https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Estamos en el mejor momento para empezar a invertir

 

Luego de varios intentos, finalmente el índice S&P 500, que nuclea a las principales empresas de los Estados Unidos, entró en terreno de mercado bajista. Eso quiere decir una baja de más del 20% en su precio.

Este término, mercado bajista o bear market como se lo conoce en inglés, suele generar un gran temor en los inversores. Una reacción natural que a veces se da es querer salir rápido para evitar bajas mayores. Por supuesto, quién va a querer ver bajas en el precio de sus activos. No hacer nada en días de pantallas rojas es algo que requiere nervios de acero.

Y animarse a empezar a invertir en momentos de este tipo de bajas parece un deporte de riesgo.

Pero si tuvieras que comprarte una nueva computadora, ¿preferirías hacerlo cuando está subiendo su precio o en un día de liquidación?

La fortuna favorece a los audaces

Un estudio de Mackenzie Investments analizó los mercados bajistas y alcistas que se dieron en el S&P500 desde 1942 a la fecha. El gráfico de abajo muestra el tiempo que pasó el mercado en cada tendencia y los retornos obtenidos en cada caso.

No hay texto alternativo para esta imagen

Fuente: Mackenzie Investments

Lo primero que salta a la vista es que el mercado pasa mucho más tiempo en tendencia alcista que bajista. Si esperás el tiempo suficiente, las acciones volverán a subir. No hay más que salir a la calle de un país como Estados Unidos para ver que tarde o temprano ese crecimiento e innovación se reflejarán en el crecimiento de las acciones.

Si analizamos la historia, el promedio de duración de los mercados bajistas desde 1928 ha sido de 289 días (unos 9,60 meses), de acuerdo con datos de Seeking Alpha. Por supuesto que existe un rango, desde mercados bajistas cortísimos como el de la crisis de marzo 2020 a otros más largos como el que se dio en la burbuja de las puntocom. Es imposible saber cuánto durará el mercado bajista actual, que ya lleva 6 meses.

Pero hay algo que todos estos mercados bajistas tienen en común: no duran para siempre. Y pueden brindarte oportunidades de compra inigualables.  La realidad es que, si invertís a largo plazo, lo mejor que te puede pasar es entrar en momentos de caída. Pero es en esos momentos en los que más cuesta entrar. Y si estás pensando en esperar el mínimo para comprar, nadie puede predecir con certeza cuánto más bajará el mercado.

Lo que sí sabemos es que se gana mucho más con las subas de los mercados alcistas (un promedio de 165% desde 1942) que lo que se pierde con los bajistas (un promedio de 34% desde 1942).

Una estrategia que se puede usar en estos casos es tener un plan de inversión que te permita ir armando tu cartera a distintos precios, de forma de ir promediando los precios de compra. En Argentina lo podés hacer a través de los Cedears, que te permiten invertir en acciones del mercado norteamericano en pesos desde montos muy bajos. Es fundamental que antes de hacer cualquier inversión tengas en cuenta tu perfil y horizonte de inversión. También podés buscar el asesoramiento de un profesional idóneo que te ayude a identificar las mejores opciones para tu perfil.

Otro punto importante es saber que este tipo de análisis aplican para acciones de una economía desarrollada y próspera como de la Estados Unidos, en la que constantemente surgen empresas innovadoras en las que podés invertir y hacen que esa tendencia alcista se haya mantenido por tanto tiempo.

No intentes hacer esto con acciones argentinas, ya que no tienen un historial de crecimiento a largo plazo parecido. Esto tiene mucho sentido ya que las acciones son un espejo de la economía de un país y a largo plazo sólo se pueden mover de la misma forma en que mueve la economía.

Hay una sola verdad en el mercado y es que, si estás invertido por un plazo lo suficientemente largo, vas a experimentar un mercado bajista. Quien te diga que encontró la forma de anticipar este tipo de mercados te miente. Esto ha pasado anteriormente y tené la certeza de que volverá a ocurrir. Poder aprovechar las oportunidades que surgen en estos contextos te dará el impulso para construir tu patrimonio.

  

Matías Daghero

Presidente de Closing Bell Advisors