, que prometía retornos de 20 por ciento anual en dólares a quienes depositaran sus UST en la plataforma. La única raison d'être de los inversores era buscar estas ganancias desorbitantes. A Luna/Terra lo siguió Celcius, otro protocolo de ganancias que prometía altos retornos. El próximo, posiblemente, sea Tether (USDT).

Volviendo a Marx, tal como achacarle el éxito de la revolución a Napoleón sería un error y el foco debe ponerse en las condiciones materiales de existencia del pueblo, las empresas fraudulentas no son un producto del simple mal accionar de unos pocos, son una consecuencia de la falta de regulación.



cronista