https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los precios se descontrolan y el Gobierno estudia medidas agresivas para frenar la escalada

 Las subas de los precios en los mercados internacionales, debidos a la guerra en Ucrania, golpearán a la economía Argentina. Tensión en el elenco oficial

Nada más alejado de la economía "tranquila" que suele pregonar Martín Guzmán. El ministro no logra cumplir con su objetivo de mínima ni siquiera cuando el mercado cambiario entró en un interesante impasse, a la espera de que -finalmente- quede sellado el acuerdo con el FMI. La paz cambiaria fue travesada por el nuevo "cisne negro" que atraviesa al mundo: la invasión rusa sobre Ucrania, que tiene -además del enorme y lamentable costo en vidas humanas- un impacto muy fuerte en los precios de las materias primas.

El precio de la energía se ha disparado tras la invasión de hace casi dos semanas, lo que evidentemente tendrá un impacto negativo para la Argentina, un importador neto de gas. El petróleo ya se ubica en los máximos valores en ocho años, lo que seguramente traerá presiones para un ajuste en los surtidores.

También escalaron a precios históricos los precios de productos que integran la mesa familiar: el trigo ya subió 62% en el mercado internacional en apenas 14 días. También viene encareciéndose el maíz -la base alimentaria del ganado y de las aves de corral-, mientras que el aceite de girasol también ya se encuentra en precios récord.

De todo lo que está pasando en los mercados globales, al país sólo lo beneficia el récord de la soja, por encima de los u$s600 la tonelada. El resto de los movimientos de precios golpearán a la Argentina, más temprano que tarde.

Poder adquisitivo
Golpe al poder adquisitivo: la Argentina no podrá escapar a los efectos de la crisis global.

Tensión en el Gobierno por la suba de precios

Guzmán y el equipo económico no pueden ocultar la enorme preocupación por el nuevo escenario internacional, que se manifestó cuando todavía falta para la aprobación y puesta en marcha del trabajoso acuerdo con el Fondo Monetario

El recalentamiento de los precios en las góndolas ya se empezó a evidenciar, sobre todo entre los productos farináceos. Lo puede comprobar cualquier lector que vaya de compras y elija desde pan a fideos o pastas.

Como ya publicó iProfesional, algunas empresas líderes actualizaron sus listas de precios un par de oportunidades en la última semana.

La situación provoca tensión hacia la interna del Gobierno.

Las remarcaciones se aceleran.
Alerta en el Gobierno por las remarcaciones se aceleran.

Precios de alimentos: medidas más agresivas

Roberto Feletti ya advirtió que el fideicomiso del trigo, lanzado hace menos de una semana, no alcanza para contener la explosión de precios a nivel internacional.

"La tonelada de u$s280 hace un mes a u$s490 que llegó estos días, es un impacto muy grande. Hoy, el fideicomiso para asegurar el precio de la harina y de los fideos con 800.000 toneladas de trigo es insuficiente con esta suba de precios", apuntó el secretario de Comercio.

Julián Domínguez, ministro de Agricultura, de buena relación con las entidades del campo no quiere mover el esquema de retenciones. "Estamos trabajando en encontrar las respuestas más convenientes y pertinentes, pero dentro de lo que la ley nos permite", respondió en las últimas horas cuando le preguntaron sobre la posibilidad de elevar las alícuotas. 

El Gobierno podría subir las alícuotas del 12% al 15% en el caso del maíz y el trigo sin necesidad de pasar una ley por el Congreso. Para hacer algo adicional, el Ejecutivo debería enviar un proyecto al Parlamento

La semana pasada, el propio Guzmán negó que se pueda poner en marcha un esquema de retenciones móviles, como el que se intentó convalidar en el año 2008. En una entrevista radial, el ministro puso como ejemplo el fideicomiso, a la hora de hablar de posibles medidas regulatorias.

Sin embargo, ante la dinámica de la crisis y la disparada de los precios internacionales, el equipo económico sigue la presión inflacionaria local, que ya corre por arriba del 50% interanual.

Las retenciones
Gran parte del Gobierno quiere dejar a las retenciones fuera de la discusión.

El Gobierno busca no chocar con el campo

Fuentes del ala política del Gobierno, consultadas por iProfesional, aseguran que no hay espacio para subir las retenciones.

Mencionan que la Casa Rosada busca una buena relación con los productores agropecuarios. Y dan cuenta de que el propio Wado de Pedro, ministro del Interior vinculado al kirchnerismo, acaba de participar de ExpoAgro, la exposición rural organizada por Clarín y La Nación. Nada más lejos que la idea de plantear una disputa con el campo.

"Es hora de que empecemos a empujar para el mismo lado", definió De Pedro en referencia a los referentes del sector rural.

De todas formas, todo puede cambiar en caso de que se extienda el conflicto armado en Europa y los precios sigan hacia arriba. De hecho, en el propio gabinete económico hay quienes admiten que el escenario luce muy complicado. Y que, de prolongarse, podría haber medidas adicionales. Nadie quiere adelantar cuáles serían.

Lejos de la calma esperada, Guzmán enfrenta un
Lejos de la calma esperada, Guzmán enfrenta un "cisne negro".

Argentina, golpeada por la ola de aumentos

La realidad luce muy complicada para un país que soporta una inflación de alimentos superior al 50% anual y concentra a casi la mitad de la población en situación de pobreza.

Los aceites y los farináceos aparecen como los rubros más complicados por el shock de aumentos. Después aparecen los lácteos. En el último lugar de este ranking está la yerba, aunque en este caso nada tiene que ver el triste escenario internacional sino las derivaciones de la sequía y los incendios en la provincia de Corrientes. 

En el caso de los aceites, las subas anunciadas por los fabricantes acumulan hasta 23% en una semana. Sobre todo en el caso de la variedad girasol, con un aumento del 9% la semana pasada y otro del 13% en las últimas horas.

El aceite de girasol se encuentra impactado por la guerra en Europa: Ucrania es el primer exportador de girasol y aceite de girasol del mundo. También es el tercer mayor productor y cuarto mayor exportador de maíz del mundo, el quinto de centeno y el octavo en exportaciones de trigo.


Las próximas jornadas serán decisivas: el Gobierno se tomará el tiempo para medir la dimensión real de los ajustes de precios en las góndolas. A diferencia de otros momentos, esta vez, los funcionarios juran que quieren tomar decisiones "en frío" para evitar males mayores en el corto plazo. Veremos. 



iprofesional