https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Trabajadores sanitarios griegos iniciaron huelga de hambre: “No necesitamos un pasaporte de vacunas para ser libres.”

 Traducido de EuropeReloaded por TierrPura.org

Redacción de ER: Los griegos son, en general, mucho mejores en las interminables protestas públicas que probablemente cualquiera, pero los trabajadores de la sanidad en Grecia nos recuerdan que muchos países de la UE tienen sectores de la población (de la sanidad) exactamente en la misma situación: se les niega el derecho fundamental a trabajar, a ganarse la vida. 

A los lectores les puede interesar esta pregunta planteada en el Parlamento de la UE por el eurodiputado Emmanouil Fragkos el 11 de enero de 2022 a la Comisión de la UE:

Muchos trabajadores sanitarios griegos están buscando empleo fuera de Grecia en un momento en el que la demanda de sus servicios en ese país es generalmente alta, debido al alto porcentaje de personas mayores y al número de turistas, con muertes por COVID-19 en Grecia que lamentablemente ya superan las 20.000.

Para colmo, 6.412 trabajadores sanitarios griegos no vacunados han sido suspendidos de su trabajo, es decir, 5.594 trabajadores de hospitales, 818 de atención primaria y 500 de urgencias.

El Gobierno griego se niega a reincorporarlos hasta marzo de 2022 [que ahora se ha ampliado hasta el 31 de diciembre de este año, como se informa más abajo] y busca sin éxito personal de sustitución. Dado que la eficacia del servicio nacional de salud griego se está viendo comprometida, la Federación Panhelénica de Empleados de Hospitales Públicos pide ahora su reincorporación sujeta a pruebas rápidas diarias.

La Carta de los Derechos Fundamentales (artículo 3) hace referencia al “consentimiento libre e informado de la persona interesada, según los procedimientos establecidos por la ley”. También establece (artículo 31) que “todo trabajador tiene derecho a unas condiciones de trabajo que respeten su … dignidad”.

El punto 7.3.1 de la resolución 2361(2021) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa afirma que “la vacunación no es obligatoria y que nadie está sometido a presiones políticas, sociales o de otro tipo para vacunarse si no lo desea”.

En vista de ello,

¿Considera la Comisión que la protección de la vida, de conformidad con el artículo 6 del TFUE, debe prevalecer sobre las medidas coercitivas para promover la vacunación?

¿Recomienda la reincorporación del personal sanitario al menos de forma temporal?

Los trabajadores sanitarios griegos inician una huelga de hambre: “No necesitamos un pasaporte de vacunas para ser libres”

Cuando la huelga de hambre para protestar contra la obligación de vacunarse contra el COVID-19 en Grecia entró en su decimoséptimo día, un trabajador sanitario suspendido dijo ayer a una multitud de manifestantes en Atenas: “no necesitamos un pasaporte de vacunas para ser libres”.– MICHAEL NEVRADAKIS, Doctor en Filosofía.

Ante el edificio del Parlamento griego, Zoe Vagiopoulou, una de las huelguistas de hambre, pronunció un discurso que causó sensación en las redes sociales griegas.

Vagiopoulou dijo:

“Llevamos 17 días en huelga de hambre por el derecho al trabajo. El trabajo es un derecho que nadie nos puede negar. Somos 7.500 familias [en referencia al número de trabajadores sanitarios que permanecen suspendidos] fuera del sistema público de salud, al que han cotizado nuestros padres y abuelos pero del que estamos excluidos por decisiones permanentes que vulneran la ley y el orden constitucional.”

Vagiopoulou es una de las cinco trabajadoras sanitarias griegas que se sumaron a una huelga de hambre el 21 de marzo para protestar por su suspensión y las continuas restricciones relacionadas con la COVID.

El Ministerio de Sanidad griego suspendió sin sueldo a todos los trabajadores sanitarios que no cumplieron el plazo del 1 de septiembre de 2021 para la vacunación obligatoria del personal médico contra la COVID y que no recibieron una dosis de refuerzo antes del 31 de marzo.

Muchos de los aproximadamente 10.000 trabajadores sanitarios que no se vacunaron han organizado protestas continuas en lo que ha sido la oposición más consistente y sostenida a las restricciones impuestas por el gobierno de Grecia, medidas reconocidas como las más estrictas de Europa.

En una entrevista con The Defender, Argyri Kagia, una radióloga a la que se le impidió trabajar en un hospital de Atenas desde el 1 de septiembre de 2021 por negarse a recibir las vacunas, habló de la huelga de hambre y las protestas.

Kagia dijo que cinco trabajadores de la salud, todos ellos identificados únicamente por sus nombres de pila -Lambros, Nikos, Pericles, Sofía y Zoe Vagiopoulou- fueron los participantes originales.

Describió su motivación para iniciar una huelga de hambre como “una decisión personal” y “un último esfuerzo para ser escuchados”.

Desde que comenzó la huelga de hambre, dijo Kagia, los trabajadores suspendidos han establecido una presencia permanente frente al Ministerio de Sanidad griego “todos los días y noches por turnos”.

También se organizan protestas y marchas “hacia varios ministerios y organismos públicos”.

¿Los funcionarios del gobierno no se dejan intimidar por las protestas?

La huelga de hambre representa una nueva fase de protestas sin precedentes contra los mandatos y restricciones relacionados con el COVID.

Tal vez el equivalente más cercano sea la huelga de hambre iniciada en septiembre de 2021 en Niza (Francia) por dos trabajadores de hospital -Christophe Nait, asistente de atención de urgencias, y Thierry Paysant, oficial de seguridad contra incendios- en protesta por el mandato de vacunación de Francia.

Sin embargo, Nait y Paysant pusieron fin a su huelga en octubre de 2021. Paysant declaró a los medios de comunicación franceses que “después de un mes, es inútil, la gente se acostumbra y a nadie le importa”, y añadió que un representante del Estado francés les dijo que eran “los daños colaterales” del mandato de vacunación.

Las acciones del gobierno griego en respuesta a la huelga de hambre y las protestas indican que puede tener una opinión similar de los trabajadores sanitarios no vacunados.

El 30 de marzo, durante una marcha hacia el Parlamento griego, la policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes, incluidos los cinco huelguistas de hambre en silla de ruedas, uno de los cuales resultó herido.

El incidente se grabó en vídeo y se difundió en las redes sociales griegas, aunque el medio de comunicación que publicó inicialmente el vídeo en Internet lo retiró posteriormente sin dar explicaciones.

A diferencia del personal sanitario, la policía está exenta de la obligación de vacunación en el lugar de trabajo en Grecia.

Más tarde se vio a la policía antidisturbios protegiendo al ministro de Sanidad griego, Thanos Plevris -conocido por sus antiguos vínculos con la extrema derecha-, durante una visita el 4 de abril al hospital de Thriasio, en las afueras de Atenas.

Según Kagia, “los medios de comunicación más importantes y conocidos [de Grecia] no han informado” sobre la huelga de hambre.

Como ya informó The Defender, los medios de comunicación griegos han recibido 40 millones de euros (43,6 millones de dólares) en subvenciones estatales desde 2020, supuestamente para ayudar a mantener a flote los medios de comunicación en dificultades.

La financiación es ampliamente vista en Grecia como una forma de fomentar la cobertura favorable de la respuesta de mano dura del gobierno a la COVID.

Kagia dijo a The Defender que, a pesar de las continuas protestas, el gobierno griego votó el 30 de marzo para ampliar hasta el 31 de diciembre la suspensión de los trabajadores sanitarios no vacunados, que debía expirar el 31 de marzo.

Hasta ahora, el gobierno griego se ha abstenido de despedir directamente a los trabajadores, a pesar de las amenazas de hacerlo.

Sin embargo, sin salario ni capacidad de trabajo, están esencialmente desempleados, “sin cotizaciones para la pensión” y la mayoría “sobreviviendo con fondos prestados y con la ayuda de familiares y simpatizantes”, según Kagia.

Assimoula Economopoulou, una biopatóloga del hospital Elpis de Atenas que no está vacunada y que participa en las protestas, dijo a The Defender que contrajo la COVID en agosto de 2021, pero que le informaron de que su inmunidad natural, aunque le permitía obtener un pasaporte de la COVID válido hasta marzo de 2022, no sería reconocida a efectos de empleo y que estaba obligada a vacunarse.

Grecia a la cabeza de las restricciones y pasaportes de vacunas

Como ya informó The Defender, Grecia fue el segundo país europeo, después de Austria, en imponer un mandato de vacunación a segmentos del público en general, exigiendo a todos los mayores de 60 años que se vacunen antes del 15 de enero o se enfrenten a una multa mensual de 100 euros (109 dólares), una suma importante en Grecia, donde la pensión media mensual es de 722 euros (787 dólares).

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad griego reveló que la imposición de la multa se suspendería a partir del 15 de abril, y que la medida se “revisará” en septiembre.

El gobierno griego también anunció que las segundas dosis de refuerzo, utilizando exclusivamente vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna), estarían disponibles para los mayores a partir del 7 de abril.

Las autoridades griegas indicaron que la disponibilidad del segundo refuerzo se extenderá a la población general en septiembre.

La multa mensual no parece haber convencido a la mayoría de los ancianos no vacunados para que se vacunen o incluso para que paguen la multa, ya que se calcula que 500.000 ancianos siguen sin vacunarse o no han recibido la dosis de refuerzo, y sólo el 14% de los multados han pagado.

El pasaporte de vacunas junto con las máscaras, siguen siendo obligatorios en Grecia para acceder a muchos lugares públicos y privados, como restaurantes y la mayoría de los comercios, a pesar de que la fecha inicial de caducidad de los pasaportes es el 31 de marzo.

La mayoría de los demás países europeos y jurisdicciones estadounidenses han levantado estas medidas.

Aunque el gobierno ha insinuado que el mandato de los pasaportes de vacunación podría levantarse después de la Pascua ortodoxa griega (24 de abril), los funcionarios del gobierno no especificaron una fecha exacta.

Como ya informó The Defender, Grecia fue el primer país que propuso formalmente la implantación de pasaportes digitales de vacunas en toda la Unión Europea, y la ampliación de estos pasaportes para incluir la dosis de refuerzo de COVID.

Hasta hace poco, Grecia era el único miembro de la UE que aplicaba un periodo de validez más corto para sus pasaportes de vacunación: siete meses para los vacunados y tres meses para los que tenían una infección previa por COVID, en lugar de nueve y seis meses, respectivamente, en el resto de la UE.

La presión de la UE llevó a las autoridades griegas a igualar el periodo de validez de sus pasaportes en la UE a partir del 2 de abril.

No obstante, las recientes declaraciones de los médicos que componen el comité COVID del gobierno griego -que goza de inmunidad legal- indican que los modelos predicen un nuevo “aumento” en octubre, momento en el que los pasaportes podrían restablecerse “si es necesario”.

A pesar de las estrictas medidas, Grecia ocupa un lugar destacado en casos de COVID y muertes

A pesar de este conjunto de medidas y mandatos continuos, y en el momento de escribir este artículo, Grecia ocupa un lugar destacado en cuanto a casos de COVID por millón de habitantes (el 13º a nivel mundial, el quinto en la UE), y muertes por millón de habitantes (el sexto a nivel mundial, el primero en la UE).

Recientemente, el país ha notificado hasta 76 muertes diarias por COVID, en un país de poco más de 10 millones de habitantes.

El 29 de marzo, por ejemplo, Grecia notificó 28.933 casos de COVID, mientras que ese mismo día Estados Unidos registró 35.343 casos, con una población aproximadamente 33 veces mayor que la de Grecia.

La culpa de este número excesivamente alto de casos y muertes por COVID notificados, según el comité de COVID del gobierno griego, recae en el “segmento de personas no vacunadas en los grupos de edad mucho más avanzada”.

Otros, sin embargo, tienen una explicación diferente.

Economopoulou, en su entrevista con The Defender, destacó el mal estado de los hospitales públicos griegos como un importante factor que contribuye:

El hacinamiento en los hospitales no se debe a COVID. Hay un periodo de espera para las cirugías rutinarias y las citas médicas de rutina, los exámenes y la quimioterapia.

“Cada invierno, la aglomeración en los hospitales debido a la gripe estacional se convierte en una noticia para los medios de comunicación [griegos].

“El sistema sanitario griego se ha desarrollado con los hospitales como núcleo. El ‘médico de cabecera’ apenas existe como institución, mientras que las clínicas médicas regionales y locales tienen poco personal y están mal equipadas.

“Como resultado, la gente acude a los hospitales por cualquier motivo, incluso por un resfriado común, y los hospitales de guardia se llenan en exceso. No disponen de instalaciones suficientes para tratar a tantos pacientes, y falta personal formado y capacitado que pueda tomar medidas para mitigar la propagación de las infecciones hospitalarias.

“Grecia es uno de los países europeos con mayor número de infecciones de este tipo. Los pacientes entubados y que permanecen en las unidades de cuidados intensivos (UCI) durante un periodo prolongado se infectan, y estas infecciones, sobre todo en las UCI, son la principal causa de la mayoría de estas muertes.”

Los equipos médicos de los hospitales públicos, en muchos casos, no se han sustituido desde que se compraron en 2004, durante los preparativos de los Juegos Olímpicos, celebrados en Atenas ese año, dijo Economopoulou.

Como resultado, “la mayoría de estos equipos ya no son fiables y muchos de ellos están obsoletos”, dijo.

Las medidas de austeridad, que llevaron a fuertes recortes en el gasto de la sanidad pública durante la última década, son las culpables, según Economopoulou, que añadió que no ha habido nuevas contrataciones en el sistema de salud pública desde 2016 -las primeras en nueve años-, mientras que el personal médico que se jubiló en los últimos años no ha sido reemplazado.

Como consecuencia, “los hospitales griegos no pueden satisfacer las necesidades de la población del país. No tienen suficiente personal y el existente está sobrecargado de trabajo”, dijo Economopoulou.

Kagia declaró a The Defender que, aunque un “porcentaje relativamente pequeño” de los trabajadores sanitarios no vacunados inicialmente “sucumbió” y volvió a su trabajo, la mayoría no lo ha hecho.

También señaló que los trabajadores médicos no vacunados que han sido suspendidos de sus puestos no han sido sustituidos, a pesar de las promesas del gobierno en sentido contrario, lo que supone una presión adicional sobre el sistema sanitario.

Esta presión se achaca a los no vacunados y se utiliza como justificación para continuar con las restricciones.

Kagia dijo que los trabajadores no vacunados están luchando por algo más que el restablecimiento de sus puestos de trabajo. También reclaman el fin de los mandatos de vacunación y la preservación de la libertad de expresión.

Según Economopoulou, “un número cada vez mayor de trabajadores médicos no vacunados ha llegado a comprender que, aparte de sus circunstancias personales, hay una razón adicional para protestar: preservar el derecho de cada individuo a preservar su integridad corporal y tomar la decisión que considere mejor para sí mismo”.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este artículo son los de los autores y no reflejan necesariamente la opinión de Children’s Health Defense.



tierrapura