https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA CITY | En busca de ganancias desesperadas

 Hola. Soy Ariel Cohen, editor de Finanzas de El Cronista. Gracias por acompañarnos en La City, nuestro newsletter semanal.

Una semana más bajo el imperio de la política llevando ruido a la economía. Está claro que en el debate político tercian varios proyectos de país, y eso influye en el desánimo de los inversores.

No calan en ellos los datos positivos que pueden escudriñarse aún detrás de las altas cifras de inflación. El ruido es el árbol que tapa todo, incluso si hubiera un bosque. 

Domar la inflación es prioridad, pero otros frentes financieros se abren con a partir de lo que sucede en el mundo. Además de la Guerra, los vientos del movimiento de tasas de la Fed podrían cambiar los precios de los commodities y la ecuación de las reservas. Y las chispas políticas ante tal ventarrón podrían provocar intensos incendios.

En este contexto, hoy vamos a picotear por varios lados. Arrancaremos con el nuevo monitoreo de operaciones que dispuso la AFIP para tener aceitado el cepo. Te contamos los desafíos que se presentan en materia de reservas y en qué piensa el Gobierno para resolverlo.

También analizamos la disyuntiva de corto y de largo plazo que anida en las cotizaciones del dólar y los bonos. Y finalmente tocamos la guerra Rusia-Ucrania desde la perspectiva de los tours de compras, tipo La Salada, para comprar tarjetas de crédito, oro o dólares en Uzbekhistán y Kazajistán.

Espero que los disfrutes.

----------o----------

GENTE DE LA CITY

Si compra más dólar MEP, llegará a oídos de la UIF

Por Mariano Gorodisch

El que compre en la Bolsa durante un mes el equivalente a u$s 600 por dólar MEP será reportado por su Alyc a la Unidad de Información Financiera (UIF).

Incluso el umbral informativo podría ser menor, ya que la Resolución UIF N° 50/2022 de esta semana indica que toda operación que se realice en el mercado de capitales a partir de $ 120.000 en un mes deberá ser reportada.

Por lo tanto, se debe sumar lo que el inversor destine a acciones, bonos, Cedear y a dólar MEP en conjunto. 

La norma es en realidad una actualización: hasta ahora el límite a partir del cual se informaba a la UIF era de 56.000 pesos. Ese techo regía desde noviembre de 2019.

Por entonces, el dólar costaba $ 60, por lo que el máximo sin reportar era de casi u$s 1000 pero ahora se redujo a 600 dólares.

"Es todo automático, no genera mucha burocracia extra, pero sí atemoriza a los clientes", advierten en las mesas.

"Mediante la Resolución UIF 50/2022, la Unidad de Información Financiera (UIF) aprobó la actualización de umbrales para la realización, por parte de los sujetos obligados a informar, tanto de las medidas de debida diligencia de sus clientes, como los reportes sistemáticos de operaciones", dice el texto.

La medida, publicada en el Boletín Oficial, actualiza sumas para escribanos; profesionales en Ciencias Económicas, asociaciones mutuales y cooperativas; fiduciarios de fideicomisos; mercado de capitales; entidades financieras y cambiarias, entre otros.

El Gobierno argumentó se trata de una adecuación de la regulación preventiva y en el propósito de mejorar la efectividad del sistema nacional contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo

----------o----------

SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Reservas: un desafío hasta junio, cierre de grifos y un pedido a los bancos

Por Ariel Cohen

Ya encendieron las luces y están barriendo el salón de la fiesta del cumplimiento de las metas del primer trimestre del acuerdo con el FMIPero queda la resaca. Preocupa sobre todo el futuro de las reservas internacionales: este mes, a pesar de lo previsto, hay una cosecha más magra de dólares, y no por culpa del campo.

En realidad no está muy claro culpa de quién es, si del adelantamiento de liquidaciones del agro en marzo, que permitió llegar "cómodo" a cumplir las metas. O por el contrario, que en abril, se presenta difícil por las cuantiosos pagos de importaciones a pesar de los últimas restricciones.

Ahora el Gobierno empieza a rogar que el sistema financiero se ponga en marcha para financiar a los importadores, que los bancos habiliten líneas de crédito para abastecer la recuperación industrial que estiman en curso. Y que se corte, de momento, la sangría de divisas. 

A pesar de que debería estar a pleno la liquidación de exportaciones de soja y compensar la demanda de divisa para pagar importaciones por la mayor actividad económica, el saldo de compras en el mercado único y libre de cambios (MULC) es escaso. 

En tres semanas, acumuló unos u$s 100 millones. A esta altura del año pasado, el Central había comprado ya u$s 3200 millones. 

La meta de acumulación de reservas acordada con el FMI es de u$s 5800 millones. En el primer trimestre, computando la devolución de los DEG del Fondo se incrementaron u$s 1200 millones. Pero el panorama es inquietante.

Respecto del adelantamiento de liquidación de exportaciones, no tienen muy en claro cuál fue el objetivo final. Descartan como primera opción que hubieran ingresado más dólares para hacer "carry trade" -el canal oficial del MULC se lo tendría vedado si es que luego quisieran volver por ese lado a comprar dólares-. 

Desde la importación, señalan otro factor -al cual le prenden más de una vela-. Se trata de las últimas regulaciones para reducir la demanda de divisas por parte de los importadores.

EL ULTIMO CEPO

Desde el 3 de marzo pasado, el Central dispuso un tope para que los importadores accedan al MULC, reducido al equivalente de lo que registraron el año pasado. Por el resto que deseen acceder, deberán pedir financiamiento a 180 días.

En esa medida, el Central clasificó a las SIMI, conformidad previa que emite Producción para autorizar importaciones de acuerdo con el acceso requerido a dólares.

Este "ajuste del cepo" también incluía un límite de u$s 50.000 para que pudieran acceder los nuevos importadores.

Según confirman en el Banco Central, durante el mes en curso, y hasta precisamente estos días, todavía había SIMI en danza de operaciones solicitadas entre enero y marzo.

Por ese motivo, hubo numerosos pagos de importaciones que están deteriorando la cuenta.

Para que cierre la ecuación, sin embargo, los bancos deberían habilitar y hacer disponible para las empresas el financiamiento a 180 días que pide la reglamentación del Banco Central. Las entidades financieras tenían casi desactivadas estas líneas.

A la depuración de importaciones, en el Central le suman confianza en lo que puedan hacer los banse mues

----------o----------

MARKET MAKER

Dólar vs. bonos: el mercado se debate entre la Argentina del corto o del largo plazo

Por Julián Yosovitch

Los bonos y las acciones siguen mirando cada uno para su lado. Analizando los precios, la deuda mira el largo plazo de la Argentina pero el tipo de cambio se ve favorecido por cuestiones de corto.

En algún momento, ambas clases de activos convergerán en las expectativas. La duda es si irán a las negativas o a las positivas. Por ahora, la City tiene un sesgo más pesimista.

La caída del contado con liquidación sorprendió al mercado por su magnitud así como también su extensión en el tiempo. A la hora de buscar las causas que explican la apreciación del peso, hay una en común: un carácter de corto plazo.

El acuerdo con el FMI evitó un escenario disruptivo siendo este el primer calmante suministrado a los dólares financieros.

Y el rally de las materias primas a partir de la guerra entre Rusia y Ucrania generó una expectativa positiva sobre el tipo de cambio, permitiendo especular mayores ingresos por aumento de exportaciones.

Otra cuestión de corto plazo que potenció la apreciación del peso fueron las sucesivas subas de tasas del BCRA. Tras el rally del dólar del año pasado y la suba de tasas del BCRA, muchos inversores dejaron de lado de corto plazo la idea de dolarizar carteras y apostaron a la moneda local, hicieron carry trade.

También sucedió en el resto de la región y los capitales hacia Latam también fueron un factor de corto plazo que favoreció la baja del dólar regional y local.

DEUDA CRUEL

El temor del mercado está en las variables de largo plazo. Se nota en la falta de dinamismo alcista en la deuda.

Si bien el acuerdo con el FMI evitó un escenario crítico para la Argentina, no corregirá los desequilibrios macroeconómicos de fondo. Por otro lado, la crisis política interna tan grave dentro del Gobierno también es una cuestión que preocupa al mercado: dificultará alcanzar los objetivos del acuerdo con el FMI y dejará intactos los desequilibrios.

Además, preocupa que el BCRA no acumule reservas. Si no lo logra a pesar del contexto favorable de los términos de intercambio, implica que la entidad monetaria no se hace lo suficiente para reducir los temores de un eventual default.

En algún momento las expectativas incluidas en el tipo de cambio y en los bonos se van a arbitrar. La sospecha de analistas y portfolio manager dentro del mercado es que primarán hacia adelante, los factores de largo plazo.

----------o----------

PROSPECTIVA

Tours de compra internacionales para sacar tarjetas de crédito

Por Martín Burbridge

Si la Argentina pareciera ser, a primera vista, un país difícil de clasificar por la cantidad de crisis económicas, devaluaciones, defaults y corralitos vividos a repetición, queda claro que todos los países se asemejan cuando surge una gran debacle financiera en el horizonte.

Les pasó a los estadounidenses con la crisis subprime en 2008, donde miles de ahorristas fueron estafados con la venta de productos financieros imposibles de pagar. O a los europeos tres años más tarde, cuando tuvieron que recurrir a rescates masivos para sostener varias economías del continente, o incluso aplicar corralitos a los depósitos bancarios.

La capital de Uzbekhistan rodeada del turismo.

Por eso, en esta guerra que Rusia libra en Ucrania, las sanciones aplicadas por los EE.UU., la Unión Europea y Japón contra el país agresor, también está provocando una severa crisis financiera, que confirma una vez más que el "homo economicus" reacciona de manera similar ante fuertes inestabilidades, ya sea en la Argentina, los EE.UU., Europa o, ahora, Rusia.

SIN TARJETAS INTERNACIONALES

Tras la partida de VISA y MasterCard de ese país el mes pasado, en solidaridad por las sanciones internacionales al gobierno ruso, los consumidores se quedaron sin la posibilidad de poseer tarjetas de crédito válidas en otros países. Una situación caótica para cualquier persona que quisiera viajar fuera de Rusia.

Y lo mismo se podría decir del acceso al mercado de divisas. Luego del inicio de la guerra en Ucrania, el rublo se depreció de manera significativa, por lo que, en estos momentos, existe un verdadero cepo cambiario que impide que los particulares adquieran divisas en casas de cambio o "arbolitos" rusos.

Pero como el ser humano es creativo por naturaleza, muy rápido surgieron alternativas para sortear el embargo financiero a Rusia. Algunas de las cuales bien podrían haber sido ideadas en la Argentina, si se considera la "viveza criolla" a la hora de sortear reglamentaciones o encontrar soluciones a los problemas.

Por eso, cada vez más los particulares rusos se vinculan con los sistemas bancarios de varias de las exrepúblicas soviéticas. 

En países de Asia Central como Uzbekistán o Kazajistán, que no fueron afectados por las sanciones a Rusia, nació un lucrativo negocio que es ofrecer a ciudadanos rusos tarjetas de crédito VISA y MasterCard emitidas por bancos de esos países y que sirven para el resto del mundo.

TOURS DE COMPRAS

De esta forma, varias agencias de turismo rusas ofrecen "tours de compras" a Tashkent, la capital uzbeka, o a Alma Ata, la antigua capital kazaja que sigue siendo el centro financiero del país.

Como si se tratara de excursiones a La Salada, pero en clave financiera, la agencia rusa VEDI Group ofrecía un paquete de dos noches y tres días con salida desde Moscú el 3 de abril pasado a Tashkent para conseguir una tarjeta de crédito internacional.

El paquete se llama "VISA a Uzbekistán". La empresa es conocida por haber organizado viajes al exterior para rusos que querían vacunarse contra el COVID con dosis distintas que la Sputnik.

"¿Por qué conviene emitir una tarjeta de crédito internacional en Uzbekistán?", rezaba la publicidad de la agencia de turismo. "Porque la emisión de estos medios de pago bancarios está garantizada en una a tres horas como máximo", con la única presentación de un pasaporte ruso válido.

Por u$s 230 aproximadamente, los rusos pueden adquirir ese viaje, que no incluye recorrida por la ciudad, pero sí compra de dólares y euros "en efectivo", e incluso "de lingotes de oro que usted podrá llevar consigo a casa", tentaba el mismo aviso. 

"Relájese un poco, descanse y, al mismo tiempo, resuelva todos sus problemas financieros importantes", cerraba la publicidad de VEDI Group.

Según el gobierno kazajo, desde el inicio de la guerra en Ucrania se abrieron unas 12.000 cuentas bancarias, lo que da la pauta del interés de los rusos por no quedar desconectados del resto del mundo en materia financiera.

Otras agencias de turismo rusas, tales como BSI Group y Russky Express también se lanzaron a ofrecer viajes a Uzbekistán, pero además exploran otros destinos amigables con los rusos como Armenia, Turquía, Georgia y Kirguistán.