https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

500.000 alemanes resultan gravemente afectados por las vacunas Covid, según datos de importante hospital

 Traducido de ChildrensHealthDefense.org por TierraPura.org

Investigadores de Charité Berlín, el principal hospital de Alemania y uno de los más grandes de Europa, anunciaron un alto índice de efectos secundarios graves de la vacuna COVID-19 que duran meses o más, según una encuesta realizada a unos 40.000 alemanes.

Algunos aspectos destacados:

1. Los investigadores calculan ocho efectos secundarios graves por cada 1.000 personas vacunadas, en comparación con los 0,2 estimados por el Instituto Paul Ehrlich (PEI), el organismo de control de vacunas de Alemania.

2. Esto equivale a un factor de subnotificación (URF) de 40 veces, que es casi exactamente el mismo que el URF del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de Vacunas (VAERS) estimado por Steve Kirsch.

3. El investigador principal del estudio, el Dr. Harald Matthes, estimó que medio millón de alemanes experimentaron efectos secundarios graves tras la vacunación. Los resultados del estudio indican que hasta el 80% de las personas con reacciones graves se recuperan en un plazo de tres a seis meses, pero para el 20% los síntomas persisten.

Esto equivale a 100.000 alemanes que sufren actualmente efectos secundarios graves a largo plazo. Esto significa que el 0,16% de las personas vacunadas siguen sufriendo efectos secundarios graves más de seis meses después de la vacunación.

4. Esto es una gran vergüenza para el IPE, que ha mantenido todo el tiempo que está haciendo un seguimiento exhaustivo de los efectos adversos de las vacunas y ha denunciado como “antivacunas” a cualquiera que cuestionara las cifras oficiales.

5. Matthes hizo un llamamiento al gobierno para que se tome en serio a las personas que reclaman lesiones por vacunas y para que proporcione atención ambulatoria específica a los lesionados por vacunas.

Señaló que la mayoría no ha podido encontrar ayuda en el clima médico actual, que desaconseja fuertemente hablar de los daños causados por las vacunas y que básicamente no tiene ni idea de cómo ayudar a los lesionados por las vacunas.

Matthes también pidió que se permita a los médicos hablar abiertamente de las lesiones por vacunas para que puedan desarrollar tratamientos sin miedo a ser denunciados como “antivacunas.”

6. Matthes observó una gran similitud entre muchos de los síntomas del llamado “COVID largo” y la lesión por vacuna y cree que los tratamientos para el COVID largo pueden ser útiles para abordar la lesión por vacuna.

Para más información sobre esto, véase mi presentación en la reunión científica abierta de PANDA sobre una teoría unificada de la susceptibilidad al COVID y las lesiones por vacunas COVID-19.

7. Alemania ha creado clínicas ambulatorias dedicadas al COVID de larga duración, a las que pueden acudir los lesionados por vacunas. Pero hay un problema: demasiadas lesiones.

De este artículo:

“El ambulatorio especial del Hospital Universitario de Marburgo es un ejemplo destacado de ello. En realidad, los empleados querían investigar sobre el Covid, pero ahora atienden sobre todo a pacientes con graves efectos secundarios de la vacunación.

“En el ambulatorio especial de Marburgo se reciben ahora entre 200 y 400 correos electrónicos de afectados, y la lista de espera incluye a unos 800 pacientes.

“El problema aquí, sin embargo, es que la demanda supera con creces la oferta. Necesitamos más ambulatorios, están lejos de ser suficientes”, subraya Matthes en el informe del MDR. [Hay que tener en cuenta que el tratamiento ambulatorio en alemán se traduce mecánicamente en “ambulancias” en inglés]”.

8. Esta historia es enorme. Es como si los investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard se presentaran y anunciaran que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estaban subestimando la tasa de eventos adversos graves por un factor de 40, que las lesiones por vacunas son reales, que los lesionados por vacunas deben ser tomados en serio y tratados, y que los médicos deben poder expresar sus opiniones abiertamente sin temor a represalias para que se puedan desarrollar tratamientos para los lesionados por vacunas.

9. En esta entrevista, se le pregunta a Matthes sobre Andreas Schöfbeck, el ejecutivo de la compañía de seguros que fue despedido tras plantear su preocupación por los daños causados por las vacunas basándose en los datos de los reclamos.

“Debería haber dicho que hay una pista aquí, pero que la causalidad aún tiene que ser verificada. No estaba del todo claro si estaba hablando políticamente, o si simplemente estaba haciendo su debida diligencia y diciendo: Aquí hay una señal que necesita ser investigada más a fondo, por favor. Esa pequeña diferenciación le costó el puesto.

“Pero si luego se observa cómo se pinta actualmente el blanco y negro en público y con qué vehemencia se intercambian ciertas opiniones sin que haya hechos, entonces te das cuenta de lo injustamente que fue castigado por algo que quizá no fue redactado con mucho cuidado”.

Se nota que Matthes es muy cauto en la elección de sus palabras, pero difícilmente se puede justificar el despido de Schöfbeck alegando que no fue lo suficientemente cauto en sus declaraciones. (Apostaría dólares a que lo habrían despedido aunque su declaración estuviera redactada con más cuidado).

10. Curiosamente, Matthes afirma que la tasa de ocho por cada 1.000 sucesos graves “se corresponde con lo que se conoce de otros países como Suecia, Israel o Canadá”. Por cierto, incluso los fabricantes de las vacunas ya habían determinado valores similares en sus estudios.”

¿Es esto cierto? Mi experiencia en Israel dice que no lo es. Tal vez haya algún margen de maniobra, ya que, según este artículo, el estudio define los “acontecimientos graves” como “síntomas que requieren tratamiento médico y duran varias semanas o meses”.

Que yo sepa, ningún estudio o dato salido de Israel ha hecho un seguimiento de los eventos graves según esa definición. Si alguien sabe con qué datos se está comparando, en Israel o en otro lugar, por favor, háganoslo saber en los comentarios.

11. Por supuesto, hay muchos sesgos posibles en la metodología de la encuesta. Desgraciadamente, no he podido encontrar ningún detalle sobre la metodología de la encuesta, así que una discusión más completa al respecto tendrá que esperar a otra ocasión.

Una cosa es segura: Las personas que murieron a causa de la vacuna no pueden responder a una encuesta, así que la investigación no tiene nada que decir sobre esta cuestión.

Aquí están los enlaces a algunos de los artículos que he encontrado sobre esta historia en la prensa alemana convencional: 1, 23, 4. La traducción automática es más que útil.

Y aquí hay un vídeo (de nuevo en alemán) de una emisora alemana convencional sobre las lesiones causadas por las vacunas, que incluye una entrevista con Matthes. No hay traducción posible.


tierrapura