https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Enemigos pero no tanto “Es correcto todo lo que dice Milei”: El pasado libertario de Alberto Fernández

 Mientras aseguraba a quien lo quiera oír que Cristina Fernández de Kirchner estaba vinculada a las peores causas de corrupción y era la responsable de personajes como Amado Boudou y Ricardo Jaime, el ahora presidente no ahorraba elogios para el economista libertario.


Corría el año 2018, y el por entonces ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner se había distanciado de su espacio político en malos términos. Quien hasta hace poco había sido su jefa política ahora era su enemiga, y no ahorraba en frases que lo identificaran con todo lo que se oponía al kirchnerismo.

Durante el mes de febrero de aquel año, quien paseaba por los pasillos de televisión nacional era el excéntrico economista Javier Milei, quien presentaba una y otra vez su postura liberal. Como no podía ser de otra manera, no dejó pasar la oportunidad de una entrevista en el piso de Crónica TV.

En la misma, Milei aseguró que el gobierno de Mauricio Macri tenía la intención de reinstaurar una sociedad “pre-peronista”, asociada a la década del 30. “Quieren restaurar la situación que tenía el país en la década del 30. Era un estado facista, en el que había empresarios que se aliaban con el estado para perjudicar a los trabajadores. Hoy lo que uno ve es que el avance que está teniendo el gobierno nacional es consistente con volver a ese equilibrio del 30”.

Lejos de la postura que sostiene hoy, Alberto Fernández se lanzó inmediatamente a las redes sociales para apoyar a Milei. “¡Impactante lo de Milei! Es correcto todo lo que dice”, aseguró. En respuesta, el economista se volcó a Twitter en donde arrobó al ahora presidente: “¡Muchas gracias, profesor!”, exclamó.

Los tiempos de camaradería se terminaron. Milei, a su particular manera, se mantuvo en su carril de la libertad financiera y el libre mercado. Fernández, por su parte, hizo un sorpresivo giro de 180 grados y se volvió el compañero de fórmula de Cristina Kirchner.

El último cruce entre ambos fue tras el viaje que el presidente llevó adelante a Rusia y China. “No puedo creer las estupideces que dice”, aseguró el economista. Aunque, en la práctica, existe una simbiosis entre ambos que lleva a que se precisen para subsistir electoralmente. 



(www.REALPOLITIK.com.ar)