https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La fuerte disputa por los consejeros gira el foco otra vez hacia Rosatti y genera interrogantes en Diputados

 En medio de una fuerte polémica, los presidentes de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, designaron a la diputada radical Roxana Reyes y al senador camporista del recientemente creado bloque de Unidad Ciudadana Martín Doñate como representantes en el Consejo de la Magistratura de la Nación. Ahora, será el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, quien decida si avala los nombramientos.

La nueva composición de 20 miembros del Consejo, que es la que estuvo vigente hasta 2006, fue restituida dado que la Corte Suprema declaró inconstitucional la ley que funcionó desde aquel año y el Congreso no avanzó con una nueva legislación.

El oficialismo consiguió hace dos semanas la media sanción del proyecto en el Senado, pero el tratamiento del proyecto no avanzó en Diputados, y el viernes venció el plazo que la Corte le había dado al Parlamento para legislar sobre el tema.

La designación de Reyes motivó el rechazo del presidente del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, Germán Martínez, quien expresó su «desacuerdo» con la medida y adelantó que analiza la posibilidad de impugnar ese acto con una presentación judicial.

Por su parte, el bloque del PRO en el Senado le reclamó formalmente con un escrito a Horacio Rosatti que se abstenga de tomarle juramento a Doñate en la Magistratura.

«Le solicitamos se abstenga de proceder a tomar juramento a cualquier senador que no sea el propuesto por el Bloque Frente PRO por la segunda minoría de esta Cámara», señala la nota firmada por el presidente de la bancada macrista, Humberto Schiavoni, y por el senador Luis Juez, a quien esa bancada había pedido que se designara para el Consejo.

El reclamo obedece a que el oficialismo decidió dividir en dos su bloque de 35 miembros, y distribuirse en un interbloque con las bancadas Frente Nacional y Popular, con 21 integrantes, y Unidad Ciudadana, con 14.

Así, intercaló sus fuerzas entre los 18 de la UCR y los 9 del PRO, por lo que pasó a ser la «segunda minoría», espacio al cual, según la ley que rige la distribución de representantes parlamentarios en el Consejo, le corresponde un lugar.

Sin embargo, Juntos por el Cambio señala que la división del bloque oficialista se produjo luego del vencimiento del plazo que dio la Corte Suprema para designar a los nuevos representantes del Consejo.

El presidente del máximo tribunal y, desde el lunes, también de la Magistratura, Horacio Rosatti, le tomó este miércoles juramento a cuatro de los seis nuevos miembros del organismo que elige y remueve jueces. Juraron ante Rosatti la abogada Jimena de la Torre, la jueza en lo Civil Agustina Díaz Cordero, la decana de Derecho de la Universidad del Sur, Pamela Tolosa, y la abogada María Fernanda Vázquez.

El camporista Martín Doñate y la diputada radical Roxana Reyes no pudieron hacerlo. Las designaciones, impugnadas tanto por el oficialismo en Diputados, como por la oposición en el Senado, deberán ser definidas finalmente por Rosatti, que quedó, una vez más, en el centro del conflicto.

El otro centro de atención política es Diputados. Fuentes vinculadas a Massa y también fuentes de la oposición coinciden que el oficialismo no tenía margen para realizar en la Cámara baja la misma jugada que en el Senado.

El oficialismo necesita rearmar un clima de negociación política para que Diputados salga de la parálisis. La decisión de CFK provoca mayores disputas. Massa buscaría bajar la tensión para intentar avanzar con la reforma del Consejo de la Magistratura. No parece sencillo con el proyecto que aprobó el Senado. El interrogante es si puede negociar modificaciones y en llegado el caso, si pasa el filtro de la fuerte interna en el oficialismo.