https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Advierten que el Gobierno usó una maniobra contable para cumplir la meta fiscal que fijó el FMI

 Expertos explicaron que se contabilizaron ingresos no genuinos para lograr el objetivo del primer trimestre. Tras el anuncio del bono y con subsidios energéticos que siguen creciendo, alertan que el rojo primario de 2022 superará al pactado con el organismo de crédito. 

Luego de su reunión con Kristalina Georgieva, el ministro de Economía Martín Guzmán aseguró que no cambiará las metas del acuerdo cerrado en marzo con el FMI. 

Sin embargo, los analistas advierten el Gobierno ya tuvo que recurrir a la “contabilidad creativa” para lograr el objetivo fiscal del primer trimestre. Al mismo tiempo, alertan que la concreción de lo pactado para los próximos meses luce complicada.

Una “ayuda” para llegar al objetivo

“Los resultados fiscales del primer trimestre 2022 cumplieron con la meta acordada con el Fondo: el Gobierno registró un resultado primario de $99.800 millones en marzo y el trimestre cerró con un déficit de $192.700 millones, por debajo de la meta de $222.300 millones”, reconoció Consultatio.

Sin embargo, tanto los analistas de esa firma como otros colegas señalaron que hubo una “ayuda” en la contabilización de los ingresos del tercer mes del año, ya que se incluyeron las rentas de la propiedad del Tesoro Nacional por $103.235 millones, que aportaron casi el 10% de los ingresos totales.

“Estas rentas incluyen la diferencia positiva entre el valor efectivo y nominal adjudicados en licitaciones de deuda en pesos (generadas en las reaperturas con precio de corte sobre la par), que en el primer trimestre sumaron poco más de $120.000 millones (0,16% del PBI)”, explicó Equilibra.


El déficit del primer trimestre de este año fue el peor desde 2017. (Foto: Consultatio en base a datos del Ministerio de Economía).

Y Consultatio completó: “El problema está en que se trata de ingresos que no son genuinos y que sin esa ayuda el Gobierno hubiera fallado la meta fiscal del primer trimestre, además de que habrá que ver la postura del FMI respecto a la forma de contabilizarlos”.

El economista Fernando Marull coincidió con sus colegas. “En el primer trimestre, el déficit primario fue de 0,26% PBI, cuando la meta fiscal era 0,30% PBI. Se cumplió por poco y con trampita. Por los gastos, subió por subsidios, con las tarifas congeladas. Y por los ingresos, subió por ‘contabilidad creativa’ que hizo Guzmán (colocaciones de deuda a valor de mercado mayor a ‘contable’, se registran como ‘ingresos’)”, escribió en su reporte semanal.

En ese sentido, la evaluación que el FMI haga en mayo sobre esa maniobra contable será clave para determinar si el Gobierno puede seguir recurriendo a ella o no. Para Equilibra, difícilmente el organismo considere incumplida la meta, aunque sí podría valer un llamado de atención o, directamente, el otorgamiento de una excepción al Gobierno (conocido en inglés como “waiver”).

El gasto social y en subsidios complica las metas

Las dificultades que ya se empezaron a ver en los primeros meses del año para cumplir con el objetivo fiscal no se disiparán en los meses que vienen.

Luego del anuncio del bono extraordinario (que representa un gasto equivalente al 0,3% del PBI), las dudas con relación al cumplimiento de las metas fiscales se multiplicaron. Si bien el Gobierno dijo que apunta a financiarlo con un impuesto a la “renta inesperada” todavía no está claro si el oficialismo podrá avanzar con ese proyecto.



Por el lado de los gastos, además, siguen aumentando otras erogaciones. “Los subsidios económicos crecieron 235% interanual en marzo, destacando a los energéticos con una variación de 349%, mientras que el gasto social se aceleró 58% interanual, con las jubilaciones y asignaciones familiares a la cabeza aumentando casi 65% promedio”, apuntó Consultatio.

En Equilibra no ven espacio para recortar subsidios en pos de cumplir lo pactado con el FMI. Incluso, explicaron que el alza en los precios internacionales de la energía tornará insuficiente el ajuste tarifario planteado por el Gobierno. Tampoco se licuarán gastos por inflación, ya que se reabrieron las paritarias estatales y la fórmula de movilidad jubilatoria captará la aceleración de precios a partir del tercer trimestre.

El déficit primario, medio punto arriba de lo acordado

Con este escenario, los analistas ya ven el déficit primario en 2022 en torno al 3%, es decir, al menos medio punto por encima de lo acordado.

“Sin contemplar recortes adicionales del gasto o un aumento en los ingresos, nuestra proyección de déficit primario se incrementaría al menos desde 2,8% hasta 3% del PBI”, anticipó Equilibra, aunque sostuvo que la proyección podría mantenerse en 2,8% si Economía vuelve a recurrir a la “contabilidad creativa” a lo largo del año.

Marull, por su parte, también consideró que el anuncio de mayores gastos sociales complicará al Gobierno para cumplir la meta fiscal del segundo trimestre (déficit equivalente al 0,46% del PBI) y elevó su proyección de déficit primario para todo 2022 a 3% del PBI, aún luego del ajuste tarifario. No obstante, ve probable que el FMI le otorgue un waiver al Gobierno justificándolo en las consecuencias internacionales de la guerra.


Consultatio espera que el déficit de 2022 llegue a 3,2% en lugar del 2,5% que el Gobierno le prometió al FMI. (Fuente: Consultatio en base al Ministerio de Economía y proyecciones propias).

Más pesimistas, en Consultatio plantearon que el déficit primario de este año llegará a 3,2%. Los analistas de la compañía indicaron que el mayor bache será resultado de un recorte menor al esperado en los subsidios, combinado con un gasto social que sigue en alza y un rebote de la actividad que podría ser inferior al que prevé el FMI.

Melina Manfredi