https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La semana termina con un nuevo foco de tensión: incertidumbre por el Consejo de la Magistratura

 La semana termina con un nuevo foco de tensión política. El Senado de la Nación aprobó y giró a la Cámara de Diputados el proyecto de ley del Poder Ejecutivo que reforma la composición y el funcionamiento del Consejo de la Magistratura. Sin embargo, la Cámara Baja no llegará a tratarla antes del plazo impuesto por la Corte Suprema y el órgano que selecciona y remueve a los jueces corre el peligro de quedar paralizado.

La votación en el Senado fue ajustada. El proyecto oficialista, que busca dejar a la Corte Suprema fuera del Consejo de la Magistratura, fue aprobada con 37 votos contra 33. El Frente de Todos necesitó del acompañamiento de dos aliados para alcanzar los números.

En diciembre del año pasado, la Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de la ley del 2006 que estableció un Consejo de la Magistratura de 13 miembros.

El máximo tribunal otorgó al Congreso un plazo de 120 días para sancionar una ley que establezca una nueva estructura del organismo o de lo contrario deberá retornar a su composición previa al 2006.

“Transcurrido dicho plazo sin que se haya completado la integración mencionada, los actos dictados por el Consejo de la Magistratura serán nulos”, señaló la Corte en su fallo.

El plazo vence el viernes 15 de abril. Y en el oficialismo de la Cámara de Diputados ya advirtieron que no llegarán a sancionar la ley antes de esa fecha.

«El Senado aprobó el proyecto que modifica el Consejo de la Magistratura. Hay media sanción. Antes del 15 de abril hay que tener una nueva ley. Quedan 4 días hábiles. El tiempo es muy escaso para darle en Diputados un tratamiento responsable a un tema de este calibre«, advirtió el jefe del Frente de Todos en la Cámara Baja, Germán Martínez.

Por un lado, la reforma del Consejo de la Magistratura debería pasar por las comisiones Asuntos Constitucionales y Justicia. Ninguna de las comisiones fue todavía constituida.

Pero más importante, el Frente de Todos no tiene garantizados los votos necesarios para aprobar en el recinto el proyecto de reforma que llegó del Senado: Juntos por el Cambio rechaza la iniciativa y el Frente de Todos tampoco cuenta con el apoyo del peronismo federal.

Así las cosas, se cumplirá la fecha establecida por la Corte Suprema y el Consejo deberá sumar a 7 nuevos miembros, incluido del presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti, como presidente de la Magistratura, algo que el Gobierno busca resistir.

Cristina Kirchner y Sergio Massa, como titulares del Senado y de la Cámara de Diputados, deberían además sumar al Consejo dos representantes parlamentarios, que le corresponderían a la oposición.

La posibilidad de una parálisis del Consejo de la Magistratura complica el delicado terreno judicial, en momentos en que el oficialismo mantiene además la presión sobre la Corte.