https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La "renta inesperada" que jugó el Gobierno para cumplir la meta con el FMI

 

Esta semana se informó que el déficit fiscal del primer trimestre alcanzó los $192.735 millones, una cifra inferior a los $222.264 millones pactados con el Fondo, aunque los especialistas advirtieron sobre la presencia de un "artilugio" contable en uno de los ingresos.


Esta semana el Ministerio de Economía informó que el déficit fiscal primario del primer trimestre alcanzó los $192.735 millones, una cifra inferior a la meta de $222.264 millones acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, este sobrecumplimiento fue cuestionado por algunos analistas debido a la presencia de algunos "artilugios" contables.

Concretamente, un informe de la consultora 1816 señaló que la meta no se hubiese cumplido sin los ingresos registrados bajo el concepto de "rentas de propiedad".

Estos recursos provienen de contabilizar como ingreso corriente a toda la diferencia entre lo captado por emisiones de deuda en pesos y el valor nominal de la deuda emitida, tal como explicó a fines del año pasado en un hilo de twitter Francisco Ballester, director de MindY-Economics.

"Supongamos que hace un año se emitió un bono atado a la inflación. Hoy, solo por la inflación acumulada, ese bono valdría 50% más (según la inflación de diciembre). Si hoy se volviera a emitir, por cada $100 “nominales” ingresarían al estado $150 “efectivos”. Esos $50 se están contando como ingresos corrientes", detalló el economista.

En efecto, en marzo, los $103.235 millones que el Tesoro registró como "Rentas de la Propiedad Netas" casi que igualaron a la diferencia de $104.422 millones que hubo entre el valor efectivo adjudicado y el valor nominal adjudicado de todos los títulos emitidos durante el tercer mes del año.

1816 explicó que este efecto viene creciendo por el peso incremental de los bonos indexados a la inflación (CER), que son los que suele colocarse a precios superiores a los $100 de valor nominal. "Viene siendo usual que el Ministerio de Economía reabra títulos emitidos hace mucho (como bonos CER 2023 y 2024), que por tanto tienen mucho valor técnico (debido a que devengaron mucha inflación)", profundizó.

Esos $103.000 millones explicaron más del 20% de los ingresos corrientes que tuvo el Tesoro, dejando casi el 80% restante para los ingresos tributarios, que suelen ser por lejos la principal fuente de recursos. En 2021 las rentas de la propiedad solo habían representado menos del 3%.

En el primer trimestre, los ingresos por rentas de la propiedad ascendieron a $229.000 millones, de los cuales $122.000 millones correspondieron al Tesoro debido a la contabilización previamente mencionada.

Es decir, sin esos $122.000 millones, el déficit fiscal de los primeros tres meses de 2022 hubiese dado $314.735 millones, por encima de lo pactado con el organismo multilateral de crédito.

"La contabilización no es técnicamente incorrecta. Pero dada la magnitud del número el Gobierno debería ser más transparente a la hora de informarlo. Así como en su momento se quitaron a las utilidades del BCRA del resultado fiscal, esto también debería sacarse en mi opinión", expresó en su momento Ballester.


ambito