https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

WealthTech: la tendencia que busca democratizar la banca y no para de crecer en la Industria Financiera


Se trata de una subcategoría de Fintech que apuesta a hacer más accesible para los usuarios los servicios relacionados a las inversiones. En la última década, este fenómeno registró un crecimiento de más del 400% en la región y, en el último año, las aplicaciones de mayor crecimiento alcanzaron a facturar cerca de 930 millones de dólares.


 

En la actualidad, la industria financiera enfrenta el gran desafío de aumentar el grado de educación financiera, especialmente en Latinoamérica en donde - en promedio - más del 60% de las personas no ahorra o lo hacen de manera informal, y la mitad de los que sí pueden no logran juntar 100 dólares por mes. En este escenario, las WealthTech empezaron a ganar terreno en la última década como el camino para democratizar la banca, debido a que brindan herramientas digitales fáciles de usar y de bajo costo que permite a todos los usuarios identificar la mejor forma de invertir sus ahorros, así como gestionar su patrimonio de manera online.

“La pandemia aceleró la evolución de muchas industrias y la financiera no fue la excepción. Las personas comenzaron a demandar en mayor medida el acceso a servicios que sólo pertenecían a los grandes capitales, por eso, este tipo de empresas aumentaron su desarrollo y lograron consolidarse, convirtiéndose en herramientas esenciales para gestionar las finanzas e inversiones”, asevera Julián Colombo, CEO de la Fintech N5 Now, al remarcar que de acuerdo a Insider Intelligence en el tercer trimestre de 2021 las WealthTech fueron la única subcategoría de Fintech en alcanzar un récord de 132 acuerdos financieros a nivel mundial.

En la región, para fines de 2021 había unas 222 WealhTech, de las cuales las nueve de mayor crecimiento alcanzaron a facturar unos 928 millones de dólares; en Argentina, actualmente se registran siete compañías. Pero la mayor concentración de esta subcategoría se observa en EE.UU. y en Asia donde, en este último caso, tuvieron un aumento del 2.893% en la financiación entre fines del 2020 y comienzos del 2021, con una recaudación total de 449 millones de dólares en el primer trimestre del año pasado.

Entre los múltiples servicios que ofrecen las WealthTech, se destacan dos dirigidos al consumidor final: las plataformas o brokers online, que se usan para comprar y vender acciones u otros activos financieros, y los Robo Advisors que “son chatbots que asesoran, ofrecen opciones siguiendo reglas lógicas y realizan un gran número de transacciones de forma automática y accesible”, señala el directivo.

A nivel profesional, existen los enfocados en el análisis de datos financieros, herramientas para la inversión y diferentes softwares para las gestiones financieras e insights de los mercados.

Si bien esta evolución en la industria financiera trae consigo un sinfín de beneficios como la reducción de los costos, la mejora de procesos internos y externos, el aumento de la rentabilidad y nuevos modelos de negocio que apuestan a la inclusión financiera, el economista con más de 20 años de trayectoria en el sector advierte que la regulación de inversiones es muy específica y diferente para cada país. Este escenario obliga a las fintech a realizar un gran esfuerzo de “localización” al cambiar de geografía, perdiendo eventualmente las ventajas competitivas que tenía en su lugar de origen.

En esta línea, otro desafío al que deben hacer frente es la preferencia de los clientes a adoptar una fintech que les da dinero (crédito) a una que les cuida el dinero (inversión). “En toda crisis o aumento de inestabilidad se produce un ´flight to quality´ en la que las empresas menos reconocidas o sólidas ven sus saldos fugarse hacia bancos más seguros, lo que puede provocar riesgos de liquidez”, aclara.

Lo cierto es que la transformación digital continuará desafiando a la industria y las WealthTech serán protagonistas de esta revolución “ya que hay un gran espacio en el mercado para fintechs que ofrezcan productos de ahorro e inversión simples y con una excelente experiencia de usuario, así como para aquellas que agreguen productos diversos como supermercados de la inversión, en donde sea posible adquirir fondos de muchas instituciones diferentes, con precios transparentes y comparables”, concluye Colombo.