https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Project Veritas denuncia que el Departamento de Justicia de Biden los “espió” durante investigación sobre el diario de su hija

 Traducido de Dailymail.co.uk por TierraPura.org

  • Project Veritas denunció este martes que el Departamento de Justicia ‘espió’ los correos electrónicos de sus empleados y utilizó órdenes de mordaza para encubrirlo
  • El DOJ está investigando la compra del diario de Ashley Biden por parte del grupo conservador antes de las elecciones de 2020 
  • El grupo alegó que los fiscales federales utilizaron “órdenes secretas” para obtener los correos electrónicos de los empleados de Project Veritas a través de Microsoft 
  • Varias de esas citaciones incluían órdenes de mordaza, que impedían a Microsoft decir públicamente que existían 
  • En una carta escrita el martes a la jueza Analisa Torres, los abogados del grupo sugieren que esto se hizo a sus espaldas
  • Torres había ordenado que los materiales del caso debían ser entregados a un “maestro especial”, para determinar si se aplicaba alguna protección de la Primera Enmienda
  • Project Veritas, que ha utilizado operaciones de espionaje para perseguir a los demócratas y a los medios de comunicación de izquierdas, dice que sus empleados son periodistas

Project Veritas denunció este martes que el Departamento de Justicia ‘espió’ los correos electrónicos de sus empleados y utilizó órdenes de mordaza para encubrirlo durante la investigación sobre la compra del diario de Ashley Biden por parte del grupo conservador antes de las elecciones de 2020.

En los archivos judiciales y en un vídeo narrado por el fundador de Project Veritas, James O’Keefe, el grupo alegó que los fiscales federales del Distrito Sur de Nueva York utilizaron ‘órdenes secretas’ para obtener los correos electrónicos de los empleados de Project Veritas a través de Microsoft, el proveedor de servicios de correo electrónico utilizado por la organización. 

Varias de esas citaciones incluían órdenes de mordaza, que impedían a Microsoft decir públicamente que existían.   

En una carta escrita el martes a la jueza Analisa Torres, los abogados del grupo sugieren que esto se hizo a sus espaldas, después de que Torres dictamine previamente que los materiales del caso debían ser entregados a un “maestro especial”, para determinar si alguno de ellos podía ser retenido de los investigadores debido a las alegaciones de Project Veritas sobre el privilegio periodístico.  

El Proyecto Veritas, que ha utilizado operaciones de espionaje para perseguir a los demócratas y a las organizaciones de medios de comunicación de izquierdas, afirma que sus empleados son periodistas y, por tanto, están protegidos por la Primera Enmienda. 

Los hogares de O’Keefe y otros dos ex empleados fueron allanados por el FBI en noviembre – una medida que levantó las cejas ya que Project Veritas se identifica como un medio de comunicación y hay políticas y leyes del Departamento de Justicia que impiden las órdenes de registro contra los periodistas.  

“Project Veritas acaba de obtener documentos que demuestran que el SDNY estaba espiando a los periodistas de Project Veritas mucho antes de que el FBI allane las casas de nuestros periodistas el pasado noviembre – leyendo secretamente nuestros correos electrónicos, ocultándose al tribunal en nuestro caso contra el SDNY”, dijo O’Keefe en el vídeo. “Esto es una violación fundamental e intolerable de la Primera Enmienda por parte del Departamento de Justicia”.   

O’Keefe dijo que la evidencia fue encontrada en documentos legales de Microsoft obtenidos por el Proyecto Veritas – y muestran que el gobierno quería los correos electrónicos a partir de enero de 2020, que fue ocho meses antes de que el grupo supiera del diario. 

Dijo que el grupo también está presentando una moción exigiendo que el gobierno federal revele si pidió a cualquier otra entidad los documentos de Project Veritas. 

O’Keefe también calificó la investigación del DOJ sobre el diario de Ashley Biden como una “investigación sin precedentes”. 

“Hasta donde sabemos, las fuerzas del orden federales nunca habían investigado un diario abandonado”, dijo O’Keefe en el vídeo.

La última maniobra legal se produce después de que el New York Times informaba el domingo de más detalles sobre los supuestos esfuerzos del Proyecto Veritas para obtener y autentificar el diario de Biden, incluyendo que fue mostrado y vendido en un evento de recaudación de fondos de Trump antes de ser comprado por el Proyecto Veritas por 40.000 dólares.   

El Times informó que Biden recibió una llamada de un hombre que trabajaba para Project Veritas diciendo que había encontrado un diario y que pensaba que le pertenecía. Supuestamente, no le dijo a Biden que estaba afiliado al grupo conservador.  

Pero, según el Times, la llamada pretendía engañar a Biden para que confirmara que su diario era real. 

Esto podría complicar el caso legal de Project Veritas, ya que el grupo ha querido ser clasificado como un editor, y, por lo tanto, tener protecciones periodísticas de la Primera Enmienda.

Pero utilizar el engaño -como hizo el autor de la llamada al utilizar un nombre falso- no es un comportamiento típico de los periodistas. 

En una declaración a DailyMail.com, el secretario de prensa del Proyecto Veritas, R.C. Maxwell, dijo: “Como es típico, el New York Times se equivoca en la historia real por años, como lo hizo con cierto portátil”.

‘Del mismo modo, el Times ha acusado durante mucho tiempo al Proyecto Veritas de participar en una “campaña coordinada de desinformación”, mientras que ahora admite que los informes de Veritas confirmaron que el diario de Ashley Biden era real y que las actividades de Veritas en torno al diario se emplearon todas ellas “para autentificar el diario”‘, dijo Maxwell.

https://www.dailymail.co.uk/video/news/video-2400078/Video-FBI-investigators-searched-home-linked-suspect.html

En las presentaciones judiciales, los fiscales sugirieron que Project Veritas fue cómplice del robo de algunas otras pertenencias de Biden, que las entrevistas con el Times muestran que el grupo obtuvo para confirmar que el diario era de Biden.       

Después de ir a rehabilitación en Florida en 2019, Biden se mudó a una casa de dos habitaciones alquilada por un amigo en Delray Beach, Florida, permaneciendo allí mientras su padre competía en las primarias demócratas en la primavera de 2020.

Pero en junio, para los últimos meses de la campaña, Ashley Biden se trasladó de nuevo a la zona de Filadelfia, dejando algunas de sus pertenencias en la casa, con planes de volver a mudarse en otoño antes de que el contrato de alquiler venciera en noviembre. 

Su compañera de piso permitió que una ex-novia llamada Aimee Harris y sus dos hijos se muden a la casa, según informes anteriores del Times.

Al parecer, Harris estaba atravesando una amarga batalla por la custodia y tenía problemas económicos.

Sus “publicaciones en las redes sociales y sus conversaciones con amigos sugerían que era una fanática del Sr. Trump”, decía un informe del Times de diciembre.

Harris no tardó en descubrir que Ashley Biden había vivido en la dirección anteriormente y que había dejado algunas de sus cosas en la casa, según el informe anterior del Times.  

Lo que ocurrió después es el objeto de la investigación. 

Project Veritas dijo a un juez federal que en septiembre de 2020 alguien descrito como “un informante” llamó y dejó un mensaje de voz, diciendo al grupo conservador que “un nuevo ocupante se mudó a un lugar donde Ashley Biden se había alojado previamente y encontró el diario de la Sra. Biden y otros artículos personales”. 

El ‘diario es bastante loco’, decía el mensaje. Creo que vale la pena echarle un vistazo”, añadió la persona que llamó. 

Project Veritas confirmó que el grupo pagó dinero por el diario. 

Lo hicieron a través de un apoderado no identificado de dos personas identificadas por sus iniciales: A.H. y R.K. 

El grupo dijo que compró el diario legalmente. 

El Times identificó a esas personas como Harris y Robert Kurlander. 

Kurlander era un viejo amigo y antiguo compañero de piso de Harris, que anteriormente se declaró culpable de un cargo de conspiración en una trama de blanqueo de dinero relacionada con las drogas y fue condenado a 40 meses de prisión.

Kurlander tuiteó a Trump y a Donald Trump Jr. en octubre de 2020, pocas semanas antes del día de las elecciones, preguntando “¿dónde están los dos hijos de Biden? ¿Por qué no están haciendo campaña como tus 4 hijos? Tus grandes e increíbles hijos. Se puede saber mucho de la familia por los hijos !!!!!”

‘Ashley y Hunter son unos desastres’, continuó. ‘Reflejo de los padres’. Joe !!!’  

Ha seguido compartiendo tuits pro-Trump desde entonces. 

El nuevo informe del Times dice que Kurlander se puso en contacto con Elizabeth Fago, una empresaria de Florida, que fue nominada por Trump en diciembre de 2020 para formar parte de la Junta Consultiva Nacional sobre el Cáncer.

Fue la hija de Fago la que llamó a la línea de información del Proyecto Veritas el 3 de septiembre de 2020, según el Times. 

Según el Times, tres días más tarde, Harris y Kurlander -que llevó el diario- asistieron a una recaudación de fondos en la casa de Fago en Júpiter, Florida. 

A la recaudación de fondos también asistió Donald Trump Jr. 

El Times dijo que no estaba claro si Trump Jr. vio el diario en la fiesta. 

Mark Paoletta, un abogado que trabajó para el vicepresidente Mike Pence, que estaba haciendo un trabajo de cabildeo para el Proyecto Veritas y su jefe James O’Keefe, dijo a los legisladores republicanos este otoño que Trump Jr. se enteró del diario en la recaudación de fondos – pero no mostró ningún interés en él y dijo que quien estuviera en posesión de él debería denunciarlo al FBI.

Paoletta volvió a llamar al grupo de republicanos del Congreso para decir que no estaba seguro de que su caracterización de la reacción de Trump Jr. fuera exacta, informó el Times. 

Después de la recaudación de fondos, el Proyecto Veritas trató de adquirir el diario, volando Harris y Kurlander a Nueva York para reunirse con varios de los operativos del grupo en un hotel en el lado oeste de Manhattan.

No se llegó a ningún acuerdo durante ese viaje, por lo que Harris y Kurlander regresaron a Florida.

Uno de los principales lugartenientes de O’Keefe, Spencer Meads, fue enviado a Florida para seguir investigando el diario. 

En los archivos de la corte, el Proyecto Veritas dijo que sus operativos obtuvieron artículos adicionales que pertenecían a Ashley Biden que “fuentes” dijeron que fueron “abandonados”.

Las fuentes acordaron reunirse con el periodista del Proyecto Veritas en Florida poco después para darle más artículos abandonados”, escribieron los abogados del Proyecto Veritas. 

En los archivos, los fiscales ponen en duda que las acciones del Proyecto Veritas sean legales. 

En pocas palabras, incluso los miembros de los medios de comunicación “no pueden irrumpir impunemente en una oficina o vivienda para recoger noticias”, escribieron los fiscales.    

Los fiscales impugnaron la “repetida afirmación del grupo de que no tuvo “ninguna participación” en la forma en que se “adquirió” la propiedad de la víctima”. 

O’Keefe fue sacado de su apartamento vistiendo sólo ropa interior y esposado durante una redada en la madrugada de noviembre, dos días después de que otros empleados del Proyecto Veritas vieran sus casas allanadas por el FBI.

O’Keefe, según los archivos judiciales, dijo a su equipo en un correo electrónico del 12 de octubre de 2020 que decidió no publicar una historia sobre el diario.

‘No tenemos ninguna duda de que el documento es real’, dijo, pero añadió que sería ‘caracterizado como un golpe bajo’. 

Cuatro días después, Project Veritas escribió al entonces candidato demócrata Joe Biden y a su campaña para decirles que habían obtenido el diario “abandonado” de Ashley Biden y que querían interrogar al ahora presidente ante las cámaras. 

Alrededor del mismo tiempo, Project Veritas finalizó el acuerdo para comprar el diario a Harris y Kurlander por 40.000 dólares, transfiriendo el dinero a ellos.

“Si no tenemos noticias suyas antes del martes 20 de octubre de 2020, no tendremos más remedio que actuar unilateralmente y reservarnos el derecho a revelar que ha rechazado nuestra oferta de dar respuestas a las preguntas planteadas por su hija”, escribió el director jurídico de Project Veritas, Jered T. Ede. 

Los abogados de Biden respondieron calificando la petición como un ‘esfuerzo extorsivo para asegurar una entrevista’.

Se negaron a reconocer si el diario pertenecía a Ashley Biden, pero dijeron a Ede que debía considerarse como propiedad robada y calificaron de ‘ridículo’ que estuviera abandonado. 

Los abogados dijeron que podrían haber cometido “delitos graves”.  

La abogada de Biden, Roberta Kaplan, dijo a Ede, según The Times, que ‘esto es una locura; deberíamos enviar a la SDNY’.

Los abogados de Biden sí alertaron a los fiscales del Distrito Sur de Nueva York, que ahora están a cargo de la investigación. 

Durante las idas y venidas, el 24 de octubre, el sitio conservador National File publicó extractos del diario, y más tarde la versión completa. 

Las publicaciones no recibieron mucha atención. 

El sitio dijo que obtuvo el diario de alguien de otra organización que se negó a publicarlo.

O’Keefe estaba supuestamente furioso, dijo The Times, y algunas personas en el Proyecto Veritas creían que alguien lo filtró desde dentro de su organización.  

En una presentación judicial el año pasado, el abogado de O’Keefe dijo que Project Veritas organizó la entrega de las posesiones de Ashley Biden en una estación de policía en Florida a principios de noviembre de 2020, cerca de la propiedad de Delray Beach. 

“El Proyecto Veritas entregó el diario a las fuerzas del orden para asegurarse de que pudiera ser devuelto a su legítimo propietario”, dijo O’Keefe en un comunicado en noviembre. 

Un abogado de Florida llamado Adam Leo Bantner entregó las bolsas el día después de que Biden fuera declarado ganador de las elecciones presidenciales. 

Citando el informe de la policía y las imágenes de la cámara corporal, The Times dijo que Bantner dijo a los agentes que su cliente le había dicho que la propiedad era “posiblemente robada” y que “la obtuvo de una persona desconocida en un hotel”.

Bantner describe las bolsas como “basura” a un oficial, que entonces responde que va a tirar las bolsas a la basura porque no había “información” ni “prueba de evidencia”. 

Como he dicho, ‘me parece bien’, respondió Bantner.  

El informe policial dice que los agentes determinaron que los objetos de las bolsas pertenecían a Ashley Biden, y alertaron tanto al Servicio Secreto como al FBI, que los recogió.



tierrapura