https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bajar impuestos a pagos con tarjetas y combatir efectivo

 La Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) propuso bajar impuestos en pagos con tarjetas para combatir el efectivo.

Adeba presentó un informe con múltiples propuestas para promover la gradual sustitución del dinero en efectivo por dinero digital.

Entre otras, estas propuestas incluyen bajar impuestos como las percepciones de Ingresos Brutos, IVA y Ganancias.

Para pagos con tarjeta de crédito o débito, y bajar el arancel de débitos y créditos en cualquier operación de menos de $ 1 millón.

Se trata de la Iniciativa Dinero Digital en Argentina (IDDA), que presentó el presidente de la asociación, Javier Bolzico.

Y que pretende incentivar el proceso de digitalización de los pagos de la mano de una interacción entre el sector privado y público.

Para así revertir situaciones que favorecen el dinero en efectivo.

Según estimaciones de Adeba, en marzo 2022 se extrajeron de $ 1,5 billones en efectivo de los bancos.

De los cuales $ 900.000 millones salieron de cajeros automáticos y $ 600.000 millones en retiros por ventanilla en sucursales.

Esto equivale a 1,5 piscinas olímpicas llenas con billetes de $ 1.000 y un peso de 1.500 toneladas, sólo en un mes.

«Durante 2020, sólo los gastos en materiales para emisión monetaria, ascendieron a U$S 118 millones”.

“A esto se debe adicionar los gastos de atesoramiento, transporte y destrucción del efectivo”.

“Mientras que la huella de carbono que por año causa el uso del efectivo en argentina es equivalente a tener 20 millones de lámparas encendidas un día o que un auto realice 1.000 vueltas a la tierra», aseguró Adeba.

Por ello, las propuestas para reducir el efectivo incluyen cambios impositivos.

Así como también límites a operaciones en efectivo, mejoras en los sistemas de pagos.

Y la promoción de uso de dinero digital en transacciones y la reducción del costo de la administración del efectivo, entre otras.

Una de ellas apunta a reducir de 0,6% a 0,3% el impuesto al cheque en las transferencias que no involucran dinero en efectivo.