https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La lesión causada por la vacuna COVID pone fin a 20 años de carrera de un cirujano

 


En una entrevista en el programa "The People's Testaments" de CHD.TV, el Dr. Joel Wallskog describió cómo se le diagnosticó mielitis transversal tras recibir la vacuna Moderna COVID-19, y por qué ahora dedica su tiempo a ayudar a otras personas dañadas por la vacuna.

Fuente: childrenshealthdefense.org

El Dr. Joel Wallskog fue una vez un exitoso cirujano ortopédico. Especialista en prótesis articulares durante 20 años, tenía una amplia y concurrida consulta en Wisconsin, donde atendía a casi 6.000 pacientes al año.

Lleva casado con su novia de la universidad desde hace casi 30 años y es padre de cuatro hijos, y Wallskog dijo que ha tenido una vida “fantástica”. Disfrutaba de su carrera y la compaginaba con pasar tiempo libre de formas divertidas y activas con su familia.

Pero la vacuna Moderna COVID-19 cambió su vida para siempre, dijo Wallskog. Su salud se deterioró rápidamente y su carrera llegó a su fin.

Recientemente contó su historia a Stephanie Locricchio, coordinadora de defensa de “Children’s Health Defense”(CHD), en el programa “The People’s Testaments” de CHD.TV.

En septiembre de 2020, dijo Wallskog, miembros del personal en la clínica a la que él remitía a sus pacientes comenzaron a enfermarse de COVID-19. Él no se sintió enfermo (“tal vez en retrospectiva tuve una secreción nasal durante un par de días”, dijo) pero se hizo una prueba de anticuerpos, que fue positiva.

Cuando un amigo cercano enfermó de COVID-19 y tuvo que ser intubado, Wallskog decidió que debía vacunarse, a pesar de sus reservas.

“Formaba parte del sistema sanitario. Creía en el sistema”, dijo a Locricchio.

Aun así, Wallskog dijo: “Tuve algunas reservas. Algo no me parecía bien. Acababa de pasar la COVID, había demostrado que tenía anticuerpos… tenía inmunidad natural… Pero, volvía a repetirme de nuevo, yo era parte del sistema en el que confiaba”.

Se puso la vacuna a través de su empresa, uno de los 10 mayores sistemas sanitarios del país. A pesar de ello, cuando se puso la inyección, “no hubo ningún papeleo, no se me preguntó mi historial, no hubo ningún formulario de consentimiento, no hubo nada”, dijo.

Una semana después, los pies de Wallskog se entumecieron. Entonces empezó a tener “sensaciones eléctricas” por las piernas cuando inclinaba la cabeza hacia delante. Comparó la sensación con “meter el dedo en un enchufe”.

Cuando empezó a tener problemas para mantenerse en pie, pidió una resonancia magnética de urgencia y se descubrió que tenía una lesión en la médula espinal.

Un neurólogo le diagnosticó mielitis transversal, un trastorno causado por la inflamación de la médula espinal. La mielina es la cubierta protectora de los nervios y, sin ella, los impulsos eléctricos no se transmiten correctamente, lo que provoca la pérdida de sensibilidad y movilidad.

Wallskog señaló que se le diagnosticó rápidamente porque es médico. “Al estar en el sistema sanitario, puedo navegar por el sistema en formas que no mucha más gente puede”, dijo.

“Por eso me preocupan tantas lesiones de [otras personas] que van a tardar meses en diagnosticarse. Si los proveedores no saben qué buscar, [otras personas] puede que nunca reciban un diagnóstico”.

A pesar de los diversos tratamientos y del reposo, Wallskog sufre dolor y entumecimiento y no puede mantenerse en pie el tiempo suficiente para realizar la operación. Su carrera llegó a su fin a principios de 2021.

“Mire usted los datos por sí mismo”

Wallskog dijo que ahora se siente avergonzado de su profesión.

“Me siento como si me hubieran quitado la venda de los ojos… como si hubiera salido de la rueda del hámster y hubiera dejado de beber el Kool-Aid y hubiera empezado a hacer preguntas”, dijo. “Empecé a buscar. Empecé a hablar con la gente”.

“Mire usted los datos por sí mismo”, aconsejó. “No espere a los medios de comunicación, que tergiversarán cada dato”.

A pesar de lo que nos llevan diciendo desde hace más de dos años, “la ciencia es un proceso dinámico”, dijo:

“La ciencia no es un asunto zanjado. La ciencia es un proceso de exploración, de admitir cuándo te equivocas, de descubrir en qué tienes razón. Se tienen hipótesis, se prueban… se avanza. Y la gente tiene que darse cuenta de ello y no confiar necesariamente en estas personas que se llaman expertos.

“Estoy abierto a aprender y a ver la verdad. Si hay cosas en las que me equivoco, no pasa nada, eso forma parte de la ciencia”.

“Estoy muy agradecida de que digas esto”, dijo Locricchio a Wallskog. “Porque realmente significa algo… eres un ciudadano, eres una persona dañada, pero también eres un médico”.

Wallskog ha tomado cartas en el asunto para ayudar a los demás. “Estamos hartos de esperar a que otras personas hagan lo correcto”, dijo. “Simplemente vamos a hacerlo nosotros mismos”.

Ahora es copresidente, junto con Brianne Dressen, de REACT19, una “organización sin ánimo de lucro basada en la ciencia” que ofrece apoyo financiero, físico y emocional a quienes sufren los efectos adversos de la vacuna COVID-19 a largo plazo.

El sitio web de REACT19 afirma:

“React19 trabaja tanto con pacientes y proveedores como con equipos de investigación. Todos nuestros programas se enmarcan en nuestras 3 categorías de asistencia (financiera, física y emocional).

“Los programas incluyen la financiación, la promoción y el intercambio de la investigación científica pertinente; el acercamiento de los equipos médicos adecuados a los pacientes; la ayuda económica directa; la difusión educativa; y el apoyo a comunidades en las que las personas afectadas puedan empezar a curarse física y emocionalmente.”

El apoyo financiero es importante, dijo Wallskog, pero el reconocimiento de los daños causados por las vacunas es igualmente vital.

Habló con el Dr. Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica (“Center for Biologics Evaluation and Research”, CBER por sus siglas en inglés) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Según Wallskog, “[Marks] dijo en privado: ‘Reconozco estos daños’, pero no los reconocerá públicamente”.

“Se trata de una cita en vídeo”, dijo Wallskog. “Y yo dije: ‘Bueno, es una pena porque el reconocimiento es importante’”.

Wallskog añadió:

“Sin que los CDC [Centers for Disease Control and Prevention], la FDA [Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.], los [National Institutes of Health] y otros organismos gubernamentales reconozcan estos daños, las enfermedades no se comunicarán a la comunidad sanitaria. Si la comunidad sanitaria no sabe qué buscar… cuando estas personas se presentan [a un médico con sus síntomas], entonces sólo se les da luz de gas, haciéndoles sentir inadecuados”, dijo.

“El reconocimiento conduce al desarrollo de protocolos de evaluación y tratamiento para estas personas. Por eso es importante… Y lo otro es apoyar a estas personas. Y eso es lo que espero hacer a través de REACT”.



tierrapura