https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Advierten a un estudiante de doctorado de física de Stanford que está vacunado: «acepta el refuerzo o serás deportado»

 Fuente: Vision Times en español

Un estudiante internacional de la Universidad de Stanford recurrió a una de las publicaciones más importantes de Estados Unidos para dar la voz de alarma tras enfrentarse a la amenaza de expulsión efectiva y, por tanto, de deportación, por negarse a aceptar una vacuna de refuerzo contra el Coronavirus 2019 (COVID-19).

En un artículo de opinión publicado en Newsweek el 31 de marzo, el autor y estudiante de doctorado en Física de Stanford, Diogo Bragança, detalló cómo la universidad emitió esta primavera una normativa que obliga a todos los estudiantes a aceptar al menos tres vacunas de COVID para ser admitidos en el campus y en las clases, independientemente de si se imparten en línea o fuera de ella, so pena de no poder matricularse en el siguiente semestre.

«Varios aspectos del mandato de refuerzo de Stanford lo hacen particularmente irracional», argumentó Bragança. «La universidad exige que se refuerce a los estudiantes -incluso a aquellos cuyas clases son todas en línea y que viven fuera del campus- pero no al personal ni a los profesores, que son mayores y posiblemente corren más riesgo».

Bragança señaló que las vacunas COVID de terapia génica tienen un perfil de riesgo científicamente bien establecido que incluye no sólo una menor eficacia contra la infección y la transmisión, especialmente contra Omicron, para su edad y género, sino un riesgo significativo de miocarditis que aumenta con el número de inyecciones.

«Basándome en estos datos médicos, decidí ponerme dos dosis de la vacuna el año pasado. A pesar de estar vacunado, contraje y me recuperé de un caso leve de COVID el pasado mes de enero», dijo.

«Las pruebas epidemiológicas demuestran que las personas vacunadas y recuperadas de COVID como yo tienen una inmunidad más fuerte contra la reinfección y la transmisión de la enfermedad que incluso las personas vacunadas y reforzadas que nunca han tenido COVID».

«Decidí que no necesito un refuerzo y sólo lo recibiría como resultado del mandato coercitivo de Stanford».

El estudiante declaró que, cuando se puso en contacto con Stanford para exponer su preocupación, «me rechazaron, diciendo que su mandato no debía considerarse coercitivo».

Bragança, que es natural de Portugal, argumentó que él, su mujer y su hijo pueden perder sus permisos de residencia si se anula su inscripción en Stanford.

«Es doloroso darse cuenta de que mi universidad me retuerce el brazo con la amenaza de la cancelación del visado mientras afirma que no estoy obligado a hacer nada. Muchos estudiantes cumplirán a regañadientes con el mandato porque no quieren interrumpir sus futuras carreras.»

Bragança continuó: «Y aunque está obligando a los estudiantes a tomar el refuerzo, Stanford no está dispuesta a asumir la responsabilidad ni a pagar las consecuencias de cualquier efecto secundario grave que pueda producirse.»

Contraataque

Por suerte, Bragança no fue el único que se opuso a la obligación de Stanford de tomar refuerzos. Hasta 2.500 compañeros y simpatizantes firmaron una petición en la que se pedía que se levantara la prohibición de vacunar con dosis de refuerzo a los estudiantes.

Bragança dice que la petición también iba acompañada de documentación científica que aclaraba la naturaleza errática de la decisión. Fue entregada a la dirección del colegio, que no se ocupó de su contenido, y mucho menos de sus argumentos científicos.

«Un anuncio del 14 de diciembre explicaba que las vacunas COVID-19 son «más eficaces contra la variante Omicron en individuos que han recibido tanto un curso completo de vacunación como una dosis de refuerzo», decía el texto que acompañaba a una petición firmada públicamente en Change.org.

«No se ha explicado nada más», continuaba. «Stanford no comunicó ni los datos sobre la eficacia de la dosis de refuerzo, ni los riesgos de inflamación del corazón por la vacunación de refuerzo, ni el riesgo dramáticamente bajo al que se enfrenta su alumnado por la COVID-19 en primer lugar».

De hecho, el caso de Bragança no es un incidente aislado.

Casos similares

En octubre, el estudiante de la UCLA e influenciador conservador Christian Walker recibió una llamada telefónica de un estudiante de último año no identificado que trabajaba para la universidad, exigiéndole que subiera su estado de vacunación o que se enfrentara a la expulsión.

Walker, que casualmente tiene 161,8 mil seguidores en Twitter, grabó la conversación y la expuso al público, enfurecido porque todas sus clases se imparten por Internet.

El tuit suscitó tanta atención en los medios de comunicación que la UCLA tuvo que retractarse de su decisión, ofreciendo en cambio a Walker una exención de responsabilidad para que la firmara, declarando que asumiría toda la responsabilidad en caso de cualquier gasto o lesión que pudiera sufrir a causa de la enfermedad.

En septiembre, el estudiante de Nueva Jersey Logan Hollar fue expulsado de la Universidad de Rutgers. Hollar se dio cuenta de su expulsión después de encontrar que estaba bloqueado en el sistema de correo electrónico de Rutgers cuando fue a pagar su matrícula.

No había actualizado su estado de vacunación ni siquiera cuando vivía en el condado de Sussex, a 70 millas del campus, y nunca tuvo la intención de asistir a las clases en persona.


tierrapura