https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ofensiva sobre la gestión porteña y acuerdo en Diputados: imágenes contradictorias del juego del oficialismo

 Con un mensaje para la Corte Suprema y en una jugada para aislar a Horacio Rodríguez Larreta, el Gobierno logró el apoyo de 19 gobernadores en la pelea por los fondos de la coparticipación que la Nación le recortó a la Ciudad de Buenos Aires, y que está pendiente de una resolución del máximo tribunal.

La movida del Gobierno apuntó también a dividir a los mandatarios de Juntos por el Cambio, esta vez sin el resultado buscado. Pero casi al mismo tiempo, Sergio Massa avanzó en un acuerdo con JxC para destrabar la situación de Diputados y avanzar en el análisis de una nueva ley de alquileres.

La oposición venía presionando con la convocatoria a una sesión especial, para la semana próxima, centrada exclusivamente en ese punto. No tenía número asegurado para sesionar, aunque podía generar un hecho político. Finalmente, hubo acuerdo, en la línea abierta con la negociación que permitió modificar y aprobar el proyecto de aval al entendimiento con el FMI.

En sentido contrario, el Gobierno puso en escena la disputa con Horacio Rodríguez Larreta por  la poda de fondos de la coparticipación. Del encuentro, convocado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, también participó finalmente el presidente Alberto Fernández.

Los mandatarios provinciales lanzaron duras críticas contra la Ciudad de Buenos Aires y se comprometieron a enviar un mensaje a la Corte Suprema respaldando la postura del Ejecutivo nacional contra el jefe de Gobierno porteño.

Del encuentro participaron los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Sergio Uñac (San Juan), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Omar Perotti (Santa Fe), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).

También, el vicegobernador Antonio Marocco (Salta) y el fiscal de Estado de San Luis, Eduardo Allende. De manera virtual, estuvieron presentes el jefe de Estado de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, y el vicegobernador de Río Negro, Alejandro Palmieri.

En cambio, no enviaron representantes ni asistieron al encuentro los gobernadores del radicalismo, Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza), ni el peronista Juan Schiaretti (Córdoba).

Wado de Pedro y media docena de gobernadores oficialistas ofrecieron una conferencia de prensa posterior al encuentro en la Casa Rosada en la que lanzaron duras advertencias a la Corte Suprema.

El ministro del Interior negó que la reducción de fondos de coparticipación que resolvió el presidente Alberto Fernández se trate de una “quita” a la Ciudad de Buenos Aires, sino que “es la recuperación del exceso de fondos”.

«Recordemos que los fondos transferidos por Mauricio Macri a la Ciudad para el traspaso es más del doble que el costo de la Policía Federal. Es la discusión que hoy está en la Corte. Como Gobierno estamos garantizando el funcionamiento del traspaso», sostuvo.

Por los gobernadores, el chaqueño Jorge Capitanich sostuvo: «Vamos a defender nuestros recursos. No puede haber una injerencia indebida vulnerando la Constitución y las leyes que reglamentan su ejercicio. No vamos a ceder de ninguna manera las banderas de federalismo. Vamos a interponer la acción como amicus curiae de la Corte para fundar nuestra visión con respecto a este tema».

El mandatario de Chaco afirmó además que la Corte Suprema “tiene un claro favoritismo por la Ciudad de Buenos Aires”. Y el santiagueño Gerardo Zamora fue de los más duros, al acusar a la Ciudad de «robar» los fondos a las provincias.

El máximo tribunal abrió un período de negociación final entre las partes. Y si no hay acuerdo, se pronunciará sobre la disputa que volvió al centro de la escena política.