https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La inflación se acelera y presiona las tasas

 La aceleración de la inflación vuelve a presionar sobre las tasas Analistas observan la carrera entre el tipo de interés en pesos y el índice de precios.

El miércoles se conoce el IPC de marzo 

Aunque la expectativa inflacionaria de corto plazo subió mucho, los analistas parecen esperar cierta moderación, por eso la tasa de las Leliq no quedó atrasada respecto del IPC a doce meses. Los plazos fijos, sin embargo, sí quedaron corriendo bien por detrás de lo que se espera para los precios.

La suba de la inflación esperada atrasó más la tasa de plazos fijos

Creció la proyección para el IPC y, en la comparación de corto, los plazos fijos quedaron por detrás. La mirada a 12 meses, que estaba en un virtual empate, pasó a quedar un poco por detrás. En cambio, el tipo de interés de las Leliq mantuvo la virtual equivalencia. Para evitar que el ahorro en pesos sea inviable, tras un primer trimestre de tasa negativa, el BCRA deberá ajustar al alza

Aunque la expectativa inflacionaria de corto plazo subió mucho, de la mano también con un incremento en el número de lo que se espera para la totalidad del 2022, para el 2023 los analistas parecen esperar cierta moderación y por eso la tasa de las Leliq no quedó atrasada respecto al IPC a 12 meses. Los plazos fijos, sin embargo, sí quedaron corriendo bien por detrás de lo que se espera para los precios y eso presionará sobre el Directorio del BCRA para que vuelva a ajustar su tipo de interés.

Si la dinámica cambiaria es el principal problema de la economía local, la inflación es un combustible permanente de ese inconveniente. Más allá de que para muchos analistas la clave es que los salarios logren empatarle a los precios, lo cierto es que, al acelerarse el IPC, los instrumentos en pesos terminan generando pérdidas a los ahorristas y los fuerzan a buscar dólares en cualquiera de sus formas, como por ejemplo los paralelos o el consumo de durables. La mirada está puesta en la carrera entre las tasas en pesos, la inflación y un dólar que por ahora no se viene atrasando demasiado.

Hacia atrás, por ahora la tasa perdió a lo largo de todo el primer trimestre

Para medir el precio relativo de las tasas de interés, la comparación con la inflación puede ser hacia atrás, mirando los datos ya ocurridos, o hacia adelante, observando las expectativas del mercado.

Respecto al hacia adelante, el BCRA publicó el REM de marzo, que mostró una fuerte aceleración en lo esperado para el IPC de ese mes, que el Indec publicará este miércoles. Los 41 economistas consultados por el relevamiento dijeron esperar una inflación 1,4 puntos más alta que la que proyectaban un mes antes. Y en cuanto al IPC esperado para el total del 2022, pasaron a esperar 4,2 puntos extra. Ahora ven una de 59,2%. Si se corrobora, será el récord histórico desde la salida de la híper, en 1991.

Para el 2023 proyectan una de «apenas» 47,5%. Una desaceleración que impacta en la esperada para los próximos 12 meses, que es de 55,4%. Ese último número no es demasiado distinto que el 55% que ofrece una Leliq según su Tasa Efectiva Anual (TEA). El economista Martín Polo destacó al respecto: «Viendo lo que espera el mercado, el BCRA tiene argumentos para decir que la tasa está bien. El REM subió la inflación esperada para 2022 de 55% a 60%, pero no modificó la de los próximos 12 meses que la dejó en 55%».

Para el analista financiero Christian Buteler, en cambio, hay que mirar los precios relativos de corto plazo y con el foco en los plazos fijos para el caso de la tasa: «La tasa no hace que me quede en pesos, si mañana tengo que pensar en hacer un plazo fijo a 30 días, se que tengo tasa negativa».

Ahí los plazos fijos siguen ofreciendo 3,6% mensual, tal como lo indica la Tasa Nominal Anual (TNA) piso de 43,5% para los de menos de $10 millones. Bien por debajo del IPC esperado para marzo y abril y, en rigor, para todos los meses hasta pasada la mitad del año, ya que recién en agosto la desaceleración llevará a un empate en 3,6% a la inflación mensual, según el REM. Las colocaciones a 12 meses quedaron unos puntos abajo también, con una TEA de 53,3%.

Fuente: BAE