https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El lobby de los magnates argentinos eligió a sus invitados y alimentó la interna de Juntos por el Cambio

 La última edición del foro de Llao Llao tuvo a tres presidenciables y redobló las especulaciones por aquellos políticos que no invitó


El pronunciamiento de Juntos por el Cambio de anular cualquier puente con Javier Milei dejó malheridos en distintos rincones de la coalición opositora. Para una parte mayoritaria de la UCR junto a la Coalición Cívica la decisión está tomada, pero para el PRO todavía no está todo dicho. Revertir la decisión llevará tiempo, pero cuando la controversia interna de JxC alumbraba en los medios, el establishment organizó un evento que empoderó a tres protagonistas de la interna opositora, como el ex presidente Mauricio Macri, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y el economista de ultraderecha Javier Milei. En la lista no apareció ningún invitado del radicalismo, conducido por Gerardo Morales, ni de la CC, fundada por Elisa Carrió.

El encuentro fue organizado por el empresario Eduardo Elsztain en el hotel que posee en Bariloche. Exclusivo como pocos foros de lobby empresario, esta vez concentró a una treintena de CEO's que también escucharon al ministro de Economía, Martín Guzmán. A diferencia de otras ediciones, esta vez concentró más centralidad a partir de la filtración del contenido de algunas charlas.

Por accidente o a propósito el foro sumó impacto político, especialmente por la presencia de empresarios como Marcos Galperín, de Mercado Libre, que decidió dejar Uruguay por unos días para escuchar a los oradores invitados. 

Para Juntos por el Cambio dejó un mensaje muy claro que reverbera esta semana: los empresarios más poderosos del país prefieren reclamarle correcciones y precisiones al ex presidente Mauricio Macri, en caso de que quiera pelear por un "segundo tiempo", pero no se muestran muy abiertos, al menos por ahora, de la prédica que expuso el  alcalde porteño Horacio Rodrìguez Larreta, que eligió ese evento para confirmar su precandidatura presidencial para 2023. 

Macri estuvo presente en el Hotel Llao Llao junto a los principales empresarios del país
Macri estuvo presente en el Hotel Llao Llao junto a los principales empresarios del país

¿Qué pasa con el "fenómeno" Milei?

Respecto a Milei las voces del establishment ya susurraron que no son proclives a sostener un experimento ideológico en un momento crítico como este. Al ex economista de Aeropuertos Argentina 2000 ya le pasó algo similar hace un mes, cuando recibió a los representantes de la Mesa de Enlace y los alentó a cortar las rutas. También les habló de su idea de abolir el Banco Central y una parte de los ruralistas pasó del entusiasmo al susto. 

La decisión de elegir los invitados tuvo mucho impacto en un momento incómodo de JxC por los tironeos internos respecto a Milei. El PRO llevó a dos de sus tres presidenciables, porque la titular del partido, Patricia Bullrich, no fue invitada y es la más cercana al economista de ultraderecha. De hecho, la titular del PRO realizó dos visitas a Estados Unidos en un mes para afianzar su proyecto presidencial. Pero no aparece en el radar de los magnates argentinos que quieren escuchar a quienes consideran presidenciales. Esa decisión no alcanzó a Bullrich, ni a Morales, ni a Carrió

Los invitados hablaron a veces en privado con

Eduardo Elsztain, CEO de Irsa
Eduardo Elsztain, CEO de Irsa

, CEO de IRSA, la firma que posee el 50% del hotel. Los empresarios que asistieron a escuchar a los expositores fueron  Galperín, Agustin Otero Monsegur, Carlos Miguens, Federico Braun, Guibert Englebienne, Karina Román, Luciano Nicora, Martin Migoya, Roberto Murchison, Sebastian Bagó y Veronica Andreani.

En ese contexto se proyectan las diferencias que quedaron al desnudo el miércoles pasado en la última reunión de la Mesa Nacional de JxC, donde los socios opositores decidieron cortar cualquier acercamiento electoral con Milei y firmaron un comunicado donde lo consideran una amenaza que busca dividir a la coalición. Desde que se tomó la decisión, los principales dirigentes del macrismo comenzaron a despegarse. Bullrich fue la primera en hacerlo, pero como parte de un operativo que busca bajarle un tono a las críticas contra el economista de ultraderecha y no mencionarlo más. Detrás de ese intento para suavizar el trato, Bullrich buscará que el corte de los puentes con Milei no se extienda hasta el año que viene, sino que se diluya al calor de las necesidades electorales del año que viene. 


Carrió y Morales ya plantearon que la decisión adoptada es irreversible y pone en duda las chances del sector del PRO que buscará recomponer con Milei. Sin embargo, en ese debate interno sobre qué hacer con la fuga de votos por derecha, el lobby empresario ya comenzó a marcar la cancha.



iprofesional