https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fue uno de los inventores de Bumeran y ahora trajo el corazón del negocio cripto a Argentina: qué quiere lograr

 Pablo Larguía (44 años) es el fundador y CEO de Red Innova, la comunidad de innovación, tecnología y emprendedorismo donde toda América latina puede compartir experiencias, ideas y proyectos con sus pares. Este emprendedor por naturaleza participó en el Graduate Studies Program en Singularity University en el campus de la NASA en Mountain View, California. Además, y como si fuera poco, fue uno de los cofundadores de la plataforma de búsqueda de empleos Bumeran.

A todo esto hay que sumarle su nuevo emprendimiento, SenseiNode, que lidera como CEO. Se trata del primer proveedor de servicios de infraestructura blockchain en América latina, que busca impulsar la democratización y descentralización del ecosistema en la región, con una innovadora plataforma de gestión de nodos simple, escalable y segura que beneficiará a miles de emprendedores, instituciones financieras y empresas, según cuenta Larguía en diálogo con El Cronista.

SenseiNode ya cuenta con más de 50 nodos validadores activos en las principales blockchain del mundo, como Ethereum, Algorand, Polkadot, Solana, Avalanche, Polygon, Cosmos, Helium, Fantom, Celo y Kusama, para acercar su infraestructura y que las empresas puedan utilizarlas para brindar servicios cripto a sus clientes.

Pablo Larguia (CEO), Rodrigo Benzaquen (CTO), Martin Fernandez (VP Business Development), Jesus Chitty (VP Technology) e Ignacio Roizman (COO), los cofundadores de SenseiNode.

¿Por qué te decidiste a crear esta nueva empresa?

América latina tiene una muy buena adopción de cripto, el 9% de las transacciones se hacen acá, tan sólo el 1% de los nodos está en la región. Y estos protocolos crecen cuando hay más nodos y más descentralizadas son. Vimos una oportunidad clarísima y, así como hace 30 años Telefónica puso la fibra óptica cuando nacieron los ISP, somos como el ISP del mundo blockchain, que confiamos que tendrá un crecimiento exponencial, entonces nos estamos anticipando a poner la infraestructura necesaria.

¿Y por qué es importante tenerla en América latina?

Por un lado, por un tema de latencia, hay un tema en el cual si los nodos están en América latina las transacciones van a ser más rápidas. También van a ser más seguras y fomenta a la misión principal que es la descentralización. Estuve hace dos semanas en el primer encuentro de Avalanche, que es una de las top blockchains en Barcelona, hicieron su primer summit mundial, y claro, había muchos que tienen nodos en Ucrania, Polonia, Rusia que hoy se pueden apagar de un día para otro, entonces les conviene tener nodos en países como Brasil, la Argentina o México, lugares más tranquilos desde lo geopolítico.


¿Cómo se gestó la empresa?

Somos cinco co-founders, entre ellos Rodrigo Benzaquen, que fue el primer empleado tecnológico en MercadoLibre e hizo 15 años de infraestructura de escalabilidad ahí. Otro de los socios se llama Martín Fernández y otro Jesús Chitty, que vienen de trabajar juntos en el desarrollo de EOS.IO, una de las primeras blockchain proof of stake, los dos son expertos en crear nodos; el quinto socio es Nacho Roizman, que viene de fundar varias empresas, está en el tema del marketing programático y la tecnología vinculada al marketing digital. Y de cara a los inversores, en esta primera ronda de u$s 3,65 millones fue liderada por Borderless Capital, acompañada por Newtopia VC y Spice VC. Y después invitamos a participar a los líderes de la industria referentes en América latina como los fundadores de Globant, MercadoLibre, Technisys, Auth0, Decentraland, del mundo cripto, y por suerte dijeron que sí y tenemos un buen respaldo de conocimiento y experiencia por parte de los inversores.

¿Cómo llegaste al mundo cripto?

Casualmente, en la primera Red Innova que fue en el 2009, uno de los speakers habló del experimento bitcoin que llevaba pocos meses, ahí fue mi primera aproximación. Después lo seguí muy de cerca cuando estudié en Singularity University, en la NASA, en el 2014: ahí también experimentamos con cripto y fue el año que nació Ethereum. Y en 2017 empecé a hacer operaciones o meterme más en el ecosistema. Ya en la pandemia, si bien Red Innova sigue, vi que esto era una oportunidad clarísima.


infotechnology