https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La FDA aprobó el trigo transgénico de Argentina

 Fuente: Vision Times en español La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) de EE.


Fuente: Vision Times en español

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) de EE. UU. concluyó positivamente una revisión del trigo transgénico HB4, según informó el lunes la firma argentina Bioceres.

La variedad HB4 es resistente a sequías. Aunque fue ideada por el Conicet y la Universidad Nacional del Litoral, la patente es del consorcio privado Bioceres.

«La FDA ha llegado a la conclusión de que no tiene más preguntas sobre la seguridad de trigo HB4, y que no plantea cuestiones que requerirían una revisión previa a la comercialización o aprobación de la FDA», dijo el grupo Bioceres.

Aún así, para poder comercializarse en EE. UU., el trigo HB4 todavía necesita aprobación del Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés).

La FDA, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por su sigla en inglés) y el USDA regulan la mayoría de los alimentos transgénicos en Estados Unidos.

El Ministro de Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Daniel Filmus celebró la noticia en Twitter.

En mayo, Filmus comentó que China colaboró en el proceso: “La aprobación por parte del gobierno chino de la soja transgénica argentina es un ejemplo virtuoso de la articulación público-privada».

Rechazo

La autorización del gobierno argentino el 11 de mayo para comercializar el primer trigo transgénico del mundo sigue generando rechazo entre sectores científicos y exportadores, mientras la empresa desarrolladora alega que se trata de una oportunidad única para la economía argentina.

Los detractores argumentan que esta nueva variedad transgénica podrá contaminar al trigo convencional e implica el uso del herbicida glufosinato de amonio, un químico aún más tóxico que el glifosato. Además -mediante todos los derivados de la harina- estará en los alimentos de los argentinos, es decir que los panificados, las pastas y más, estarán impregnados de este producto.

Por otro lado, el desastre socioambiental que provocará sería enorme, por el hecho de que el herbicida es letal para organismos que contribuyen a mantener la dinámica de los agroecosistemas: desde arañas, polinizadores hasta microorganismos del suelo.

En este sentido, productores agroecológicos de la provincia de Buenos Aires -que ya habían presentado un recurso de amparo para suspender el trigo transgénico- adelantaron que volverán a presentar medidas tanto en la justicia provincial como federal.

Pero no solo el rechazo viene por el lado ambiental, sino también comercial. Las cámaras de productores y exportadores de cereales se oponen al trigo HB4. 

Esta nueva variedad no tiene el aval de la cadena triguera, ya que advierten que el mismo podría derivar en en la pérdida de mercados para el cereal argentino, cuyas exportaciones tienen como principal destino Brasil, según reportó Infobae.