https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tailandia pagó 45 millones de dólares en reclamaciones por lesiones causadas por la vacuna COVID, mientras que EE.UU. ha pagado 0 dólares

 Tailandia pagó 45 millones de dólares en reclamaciones por lesiones causadas por la vacuna COVID, mientras que EE.UU. ha pagado 0 dólares


Fuente: childrenshealthdefense.org

La Oficina Nacional de Seguridad Sanitaria de Tailandia (“National Health Security Office”, NHSO por sus siglas en inglés) ha pagado hasta el 8 de marzo 1.509 millones de baht (el equivalente a 45,65 millones de dólares) para resolver las reclamaciones de indemnización por daños causados por la vacuna COVID-19.

Los pagos se hicieron a 12.714 personas, incluidos los familiares de algunas personas que murieron como consecuencia de la vacuna.

Otras 891 reclamaciones están pendientes. Se han presentado un total de 15.933 reclamaciones desde el inicio del programa de compensación el 19 de mayo de 2021. De las 2.328 denuncias rechazadas, 875 están siendo recurridas.

Las cifras publicadas el 9 de marzo representan un aumento continuo de las reclamaciones aprobadas por la NHSO de Tailandia. Hasta el 26 de diciembre de 2021, sólo se habían aprobado 8.470 solicitudes de indemnización.

Las vacunas que se administran en Tailandia son principalmente la británica-sueca AstraZeneca y la china Sinovac.

El programa de compensación por lesiones causadas por vacunas de Tailandia es un ejemplo de “programa de compensación sin culpa”.

Como informó “The Defender” en diciembre de 2021, “sin culpa” se refiere a una medida establecida por las autoridades de salud pública, las compañías de seguros privadas, los fabricantes y / o otras partes interesadas para compensar a las personas perjudicadas por las vacunas.

Estos programas permiten que una persona que ha sufrido una lesión por una vacuna sea compensada económicamente, sin tener que atribuir la culpa o el error a un fabricante o individuo específico.

Los sistemas de indemnización sin culpa son una de las tres opciones que utilizan varios países para gestionar las reclamaciones por lesiones causadas por vacunas.

Las otras dos opciones son permitir que los lesionados por las vacunas demanden a actores del sector privado, como los fabricantes de vacunas o sus aseguradoras, o hacer recaer toda la carga financiera en el paciente.

En el caso de Tailandia, el sistema de compensación establece las siguientes categorías de pago:

  • En caso de muerte o invalidez permanente, cada familia recibe 400.000 baht (11.928 dólares).
  • Los que sufrieron una discapacidad que afecta a su medio de vida o que perdieron una extremidad reciben 240.000 baht (7.157 dólares).
  • Para otras lesiones o enfermedades sufridas como consecuencia de la vacunación COVID, se paga un máximo de 100.000 baht (2.982 dólares).

En el caso de la tercera categoría de reclamaciones, la cantidad específica concedida depende del nivel de daños que se haya determinado que ha causado la vacuna, así como del estado financiero del paciente.

Cuando se creó el fondo de compensación en 2021, el Dr. Jadej Thammatacharee, secretario general de la NHSO, declaró que los fondos disponibles ascenderían a 100 millones de baht (2,98 millones de dólares), pero ese presupuesto inicial ya se ha superado varias veces.

El sistema “sin culpa” de Tailandia facilita la obtención de indemnizaciones, al menos en comparación con sistemas similares en Estados Unidos y otros países occidentales.

Las reclamaciones pueden ser presentadas por las personas en cuestión, o sus familias, en el hospital donde fueron vacunadas, en las oficinas provinciales de salud o en las oficinas regionales de la NHSO. Además, las reclamaciones pueden presentarse hasta dos años después de la aparición de los efectos adversos.

Cualquier persona que alegue lesiones o efectos secundarios puede presentar una solicitud de ayuda financiera inicial para proporcionar una cantidad no especificada a los demandantes antes de que se confirme que las lesiones fueron consecuencia de la vacuna.

Si más tarde se determina que los efectos adversos no fueron consecuencia de la vacuna, los demandantes tienen derecho a quedarse con este pago económico inicial.

El tiempo de respuesta a las reclamaciones también parece ser rápido, en comparación con Estados Unidos y otros países.

El “Bangkok Post” informó de que 13 paneles de toda Tailandia se reúnen semanalmente para estudiar las reclamaciones de indemnización. Los que se aprueban se pagan en un plazo de cinco días. Las solicitudes rechazadas pueden recurrirse directamente al secretario general de la NHSO en un plazo de 30 días.

Las cifras disponibles de las autoridades tailandesas no desglosan el número de reclamaciones concedidas por muertes, lesiones graves y discapacidades, u otras lesiones y efectos adversos.

Sin embargo, según la información proporcionada por el Departamento de Control de Enfermedades (“Department of Disease Control”, DDC por sus siglas en inglés) de Tailandia, hasta el 24 de octubre de 2021, tres muertes estaban relacionadas con la vacunación contra el COVID.

Según Chawetsan Namwat, director de riesgos sanitarios y control de enfermedades de la DDC, dos de estas muertes fueron consecuencia de una trombosis. La otra muerte se produjo tras la aparición de una reacción alérgica grave y un shock después de la administración de la vacuna.

De las 842 muertes que se investigaron hasta esa fecha, 541 resultaron ser “sucesos fortuitos”, como enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, embolias pulmonares, infecciones sanguíneas, inflamaciones pulmonares, cáncer de pulmón y cáncer de mama.

En el caso de otras 66 muertes, no fue concluyente si la vacuna fue la causa de los fallecimientos, ya que a 47 de estas personas también se les había diagnosticado una enfermedad cardiovascular.

Otras 41 muertes se clasificaron como “sin clasificar”, ya que no había suficiente información disponible para determinar si las muertes estaban relacionadas con las vacunas.

Según un informe del 18 de febrero de healthdata.org, el COVID-19 fue la decimotercera causa de muerte en el país durante la semana anterior, por detrás de causas como la enfermedad renal crónica, el cáncer de hígado, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes mellitus y las lesiones en carretera.

Las cardiopatías isquémicas y los accidentes cerebrovasculares fueron las dos principales causas de muerte en Tailandia durante el mismo periodo.

Estados Unidos sigue ‘atascado’ en una reclamación por daños de vacunas aprobada desde noviembre de 2021

Como informó anteriormente “The Defender”, hasta el 1 de noviembre de 2021, sólo se había aprobado una reclamación por lesiones causadas por la vacuna COVID para su compensación por el Programa de Compensación de Lesiones por Contramedidas (CICP).

A día de hoy, la cifra se mantiene en una, y esa reclamación aún no se ha pagado. No se han indemnizado nuevas reclamaciones en el ínterin.

Según informa el CICP:

“A 1 de marzo de 2022, el CICP no ha compensado ninguna reclamación de contramedidas de COVID-19.

“Se ha denegado la indemnización a seis reclamaciones de contramedidas COVID-19 porque no se cumplió el criterio de prueba de la causalidad y/o no se sufrió una lesión cubierta.

“Se ha determinado que una reclamación de contramedidas COVID-19, una reclamación de vacunas COVID-19 debido a una reacción anafiláctica, es elegible para compensación y está pendiente de una revisión de los gastos elegibles”.

La semana pasada, el senador Ron Johnson (republicano de Wisconsin) presentó la Ley de Enmienda de Compensación por Lesiones por Contramedidas para ayudar a agilizar las reclamaciones de los lesionados por las vacunas COVID.

El proyecto de ley modificaría el CICP para mejorar la capacidad de respuesta, crearía una comisión para examinar las lesiones causadas directamente como resultado de las contramedidas del COVID y permitiría a aquellos cuyas reclamaciones hayan sido rechazadas previamente volver a presentarlas para que sean examinadas de nuevo.

Con sólo una reclamación aprobada para compensación y seis reclamaciones denegadas, el CICP tiene un retraso de aproximadamente 7.050 reclamaciones, con 4.097 reclamaciones que alegan lesiones o muerte por las vacunas COVID, y otras 2.959 reclamaciones que alegan lesiones o muerte por otras contramedidas COVID.

Desde 2010, se han presentado un total de 7.547 solicitudes de indemnización ante el CICP. Sólo 41 se consideraron aptas para la compensación; aún menos (30) fueron realmente compensadas.

En particular, hasta el 4 de marzo se publicaron los datos del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS), se han notificado un total de 1.168.894 efectos adversos tras la vacunación con COVID, entre ellos 25.158 muertes y 46.515 casos de discapacidad permanente.

Históricamente, se ha demostrado que VAERS sólo recibe informes del 1% de los efectos adversos reales de las vacunas.

El CICP se creó bajo los auspicios de la Ley de Preparación para Emergencias (PREP) de 2005. La ley PREP se desarrolló para coordinar la respuesta a una “emergencia de salud pública”.

Está previsto que la ley siga en vigor hasta 2024.

El CICP difiere de otro programa federal estadounidense de compensación por vacunas, el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas (VICP), que se estableció tras la aprobación de la Ley Nacional de Lesiones Causadas por Vacunas en la Infancia de 1986.

Sin embargo, el VICP sólo cubre las vacunas que se administran habitualmente a los niños y a las mujeres embarazadas. Para ayudar a financiar el programa, esas vacunas están sujetas a un impuesto especial federal de 75 céntimos.

Hasta la fecha, se han resuelto más de 8.400 reclamaciones del VICP, de entre más de 24.000 peticiones, con un total de 4.600 millones de dólares emitidos en liquidaciones.

El escaso número de solicitudes de indemnización aprobadas y la lentitud del proceso de revisión han llevado recientemente a pedir la modernización de los programas de indemnización por vacunas en Estados Unidos.

Otros países occidentales parecen haber desarrollado procedimientos de indemnización igualmente engorrosos.

Por ejemplo, el sistema de compensación de vacunas sin culpa recientemente establecido en Australia se describió como “intencionadamente complejo y con un objetivo limitado”.

Canadá, que también ha establecido recientemente un programa de compensación sin culpa, hasta el 16 de diciembre de 2021 había aprobado menos de cinco de las 400 reclamaciones presentadas. En el momento de redactar este documento no se dispone de datos más recientes del Programa de Apoyo a las Lesiones por Vacunas de Canadá.



tierrapura