https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Informe FIEL arrojó una merma en mayo

 

La producción consolida un compás errático

La industria cayó 1,5% mensual durante mayo, según informó ayer el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI). El dato está en línea con la dinámica de serrucho que muestra esta actividad desde que comenzó el año, ya que en abril había registrado un crecimiento de 5%. En el sector consideran que el primer semestre se encamina a cerrar con buenos niveles de producción, aunque advierten que el segundo podría ser impactado por la inflación, el acceso a divisas para importar insumos, el encarecimiento del crédito y los problemas logísticos internacionales.

El informe del Panorama Productivo, del CEP XXI, explicó que durante el quinto mes «la mayoría de las ramas relevadas mostraron una contracción en la medición desestacionalizada». La información surge del IPI-Cammesa que, a través de una reponderación de los números de consumo eléctrico de 1.059 fábricas, permite estimar los niveles de actividad.

En esa línea, el informe mensual del Índice de Producción Industrial (IPI), de FIEL, también arrojó una merma en mayo, en la medición ajustada por estacionalidad. El número fue muy similar al que publicó el CEP XXI y registró una caída de 1,2% intermensual. Desde FIEL destacaron el papel de la automotriz, junto con el de la metalmecánica, que continúa siendo dinamizada por la producción de maquinaria agrícola y sus partes. Además hubo un papel importante de los insumos para la construcción.

Incertidumbre

En cuanto a la performance esperada para el segundo semestre, la UIA aclaró que existen elementos de «incertidumbre» que ya habían sido manifestados en la última encuesta a empresas que realizó la casa fabril y que fueron planteados en su reunión del martes con el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli.

Los miembros de la UIA manifestaron que a los ya elevados precios de los fletes y escasez de contenedores se le sumó el faltante de gasoil a nivel local con su respectivo impacto en la provisión de insumos. Además, siguen afectando la aceleración de la inflación, las restricciones de divisas para la importación y el encarecimiento del crédito. «Las perspectivas para el año siguen muy condicionadas por el devenir de la situación macroeconómica, internacional y la provisión de insumos», concluyó la UIA.

En cuanto a la medición interanual, según CEP XXI, la industria marcó un crecimiento del 8,1% frente a mayo de 2021. Y fue de 4,1% contra 2019. La comparación contra el 2021 fue afectada por la segunda ola de Covid-19, la restricción sobre la circulación y el faltante de algunos insumos como el oxígeno.

Fuente: BAE