https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Resabios de la dictadura El “Chino” Zannini y una diputada K, vinculados a una historia de secuestro y muerte

 En el marco del 24 de marzo, la diputada nacional Josefina González, quien fue hija de dos líderes del ERP, Dardo Tosetto y Ruth González, se vio envuelta en el drama que envuelve al coronel Argentino del Valle Larrabure. De acuerdo a las acusaciones, Zannini habría sido el “nexo” en el operativo.


En la madrugada del 11 de agosto de 1974, un grupo de setenta militantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) ingresó a la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María, en la provincia de Córdoba. Como no pudieron encontrar al director, el teniente coronel Osvaldo Guardone, quien se encontraba en su casa, capturaron al subdirector, el mayor Argentino del Valle Larrabure.

En el sangriento operativo asesinaron a un policía, hirieron a siete militares, se robaron 120 fusiles FAL y numerosos explosivos. Al propio Larrabure lo encerraron en una celda improvisada en la ciudad de Rosario, debajo de una mercería.

El detenido contó parte de su calvario en un diario que llevó en sus días prisionero: “Privado de mi libertad, me encontré en un refugio húmedo, sin luz natural, lejos de ruidos y celosamente custodiado por encapuchados, cuyos cambios de guardia constataba por el calzado que usaban o por las manos. Mis benévolos captores me inyectaron alucinógenos y cuando, horas más tarde desperté, me encontré el otro abyecto canil. Aturdido, tendido en un camastro, mi cabeza llena de zumbidos, mis ojos pesados, sin poder entreabrirlos. La luz de un tubo fluorescente hería mi retina”, aseguró, describiendo una de las llamadas “cárceles del pueblo”.

A diario, lo sometían a sesiones de tortura mientras se negociaba su intercambio por guerrilleros del ERP. Lamentablemente para Larrabure, la presidente Isabel Perón aseguró que no negociaría con terroristas, dando de baja cualquier posibilidad de libertad. Uno de sus captores le ofreció ingresar al ERP como especialista en armas y explosivos. “Acepte trabajar como asesor para las fábricas de nuestra organización, y será libre”, le aseguraron. Su respuesta fue lapidaria: “Por ese precio, no”.

Horas antes de morir, Larrabure, ya extremadamente delgado después de una semana de encierro asolado por un asma contundente y la falta de atención, escribe unas breves palabras en su diario: “Quiero morir como el quebracho, que al caer hace un ruido que es un alarido que estremece la tranquilidad del monte”. Momentos después, sería torturado por última vez y asesinado. Incluso sus captores admitieron que Larrabure cantaba el himno mientras lo torturaban.

Luego de estrangularlo con un cable y rematarlo de un golpe en la cabeza, arrojaron su cadáver, que para ese momento ya pesaba poco más de 50 kilos, envuelto en una sábana a un zanjón, donde lo encontró la policía. Era 19 de agosto de 1975, y Larrabure había estado secuestrado 372 días.

Recientemente, numerosos documentos comenzaron a circular por las redes sociales, en los que se asegura que la casa en la que se mantuvo cautivo al militar se trataba de la vivienda de Dardo Tosetto y Rut González, ambos guerrilleros del ERP y padres de la actual diputada del Frente de Todos, Josefina González. “En la casa de esta diputada, cuando era niña, sus padres mantuvieron cautivo al coronel Argentino del Valle Larrabure, hasta su asesinato”, asegura la publicación.

Además, citaron el reconocido trabajo de John Horgan “Psicología del Terrorismo”, en el que se asegura que “el terrorista siempre es terrorista, sólo cambia de piel”. Al hacerlo, hacen mención a la presunta participación del actual procurador del Tesoro de la Nación, Carlos “Chino” Zannini, en el operativo de copamiento de Villa María y el secuestro de Larrabure. De acuerdo al documento, el funcionario kirchnerista y que en aquel entonces militaba en la izquierda antifoquista de Córdoba, habría hecho las veces de “nexo”.

Al momento de la muerte del militar cautivo, Zannini se encontraba preso en la cárcel de Encausados, en la Unidad Penitenciaria Nro. 1 y en el Penal de La Plata, en donde permaneció hasta su liberación en 1978. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)