https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cómo la proteína Spike que produce la vacuna contra el virus pcch daña al corazón

 Fuente: cienciaysaludnatural.com

En el siguiente video publicado en Junio de 2021, la inmunóloga Roxana Bruno, Ph.D describe sucintamente muchos de los desafíos de salud asociados con el programa de inyección de terapia genética experimental. La pregunta, que surge después de que miles de personas han muerto por la inyección, es ¿porque aun no se ha detenido esta campaña de vacunación?

Roxana Bruno, Licenciada en Bioquímica, Dra. en Inmunología, Universidad Autónoma de Barcelona.

La proteina Spike o pico que genera la inyección K0 BIT es nociva al cuerpo humano, Publicado en Junio del 2021.

En julio de 2021, el ejército de EE. UU. publicó un estudio en JAMA Cardiology (1) en el que preguntaron si la miocarditis era un posible evento adverso después de una inyección de mRNA de COVID-19. Identificaron a 23 hombres a los que se les diagnosticó miocarditis dentro de los 4 días posteriores a la vacunación. Determinaron que había un diagnóstico de miocarditis después de “la vacunación en ausencia de otras causas identificadas”. (2)

Y, sin embargo, a pesar de encontrar miocarditis en individuos previamente sanos después de la inyección, los autores del estudio solo recomendaron vigilancia. Los problemas cardíacos de 23 militares que se habían inscrito para proteger a al resto de la población “no deberían disminuir la confianza general de estas inyecciones”. (3)

Al 3 de septiembre de 2021, el sistema de notificación de eventos adversos de vacunas (VAERS) (4) había recibido 675.591 informes de eventos adversos después de la vacunación. De estos, hubo 14.506 muertes, 6.422 infartos y 5.371 casos de pericarditis o miocarditis.

Es importante tener en cuenta que el VAERS ha rastreado los eventos adversos desde 1990. En 2019, hubo 605 informes de muertes por todas las vacunas administradas. En 2021, se informaron 14.594 muertes en nueve meses.

Aunque estos números son significativos, un estudio de Harvard de 2010 encargado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos reveló datos que demuestran que el VAERS probablemente solo representa aproximadamente el 1 % de las personas dañadas. (5)

A la luz de estas estadísticas y sabiendo que el nuevo programa de inyecciones era experimental, el 18 de diciembre de 2020, Robert F. Kennedy Jr, solicitó a la Administración Biden que considere establecer un «sistema integral y de alta integridad para monitorear resultados adversos después de la vacunación.” (6)

A principios de 2020, muchos médicos, científicos y otros expertos en salud advirtieron que millones de personas podrían experimentar lesiones potencialmente permanentes o a largo plazo o la muerte después de la inyección. Curiosamente, es el llamado a una mayor vigilancia de las lesiones por vacunas lo que, en parte, ha generado censura desde las plataformas de redes sociales y buscadores cuyos accionistas mayoritarios es la empresa Vanguard y sus operadores los miembros del Foro Económico mundial (WEF).

La proteina pico o spike daña las células endoteliales y daña el corazón

El Dr. J. Patrick Whelan es un reumatólogo pediátrico que advirtió a la Administración de Drogas y Alimentos, FDA de EE.UU. sobre el daño microvascular que la inyección puede causar en los riñones, el cerebro, el hígado y el corazón antes de su lanzamiento al público. Whelan se especializa en el tratamiento de niños con síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), que está asociado con infecciones por coronavirus. (7)

No cuestionó el beneficio potencial que podría tener la inyección para detener la propagación del virus, sino que advirtió que los receptores pueden experimentar daños permanentes en su microvasculatura. En ese momento, su preocupación se basaba en datos que científicos y médicos estaban informando después de que una infección con COVID-19 afectara múltiples órganos más allá de los pulmones.

En marzo de 2021, se publicó un estudio de investigación en la revista Circulation de la American Heart Association. (8) Sin embargo, es importante tener en cuenta que el estudio se imprimió en línea en diciembre de 2020, (9) antes de que se administrara la primera inyección en los EE. UU. (10)

Esto es importante, ya que el estudio demostró que la proteína pico o spike asociada con el SARS-CoV-2 daña la función endotelial. (11) En otras palabras, antes de que se administrara por primera vez la inyección de autorización de uso de emergencia que inyectaba instrucciones para crear la proteína spike, los Centros de Control de Enfermedades de EE.UU., CDC , la FDA y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de ese país (NIAID, por sus siglas en inglés) sabían muy bien que la proteína spike probablemente estaba causando daño a las células endoteliales que recubren el sistema circulatorio.

Esta información no se discutió en los medios y no fue considerada por la FDA, y continúa siendo enterrada mientras las agencias gubernamentales presionan por el 100% de vacunación en los EE. UU. En el estudio, los investigadores crearon un pseudo-virus (12) que contenía la proteína Spike pero no contenía el virus. Usando un modelo animal, demostraron que el virus no era necesario para crear daño e inflamación. (13)

Cuando la proteína S se unió al receptor ACE2, interrumpió la señalización a las mitocondrias y causó daño y fragmentación. Las alteraciones en la función mitocondrial se confirmaron como parte de la inhibición de la señalización de ACE2 en el laboratorio.

Los resultados también revelaron que el virus podría inducir inflamación de las células endoteliales y endotelitis. Según se informa, la proteína disminuyó los niveles de ACE2 y perjudicó la biodisponibilidad del óxido nítrico. (14) El co-científico principal del estudio, Uri Manor, explicó en un comunicado de prensa del Instituto Salk:(15)

“Si elimina las capacidades de replicación del virus, todavía tiene un efecto dañino importante en las células vasculares, simplemente en virtud de su capacidad para unirse a este receptor ACE2, el receptor de proteína S. Otros estudios con proteínas de punta mutantes también proporcionarán nuevos conocimientos sobre la infectividad y la gravedad de los virus SARS CoV-2 mutantes”.

Un estudio adicional demuestra el efecto de la proteína Spike

Luego, se publicó en línea un segundo artículo (16) el 8 de marzo de 2021, que investigó el potencial de que la proteína spike sea un inflamagen (un irritante que puede desencadenar inflamación a nivel celular). Los investigadores intentaron determinar si la proteína spike era la causa subyacente de la hipercoagulación encontrada con una infección por COVID-19.

La espectrometría de masas mostró que la proteína spike dañó el fibrinógeno, la protrombina y el complemento 3, todos compuestos utilizados en la coagulación. Sugirieron que la presencia de la proteína estaba contribuyendo a la hipercoagulación y puede dar lugar a grandes microcoágulos que se han observado en muestras de plasma de pacientes infectados con COVID-19.

Una vez más, la ciencia demostró que no fue el virus el que causó el daño endotelial lo que condujo al daño a los órganos, como se encontró en el corazón, el hígado y los riñones de los pacientes con COVID-19. Más bien, era la proteína spike que también se inyectaba en un programa experimental de inyección de terapia genética .

Un tercer estudio publicado el 27 de abril de 2021 volvió a demostrar en un modelo animal que la exposición a la proteína spike por sí sola fue suficiente para inducir un daño pulmonar grave. (17) Y, sin embargo, las agencias gubernamentales no tomaron medidas para frenar la distribución de esta proteína genética experimental.

Los investigadores han seguido estudiando cómo la proteína spike afecta a las células endoteliales y, en última instancia, daña el músculo cardíaco. Un estudio publicado en junio de 2021 en Frontiers in Cardiovascular Medicine (18) demostró que la proteína spike regula a la baja la expresión de las proteínas de unión que se encuentran en las arterias. Ellos concluyeron:

«… estos experimentos revelan que la degradación inducida por Spike de las proteínas de la unión endotelial afecta la función de la barrera endotelial y es la causa probable del daño vascular observado en las personas afectadas por COVID-19».

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fcvm.2021.687783/full

Incluso cuando los investigadores identifican el camino que toma la proteína pico o spike para dañar las células endoteliales, los principales medios de comunicación, las agencias gubernamentales y muchos expertos en salud lo ignoran evidentemente y continúan presionando al público para que se vacune con una inyección de terapia genética que no logra efectivamente contraer la enfermedad o evitar que la propague.

La infección comienza y puede permanecer en los pulmones

Curiosamente, otro estudio (19) publicado en marzo de 2021 cuestionó si la prevalencia de la enfermedad cardíaca inflamatoria después de la infección por COVID-19 en atletas profesionales afectaría su capacidad para volver a jugar.

Los investigadores evaluaron a 789 atletas profesionales que tenían COVID-19 y no encontraron eventos cardíacos adversos en los que se sometieron a exámenes cardíacos. En este grupo de individuos sanos, parecía muy raro que hubiera compromiso sistémico de la proteína spike.

Sin embargo, en los informes VAERS del 3 de septiembre de 2021, hubo un total de 11.793 personas que sufrieron un infarto, miocarditis o pericarditis en los nueve meses que se les administró la inyección. (20) El efecto del COVID-19 en el corazón está bien documentado. (21)

En mi entrevista con el Dr. Vladimir Zelenko (22) en febrero de 2021, discutimos el tratamiento de COVID-19 con hidroxicloroquina. En ese momento, Zelenko había tratado a 3.000 pacientes con síntomas de COVID-19 y solo tres de sus pacientes de alto riesgo sucumbieron posteriormente a la enfermedad.

Si bien el enfoque de la entrevista estuvo en los protocolos de tratamiento y el uso del fármaco antipalúdico hidroxicloroquina, Zelenko compartió una estadística interesante sobre su protocolo. En los primeros meses de la COVID-19, Zelenko decidió tratar a sus pacientes de alto riesgo lo antes posible, sin esperar síntomas graves. Esto resultó ser una de las claves de su éxito significativo.

Su comprensión del mecanismo detrás de la hidroxicloroquina y el zinc lo llevó a usar la combinación junto con la azitromicina para prevenir la neumonía bacteriana y otras infecciones bacterianas comunes con COVID.

Lo interesante son las estadísticas de los pacientes de Zelenko con síntomas prolongados. Los datos de la Universidad de Washington en 2021 encontraron que el 32,7 % de los pacientes ambulatorios con COVID-19 experimentan síntomas persistentes. (23),(24) Sin embargo, Zelenko había tratado a 3000 pacientes y ninguno de los que recibió tratamiento en los primeros cinco días continuó desarrollando síntomas de larga duración. Sus datos eran del mismo período que los de la Universidad de Washington.

Si bien ha tenido pacientes con síntomas persistentes de COVID-19, buscaron atención médica después de los primeros cinco días de síntomas, lo que significaba que el proceso inflamatorio había avanzado. Según su experiencia y la experiencia de los pacientes que trató, la intervención temprana con el protocolo casi eliminó el riesgo de síntomas persistentes.

Los síntomas de larga duración pueden estar relacionados con el daño de Spike

Los síntomas que pueden durar semanas o meses después de una infección por COVID-19 se denominan síntomas de larga duración. Para algunos, esto puede ser el resultado del daño vascular causado por la proteína spike. El CDC (25) informa que una combinación de los siguientes síntomas sin una infección activa por COVID puede aparecer semanas después de la infección y durar meses.

  • Niebla mental descrita como dificultad para pensar o concentrarse
  • Dolor de pecho
  • Tos y dificultad para respirar
  • Depresión o ansiedad
  • Mareos al ponerse de pie por primera vez
  • Latidos rápidos del corazón o corazón palpitante
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor articular o muscular
  • Pérdida del olfato o del gusto
  • Dificultad para respirar

Los científicos ahora saben que la fisiopatología predominante de COVID-19 incluye daño endotelial y lesión microvascular, estimulación de hiperinflamación e hipercoagulabilidad. (26) Una revisión en Physiological Reports (27) examinó cómo el daño capilar y la inflamación de la endotelitis provocada por COVID-19 podrían contribuir a los síntomas persistentes al interferir con la oxigenación de los tejidos.

Los efectos combinados del daño capilar en múltiples órganos clave pueden acelerar la inflamación relacionada con la hipoxia y provocar síntomas de larga duración. A diferencia de los pacientes de Zelenko que no tenían síntomas de larga duración, a los participantes en una encuesta en línea publicada en EClinical Medicine no les fue tan bien. (28)

El estudio reveló datos de 3.762 participantes con sospecha o confirmación de COVID-19 en 56 países. Para la mayoría, tomó más de 35 semanas recuperarse de todos sus síntomas. Los datos mostraron que las personas experimentaron un promedio de 55,9 síntomas en 9,1 sistemas de órganos. Los síntomas más frecuentes seis meses después de la infección fueron disfunción cognitiva, fatiga y malestar postesfuerzo.

La lista de efectos secundarios de las inyecciones sigue aumentando

A medida que la lista de personas que informan eventos adversos después de la inyección continúa aumentando, las plataformas de redes sociales están trabajando arduamente para suprimir cualquier información sobre la lista de efectos secundarios que experimentan las personas.

Para contar sus historias, las personas publican videos, fotos fijas y evidencia de su lesión por la inyección en No More Silence (29) y 1000 COVID Stories. (30) Un ejemplo es Sarah Green, una estudiante de 16 años que está experimentando síntomas debilitantes. Esta es su historia contada por su madre: (31)

“En unas pocas semanas, empezó a tartamudear mucho y empezó a experimentar movimientos incontrolables de la cabeza. Parecía alguien que tiene Parkinson. Nunca antes había tartamudeado ni tenido estos tics.

Fue admitida en el hospital donde pasó dos noches y se sometió a numerosas pruebas, antes de ser dada de alta y le dijeron que era un ‘tic nervioso’ y que fuera a ver a un proveedor de salud mental.

«Preguntamos varias veces si podría ser la inyección y nos ignoraron, hasta que un médico nos dijo que no tenía idea de qué era, pero que ‘absolutamente no era la inyección’ y no podíamos culpar a eso por todo».

Sus padres solicitaron que la derivaran a ver a un neurólogo, quien le diagnosticó a Sarah un trastorno funcional del movimiento y le dijeron que estaba “relacionado con la inyección, pero no relacionado con la inyección”. También dijeron que era un efecto secundario «extremadamente raro», a pesar de haber visto varios casos en su propia práctica durante el año pasado.

Sarah había terminado el último año escolar con un GPA de 4.7 y estaba inscrita en un programa de Early College, en camino de graduarse con un título de asociado. Dada su condición física actual y sus limitaciones, no tuvo más remedio que abandonar sus clases universitarias para el próximo semestre.

Ha comenzado sus clases habituales, pero le resulta imposible mirar hacia abajo o escribir sin desencadenar violentos temblores y espasmos. Su maestra escribirá sus notas para ella.

“Estoy desconsolada porque ella ha trabajado tan duro y todo ha cambiado para ella, ¡y estoy tan enojada! Nuestras vidas enteras han cambiado, ¿y para qué qué? ¡Una inyección que ni siquiera funciona! Mi esperanza es que usted, el lector, pueda tomar una decisión informada al decidir si recibe la inyección o no. No nos dieron esa oportunidad’”.

Stephanie de Garay, madre que relató cómo la inyección experimental contra el K0 B1T de Pfizer dejó a su hija de 12 años, previamente sana y activa, en una silla de ruedas. https://www.bitchute.com/video/KtJipACrtS38/

Es crucial informar una lesión o un efecto secundario de la inyección a VAERS, ya que los datos son esenciales para ayudar a las personas, los médicos y los investigadores a tomar decisiones informadas. 



tierrapura