https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Por la inercia inflacionaria, el Banco Central acelera la suba del dólar oficial

 

Pese a que aún no acompaña el Índice de Precios, el organismo liderado por Miguel Pesce se mantiene en línea del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Cómo fue el movimiento de la divisa desde comienzos del año.


El acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMIprevé una "recalibración" del ritmo de devaluación del peso para garantizar un "tipo de cambio real competitivo". De acuerdo al organismo crediticio, "el régimen de crawling peg sigue siendo apropiado, aunque será necesario reforzar y recalibrar los elementos clave". En ese sentido, el director del Banco Central(BCRA), Miguel Pesce parece ir en línea con lo estipulado: marzo será el mes de mayor suba del dólar oficial que acompañará, un poco más cerca, a la inflación.

Hasta el 3,9% del IPC de enero, el BCRA mantenía un ritmo de devaluación del orden del 3% lo que mantenía la competitividad del peso. Pero con el dato de inflación de febrero en torno al 4,7% y de marzo, que se espera entre el 5% y el 6% - este último, ya con el impacto externo- vuelve a poner la lupa en el rol del organismo.

Pese a que aún no cerró marzo, se puede observar que el camino realizado hasta ahora ha sido el de acelerar el crawling peg, aún con el riesgo de inyectar más combustible a las presiones inflacionarias. Y será esta variable, la que el Banco Central seguirá de cerca para moverse. El objetivo es no atrasar el tipo de cambio y volver a incentivar las expectativas que hagan saltar a los dólares paralelos. Un dólar más calmo, podría garantizar que en el segundo semestre del año la inflación vaya moderándose. A su vez, la aceleración del crawling peg con la tercera suba de tasas de interés en el año frena los incentivos negativos para la liquidación de divisas.

En línea con lo que se negoció con el FMI, el dólar oficial acompañará, en la medida de lo posible, los índices mensuales de suba de precios con el fin de evitar un salto devaluatorio que vuelva a golpear al bolsillo de los argentinos.

Tras un leve ajuste en diciembre, cuando el Banco Central devaluó en un nivel del 1,3%, en enero, se elevó un poco más el ritmo y la divisa estadounidense se apreció en torno al 2,2%, mientras que, en el segundo mes de 2022, el ritmo fue del 2,3%. En marzo, el número estará más cerca del 3%, pero aún lejos de la tasa de inflación que se espera para el mes.

La formulación final a la que se arribó con el FMI permite que el dólar pueda moverse por detrás de la tasa de inflación local, más allá de que el ritmo de depreciación se acelere gradualmente.

Por otra parte, el nivel de reservas netas también aumentó tras el desembolso del FMI. Se trata de otra de las metas que se deben cumplir del acuerdo con el organismo. La meta de reservas netas para fin de marzo es de USD 3.550 millones y se está cumpliendo.

El economista Miguel Kiguel diagnosticó que tras el acuerdo con el Fondo, el valor del dólar oficial se moverá "más o menos en línea con la inflación", mientras que ésta última variable superará al total del año pasado. “El dólar ya había escapado mucho cuando se fue a 230 y después volvió a niveles de 200, que dista de ser un veranito", resumió el especialista al programa "Dato sobre dato", de radio Milenium, sobre la evolución del precio de la divisa estadounidense en los últimos meses.

Sin embargo, para Kiguel el dólar no estará en el valor ideal, que afirmó que es $120 o $130 pero afirmó que "va a seguir moviéndose más o menos en líneas con la inflación”.


ambito