https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Encuestas: Milei ya es el segundo dirigente con mejor imagen y dudan si es Bolsonaro o se desinfla

 Una encuesta de Opina Argentina le da 18 puntos de intención de voto y una de Management & Fit lo ubica como el mejor dirigente después de Larreta.

Javier Milei se convirtió, según una encuesta, en el segundo dirigente con mejor imagen positiva de la dirigencia argentina y es un incógnita cuál será su desempeño en las presidenciales de 2023. La gran pregunta es si podrá convertirse en un Jair Bolsonaro o se desinflará a la hora de contar los votos.


En Juntos y en el Frente de Todos (FdT) lo miran con desconfianza. Lo que parecía una broma o un personaje televisivo comienza a instalarse en la política nacional. Según un estudio de Management & Fit se ubica detrás de Horacio Rodríguez Larreta como el dirigente con mayor diferencial positivo. Una encuesta de Opina Argentina pone a los liberales como el tercer espacio en intención de voto con 18 puntos, a 12 de Juntos y tan sólo 8 del FdT.


El descontento es uno de los vectores de la irrupción de Milei. "Que Cristina Fernández rompa el FdT y que socave a al candidato que ella hizo votar a su electorado enoja a su gente. También enoja a algunos de Juntos este exceso de protagonismo de Macri cuando está muy latente el desastre que dejó. Eso permite que los candidatos antisistemas empiecen a instalarse", dice Mariel Fornoni, titular de Management & Fit.


Los analistas suelen subestimar a los fenómenos antisistema y recién los advierten cuando ya están en el centro de la escena política


La gran duda es hasta dónde puede crecer Milei. "A medida que crece el descontento, si mirás lo que pasó en EEUU, Brasil o Chile los outsiders siempre son subestimados por los analistas hasta que en un momento están en el centro del sistema político. Hoy no está en la hipótesis del sistema político argentino que haya que competir con un candidato antisistema", le dijo a LPO Facundo Nejamkis, director de Opina Argentina.


El politólogo cree que es prematuro poner un techo y que cuánto más se agudice la crisis, más crecerán las posibilidades de Milei para meterse en la pelea. Cuando Opina Argentina preguntó a 1200 personas de todo el país cuál era el partido mejor preparado para gestionar la postpandemia el 35% de los encuestados respondió Ninguno, mientras que el 28% se inclinó por Juntos y el 26% por el FdT.


Un importante dirigente del FdT le manifestó a LPO la inquietud que genera Milei porque por un lado le saca votos a JxC, pero también "come" en la base electoral del kirchnerismo sobre todo en los jóvenes.


"Los jóvenes buscan opciones políticas contestatarias, y el kirchnerismo, en su discurso, lo encarnó durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner. Ese discurso hoy lo encarna Milei", explica Nejamkis.


Milei aparecía como una ventaja para el FdT porque "comía" votos de Juntos, pero en el kirchnerismo hay preocupación porque también suma voluntades en el electorado joven del peronismo


Fornoni rechaza la idea de que el economista solamente pesca entre el electorado de Juntos. "Le saca a todos, incluso a la izquierda. La gente está harta de que en política ‘sean siempre los mismos' y no le ‘solucionen los problemas'. Milei tiene un nivel de conocimiento que otros candidatos habiendo sido incluso gobernadores no tenían", explicó la directora de Management & Fit.


El diferencial positivo es la resta entre la imagen positiva de un candidato y su imagen negativa. Entre los dirigentes nacionales, según el último estudio que publicó Management & Fit, Larreta encabeza esa tabla con +1.3, mientras que el resto de los políticos aparecen con mayor imagen negativa que positiva. Milei sigue al jefe de Gobierno porteño con -0.2, Lousteau con -8.8, Vidal con -9.9, Cristina Kirchner con -24.9, Axel Kicillof con -25.2, Macri con -25.8 y Alberto Fernández con -26.3.


La positiva de Milei es igual a la de Larreta y superior a todos los demás dirigentes de los partidos tradicionales. Aunque lo que es su mayor ventaja también puede convertirse en su mayor problema.


"Yendo a lo real, tenés que pensar los límites que el sistema pone para desarrollar una candidatura presidencial. Necesitás una fuerza que esté presente en todo el territorio, recursos para fiscalizar, dinero para hacer campaña", dice Nejamkis antes de advertir las dudas que genera Milei en el establishment, el gran financista de las campañas políticas en la Argentina.


La crisis del bipartidismo parece darle una oportunidad de crecimiento a Milei por fuera de las fuerzas tradicionales y un agravamiento de la crisis política y económica podría contribuir al incremento de su base electoral


La estructura puede ser uno de los factores decisivos a la hora de votar. "La gente vivió esto con Macri, que tenía más estructura que Milei, y después le terminó yendo como le fue porque no tenía cuadros políticos y eso está muy latente", sostiene Fornoni.


La directora de Management & Fit también relativiza lo que pueda ocurrir dentro de un año y medio. "No sé si se va a mantener en el tiempo. La intención de voto hoy no tiene mucha ‘responsabilidad', tal vez es solo una expresión de enojo. Puede cambiar sobre la marcha o mantenerse. Aún falta mucho y Alberto Fernández es el mejor ejemplo de que en pocos meses todo puede cambiar. En abril de 2019 era imposible imaginarlo como presidente", señala.


La irrupción de fenómenos en la política no es una novedad. Ross Perot, un millonario texano que compitió por fuera del sistema es un buen ejemplo. En 1992 consiguió más del 18% de los votos para las presidenciales en las elecciones que ganó Bill Clinton, pero cuatro años después perdió 10 puntos y no volvió a presentarse. Para llegar a la Casa Blanca Donald Trump debió competir desde el interior del Partido Republicano, pero desde su propio partido hicieron todo lo posible para que no reeligiera en 2020.


Bolsonaro es el ejemplo inverso. Con Lula preso el actual presidente brasileño se impuso en las presidenciales de 2018 como el emergente de un sistema político atomizado. Para ese año sus posibilidades de reelegir parecen remotas, sobre todo porque se habla de un acuerdo entre el PT y PSDB para evitar un triunfo del actual presidente.


"El sistema de bipartidismo tradicional pareciera estar en discusión y eso le permite sumar a Milei y aparecer como una tercera opción competitiva", analiza Nejamkis


"La gente tiende a votar más candidaturas moderadas que extremistas", dice el titular de Opina Argentina. Por lo pronto en el PRO dicen que siguen de cerca a Milei y reconocen que el economista tiene preeminencia en los grandes centros urbanos, en donde el PRO suele hacer buenas elecciones. Su desempeño y poder de juego es otro de los interrogantes que se abren frente a las elecciones locales, aunque para Nejamkis el desdoblamiento de los comicios puede jugarle en contra a Milei y disminuir sus posibilidades de expansión territorial.