https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se derrumbaron los precios de los granos: ¿peligra el ingreso de divisas?

 

La soja cayó 1,4% hasta los u$s603,7. Los cereales tuvieron una jornada con caídas en torno al 4%. Cómo impacta el posible acuerdo entre Rusia y Ucrania.


El mercado internacional de los commodities atraviesa un período de alta volatilidad. Diversos factores geopolíticos le están metiendo presión bajista a los valores de la soja, el maíz y el trigo en Chicago que cerraron este martes con bajas de entre el 1,2% y el 4%. Ante este contexto, el gran interrogante es como continuará el ingreso de dólares frescos por parte del campo ante un contexto económico de escasez de divisas.

Concretamente, los avances de un posible cese al fuego entre Rusia y Ucrania y los temores de un posible nuevo rebrote de Covid en China, llevaron a los grandes fondos especuladores a tomar rápido ganancias. En este marco, la soja bajó este martes 1,2% (u$s7,8 por tonelada), para cerrar la jornada a u$s603,70.

“Este retiro de ganancias de los especuladores se efectivizó incluso a pesar del alto grado de escepticismo que persiste en cuanto a ver resultados concretos del diálogo entre Ucrania y Rusia en un corto plazo. En tanto, la nueva caída del petróleo, el progreso de la cosecha en Sudamérica y las noticias que llegan desde China, con rebrotes de Covid y con márgenes negativos para los productores de porcinos que los ponen en la búsqueda de alimentos alternativos a la harina de soja más económicos, aportaron a la tónica bajista”, detallaron desde la corredora Granar.

Lo cierto es que a pesar de que la soja acumula esta semana su segunda baja consecutiva todavía se mantiene en el atractivo terreno de los u$s600 por tonelada. Aunque de consolidarse nuevos escenarios geopolíticos, en el sector agroindustrial esperan un retroceso en las cotizaciones en el mediano plazo.

La soja terminó la jornada en torno a los u$s603 por tonelada

La soja terminó la jornada en torno a los u$s603 por tonelada

Días atrás, desde la Bolsa de Comercio de Rosario indicaban que ante la suba de las cotizaciones los despachos del complejo soja se proyectaban en u$s23.168 millones, u$s2.640 millones más que lo previsto hace un mes. Es decir que de continuar las bajas en el mercado internacional, las arcas nacionales podrían perder al menos unos u$s2.600 millones por los envíos de la oleaginosa.

Los cereales en la mira

En tanto, se abre otra cuestión clave en lo que respecta a los cereales (maíz y trigo). La suba de las cotizaciones internacionales de ambos productos también le pegó de lleno al precio de los alimentos en el mercado interno y por eso el Gobierno buscó crear un fondo compensador para los valores del trigo. Es decir que una caída en los precios internacionales puede analizarse de dos maneras. Por un lado, representaría un menor ingreso de divisas - pero dentro de los máximos históricos- y por otro lado, una menor presión para el mercado interno ya que el maíz tiene gran incidencia en los costos de la alimentación animal (fundamentalmente carne vacuna, porcina y avícola) y el trigo en la producción de pan y fideos entre otros muchos productos de la canasta básica.

Con estas consideraciones, el maíz cayó casi 3% (u$s8,76 por tonelada) para terminar la rueda a u$s285,91. “Lo que sigue estando en juego a los fines del mercado agrícola es la reactivación plena de las exportaciones desde la zona del Mar Negro y la campaña de siembras 2022/2023, que en Ucrania debería comenzar en los primeros días de abril. La semana pasada el Ministerio de Agricultura de Ucrania indicó que la siembra de maíz podría oscilar de 3 a 3,3 millones de hectáreas, frente a los 5,4 millones de 2021. Un alto el fuego podría mejorar esa previsión. La buenas perspectivas para la segunda cosecha de maíz en Brasil sumaron a la tónica bajista”, adelantaron desde Granar.

Respecto al ingreso de divisas de este sector, con sus precios máximos, las proyecciones días atrás indicaban despachos por u$s8.651 millones, y los precios actuales continúan en máximos históricos por lo que el retroceso en los ingresos sería de apenas unos u$s800 millones.

Finalmente, el trigo fue el que tuvo la jornada más complicada en Chicago. Durante la rueda llegó a perder más de u$s27 por tonelada pero luego logró ajustar y terminar con una caída en torno al 4% (u$s15,71) para cerrar la jornada a u$s372,67. Mientras tanto el ingreso de dólares previsto para el cereal continúa en torno a los u$4.400 millones. La diferencia es que días atrás el gobierno habilitó un cupo adicional de exportación de 8 millones de toneladas de trigo 2022/23 –que comenzará a cosecharse en diciembre próximo– para sumar un total de 10 millones autorizadas, el objetivo es captar los altos precios mientras duren.

En conclusión, con los actuales valores, el campo aportaría no menos de u$s38.000 millones este año, aunque no todo está dicho. La falta de precipitaciones podría complicar la próxima campaña y la volatilidad en los mercados internacionales continúa a la orden del día.



ambito