https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reino Unido: Joven abogado murió después de recibir la vacuna AstraZeneca

 Traducido de DailyMail por TierraPura.org

Un abogado recién graduado murió trágicamente de un raro coágulo de sangre semanas después de tomar la vacuna Covid de AstraZeneca, según se ha informado en una investigación.

Oli Akram Hoque, de 26 años, de Ilford, recibió una dosis de la vacuna el 19 de marzo del año pasado antes de sufrir dolores de cabeza cada vez más “insoportables”.

Su estado se deterioró y provocó su muerte en el Queen’s Hospital de Romford, el 15 de abril de 2021, un mes antes de su 27º cumpleaños.

En su declaración escrita ante el Tribunal de Instrucción del Este de Londres, el padre de Oli, Bablul Hoque, describió a su hijo como “brillante, inteligente y ambicioso”, recordando su impresionante currículum, que incluía trabajos en el Arsenal FC y en la Oficina de Atención al Ciudadano. 

El Sr. Hoque dijo que el graduado de la City University se había vacunado en Ilford, donde vivía con ambos padres, y “posteriormente se quejó de dolores de cabeza”.

El regulador médico británico recomendó a principios de abril que los menores de 30 años recibieran una alternativa a la vacuna de AstraZeneca, cuando quedó claro que los más jóvenes corrían un mayor riesgo de sufrir coágulos. 

Un total de 79 británicos han muerto con coágulos de sangre que se cree que han sido causados por la vacuna de AstraZeneca después de haber sido vacunados con ella, de entre unos 50 millones de dosis.

La vacuna puede desencadenar una reacción en cadena que hace que el organismo confunda sus propias plaquetas sanguíneas con fragmentos de virus.  

Por razones que los científicos aún están investigando, el organismo confunde estas plaquetas con una amenaza y produce anticuerpos para combatirlas.

La combinación de las plaquetas y los anticuerpos que se aglutinan conduce a la formación de peligrosos coágulos de sangre. 

El Sr. Hoque dijo que Oli había acudido al Centro de Tratamiento Urgente situado en el Royal London Hospital diez días antes de su muerte, el 5 de abril. Sin embargo, afirma que “le dieron el alta sin un diagnóstico ni estudios adecuados” con una inyección para que dejara de estar enfermo. 

Dice que Oli “pidió que le hicieran un escáner, pero su petición fue rechazada”. 

Más tarde, Oli sufrió un ataque y fue trasladado al Queen’s Hospital, donde un escáner identificó un coágulo de sangre, por lo que se le administraron anticoagulantes. Posteriormente murió en el hospital.

El único antecedente médico de Oli era un diagnóstico de asma infantil, sin mención de migrañas

El Sr. Hoque dijo: “La noticia me dejó devastado. No puedo aceptar el hecho de que mi hijo Oli ya no está con nosotros. Sólo tenía 26 años y toda una vida por delante.

Todo el mundo le echa de menos. Espero que se tengan en cuenta todos los efectos adversos. Espero sinceramente que las autoridades tomen todas las medidas posibles para asegurarse de que esto no le ocurra a nadie más en el futuro”.

La juez de instrucción Nadia Persaud llamó entonces a la hermana de Oli, Anika Hoque, para que declarara. 

Recordando el período justo después de la vacunación, declaró: “Él dijo que tenía algunos dolores de cabeza, pero no era nada insoportable, era sólo un dolor de cabeza que desaparecería con el tiempo. Pero a medida que pasaba el tiempo el dolor iba empeorando”.

El 5 de abril, la Sra. Hoque recordó que Oli “pasaba la mayor parte del tiempo en la cama”. Continuó: “Le dije un par de veces que no era él mismo, que estaba muy callado, que el dolor de cabeza no parecía desaparecer con las medicinas y los analgésicos. 

Luego, por la noche, le dije que debería ir a A&E. Él también estuvo de acuerdo. Me sorprendió bastante, así que supe que debía ser grave.

Acompañé a Oli al Royal London Hospital el 5 de abril. Llegamos al hospital y, a pesar del insoportable dolor de cabeza que sufría Oli, esperamos entre 20 y 30 minutos antes de que entrara una enfermera y enviara a Oli a otro departamento. Era muy lento.

‘Increíblemente, nos mantuvieron esperando durante lo que me parecieron las peores horas de mi vida, seguimos viendo pacientes que fueron atendidos y dados de alta inmediatamente’.

Dijo que finalmente fueron atendidos y Oli explicó que había estado sufriendo “fuertes y constantes dolores de cabeza”. Añadió: “Oli mencionó que había vomitado sangre y que se sentía mareado cuando se ponía de pie y que nunca antes había sufrido dolores de cabeza de este tipo”. 

Durante la conversación, dijo que el médico le preguntó si había tomado la vacuna y él confirmó que había tomado la vacuna de Astra-Zeneca “muy recientemente”.

En su intervención ante un tribunal en el que había 13 abogados que actuaban en nombre de varios organismos sanitarios, la Sra. Hoque dijo: “Sugerí al médico que le hiciera un escáner de la cabeza, pero insistió en que no era necesario y le dio un poco de co-codamol”.

La Sra. Hoque explicó que había consultado los consejos del NHS sobre las cefaleas y que estaba preocupada por su hermano debido a la “aparición repentina” de los dolores de cabeza, que entendía como una “señal de alarma”. 

Confié en que el médico era el que mejor sabía, confié en él en ese momento”, dijo. 

Describiendo la atención del médico como “condescendiente”, añadió: “Como mínimo, parecía tener prisa por darnos el alta”.

Dijo: “Se me saltan las lágrimas y me invaden las emociones cuando recuerdo que íbamos a salir del hospital y Oli se paró y parecía muy confuso, no quería irse sin un diagnóstico adecuado”.

Ella dijo al tribunal que entonces volvieron a la sala de los médicos y a Oli se le ofreció una inyección para su dolor. 

El médico dijo que todo estaba bien y le dio la inyección, dijo que tarda unos 15 minutos en hacer efecto y luego debería estar bien”, dijo.

La Sra. Hoque recordó entonces que abandonó el hospital después de decir que les dejaron solos. Sin embargo, un representante del hospital dijo al tribunal que les dijeron que esperaran. 

“No había ninguna razón para que nos fuéramos”, dijo la Sra. Hoque. Creo que cualquier sugerencia de que Oli se fue es un descuido y un intento de engañar al juez”.

Cerrando su declaración, dijo: ‘La condición podría haber sido diagnosticada si se le hubiese prestado la debida atención. Los jóvenes de su edad se merecen algo mejor. No voy a recuperar a mi hermano. Mis padres no se han recuperado del shock’.

La investigación continúa.

Se cree que la vacuna de AstraZeneca, de fabricación británica, ha salvado alrededor de un millón de vidas de Covid y fue la columna vertebral del despliegue inicial del Reino Unido a principios de 2021, lo que le ayudó a convertirse en el país más vacunado de Occidente.

Pero las preocupaciones sobre los coágulos vieron su restricción en menores de 40 años en el Reino Unido en la primavera y llevó a las vacunas de Pfizer y Moderna a ser favorecidas para los adultos jóvenes y como refuerzos. 

En muchos países europeos se prohibió rotundamente y en Estados Unidos se decidió no comprar ni una sola dosis.

La primera investigación sobre una muerte relacionada con la vacuna de AstraZeneca concluyó en septiembre del año pasado.

Alpa Tailor, londinense de 35 años y madre de dos hijos, sufrió un derrame cerebral una semana después de recibir la vacuna, con síntomas como dificultad para hablar y caída de la cara. Murió dos semanas después. 

En otro caso, la madre de dos niños, Michelle Barlow, de Wigan, murió de coágulos de sangre 16 días después de recibir su primera dosis de la vacuna. Los médicos diagnosticaron inicialmente sus síntomas como gastroenteritis. 



tierrapura