https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Coyuntura actual económica semana del 11 al 15 de abril

 

El mercado laboral de EEUU mantiene su dinamismo en el 1T

Los datos del mes de marzo han reflejado un nuevo avance en la recuperación del mercado laboral estadounidense. Una evolución apoyada principalmente en la mejora de la situación sanitaria y la retirada de las medidas de distanciamiento social, en un entorno marcado por las tensiones inflacionistas y las incertidumbres en torno a la guerra de Ucrania.

De esta forma, el mes pasado la creación de empleo ascendió a 431.000 puestos de trabajo, tras revisar al alza la de febrero a 750.000, reduciéndose a 1,6 millones los empleos perdidos desde el inicio de la pandemia.

Nuevamente, la generación de empleo en marzo estuvo liderada por el sector servicios con 366.000 nuevos puestos de trabajo, representando un 84,9% del total. En concreto, destacó la significativa contratación en hostelería y ocio apoyada en la plena reapertura de su actividad y el repunte de la demanda esperado a partir de este trimestre. A pesar de ello, la creación de 112.000 puestos de trabajo fue inferior a su promedio en los últimos tres meses de 135.000 empleos, proyectándose que esta rama de actividad no recupere los niveles de empleo pre-covid hasta comienzos de 2023. Todo ello en una coyuntura en la que será determinante la evolución de las presiones inflacionistas y la pérdida de poder adquisitivo de los hogares estadounidenses.

Coyuntura actual económica

Adicionalmente, también aumentó significativamente el empleo en las actividades relacionadas con servicios profesionales y empresariales (+102.000), situándose su nivel un 3% por encima de sus registros de febrero de 2020. Por su parte, la contratación en salud y educación se moderó a 53.000 puestos de trabajo, cifra significativamente inferior a su incremento del pasado mes de febrero de 112.000.

Paralelamente, en marzo se observó una ralentización de la creación de empleo en la industria a 60.000 tras su significativo repunte el mes anterior (+105.000). Una evolución que se produce en un entorno en el que se mantienen los problemas de oferta de empleo, falta de suministro y mayores costes de producción. En este sentido, se ha acentuado el incremento del precio de la energía y de otras materias primas básicas al desencadenar la guerra de Ucrania el mayor shock de commodities registrado por la economía global desde la década de los 70.

Respecto al gran número de renuncias voluntarias del empleo en la industria, fenómeno denominado “Gran Renuncia”, un análisis del Banco de la Reserva Federal de San Francisco ha reflejado que en otros periodos anteriores en los que el empleo creció rápidamente (1948, 1951, 1953, 1966, 1969 y 1973) también se produjo una situación similar a la actual. En febrero, la tasa de abandonos voluntarios sobre el empleo total se mantuvo próxima al máximo histórico de un 2,9%, con 4,4 millones de trabajadores que renunciaron a sus puestos de trabajo a lo largo del mes.

Coyuntura actual económica

Por el lado de la oferta de trabajo, continuó la recuperación de la tasa de la población activa, aumentando en 0,1 pp hasta un 62,4%nuevo máximo desde que comenzó la pandemia. La mejora de las expectativas laborales y salariales, unida a la retirada de las ayudas fiscales y el deterioro de las perspectivas económicas ante la elevada inflación, incentivaron la reincorporación al mercado laboral de 418.000 trabajadores, frente a 306.000 el pasado mes de febrero. De esta forma, la aceleración de la creación del empleo y el nuevo incremento de la población activa fueron clave para reducir la tasa de desempleo en 0,2 pp hasta un 3,6% de la población activa (vs. 3,8% anterior), situándose sólo 0,1 pp por encima de su registro pre-pandemia y en línea con su tasa promedio anual en 2019 (3,7%).

Sin embargo, el progresivo incremento de la población activa no contribuyó a moderar las tensiones inflacionistas salariales que han marcado la recuperación del mercado laboral desde el 2T de 2022. En concreto, en marzo se produjo una nueva subida del salario medio por hora de trabajo de un 5,6% interanual, 0,5 pp superior a la registrada el mes anterior de un 5,1% interanual y 0,2 pp por encima del su avance promedio en el 1T de este año de un 5,4%.

La tendencia al alza de los salarios no sólo añade riesgos sobre una posible espiral precios-salarios, sino que hasta el momento no contribuye a frenar la pérdida de poder adquisitivo de los hogares estadounidenses, al situarse la inflación en máximos desde la década de los 80. Todo ello en una coyuntura en la que, a la espera de conocer el comportamiento de la inflación general de marzo el próximo 12 de abril, el significativo repunte del nivel de precios y la rápida recuperación del mercado laboral proyectan la aceleración del tono restrictivo de la política monetaria de la Reserva Federal. En concreto, el organismo monetario podría anunciar una nueva subida de tipos de 50 pb en su próxima reunión del mes de mayo con el objetivo de situarlos a finales de año en el rango 2,00%-2,25%.

reserva federal

Adicionalmente, las actas de la reunión de marzo de la Fed han mostrado la propuesta para reducir el balance en más de 1 billón de $ al año a un ritmo mensual máximo de 95.000 millones de $ (60.000 millones de $ en bonos del Tesoro y 35.000 millones de $ en valores respaldados por hipotecas).

Esta estrategia trae aparejada un endurecimiento de las condiciones de financiación que, unido a las tensiones inflacionistas y las incertidumbres del escenario geopolítico mundial, consolidan a la baja el sentimiento económico del sector privado en EEUU. En este sentido, el indicador de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan retrocedió en marzo por sexto mes consecutivo hasta 67,2 puntos, representando su menor nivel desde agosto de 2009. Un deterioro que condiciona la evolución del consumo de los hogares, que podría apoyarse a corto plazo en el ahorro embalsado durante las primeras olas de la pandemia.

Evolución heterogénea de los indicadores adelantados PMI de servicios en marzo

La actual coyuntura marcada por la incertidumbre ante la guerra en Ucrania, los problemas en las cadenas de suministro, la escasez de trabajadores en algunos sectores y el repunte de los precios de la energía está condicionando la actividad económica a nivel global.

El Índice de Gestores de Compras (PMI) manufacturero en la Eurozona continuó en marzo con su tendencia a la baja con una reducción de 1,5 puntos hasta 56,5 puntos, su menor nivel en los últimos catorce meses. En contraste, el indicador adelantado de servicios de IHS Markit repuntó ligeramente 0,1 puntos alcanzando 55,6 puntos, su mayor registro en cuatro meses.

Coyuntura actual económica

No obstante, la evolución del PMI de servicios en las principales economías europeas fue asimétrica,en un contexto en el que la guerra de Ucrania ha agudizado la incertidumbre ante la escasez de materias primas y bienes intermedios, los problemas en las cadenas de suministros, el alza de los precios de la energía, así como un mercado laboral tensionado. En Alemania, el indicador aumentó ligeramente a 56,1 puntos, apoyado en la mayor creación de empleo y las menores restricciones de movilidad. A su vez, en Francia y en Reino Unido el avance fue superior, de en torno a 2 puntos, hasta 57,4 y 62,6 puntos, respectivamente. Una evolución explicada por el incremento de la demanda y la producción tras la eliminación de las restricciones de movilidad y la vuelta al trabajo presencial. En el caso de la economía británica, representa su mayor nivel en diez meses.

Esta tendencia contrasta con la observada en los PMI servicios de Italia y España, que retrocedieron en marzo hasta 52,1 (-0,7 puntos) y 53,4 puntos (-3,2 puntos), respectivamente, lastrados por la incertidumbre generada por la guerra en Ucrania y los elevados costes de la energía y los carburantes.

Paralelamente, el indicador adelantados PMI de servicios de EEUU se expandió hasta 58,0 puntos (+1,5 puntos respecto a febrero), explicado por el incremento de la demanda y de las nuevas órdenes de pedidos ante la relajación de las medidas asociadas al covid-19. Todo ello en una coyuntura en la que, a pesar del alza en los costes de producción, los problemas en la cadena de suministro comienzan a remitir. Así, junto al aumento de la demanda interna y externa, mejoran las expectativas en el sector manufacturero.

china

En contraste, en China el índice Caixin del sector servicios registró un significativo descenso de 8,2 puntos respecto al mes anterior hasta 42,0 puntos, su menor lectura desde febrero de 2020. Así, se situó en terreno de contracción (<50 puntos), reflejando el deterioro de la actividad ante las medidas de restricción de la movilidad reintroducidas para hacer frente a la nueva ola de covid-19. Una situación que continúa lastrando el dinamismo de la demanda interna china, al mismo tiempo que la demanda extranjera se mantuvo débil. En este sentido, el indicador de nuevos negocios de exportación descendió a su nivel más bajo desde octubre de 2020 y el de total de nuevos pedidos retrocedió a mínimos desde marzo de 2020.



selfbank