https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ESCENARIO Interna del FdT: Transición hacia el poscristinismo


 

El consultor Martín Surpin compartió con Urgente24 su mirada sobre los caminos posibles en la interna oficialista tras la aprobación del acuerdo con el FMI.

La votación en el Senado por el acuerdo con el FMI dejó nuevamente expuesta la fractura interna dentro del Frente de Todos. El proyecto consiguió su aprobación merced al apoyo mayoritario de la oposición mientras que el kirchnerismo mantuvo la conducta que había mostrado días antes en la Cámara de Diputados al votar en contra.

¿Cuál es el escenario que se abre en la relación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner a partir de la aprobación del acuerdo que motivó la disputa?

"Hay 2 caminos para Alberto Fernández: por un lado, en lo que tiene que ver con el Gobierno, se propone encabezar una recuperación que se había visto postergada primero por la pandemia y luego por las negociaciones con el Fondo. Por el otro, está el frente interno. El Presidente seguirá apostando a la unidad del Frente de Todos a pesar de las divergencias", opina Martín Surpin, director de la Consultora de Imagen y Gestión Política (CIGP), en diálogo con Urgente24.

Según el polítologo y periodista, con el avance del acuerdo con el FMI, Fernández ganó "un colchón político para tomar decisiones propias". En su visión, el jefe de Estado pudo desprenderse en alguna medida del mote de "títere" que le puso la oposición por su obediencia a su Vicepresidente.

Por otro lado, observó que hubo "actores del kirchnerismo que valoraron el acuerdo con el Fondo" (hubo un documento de intelectuales K respaldando la unidad) , a pesar de que la Vicepresidente y La Cámpora lo impugnan. Para Surpin, esto puede leerse como un anticipo de que ante una recomposición del oficialismo, podría haber un mayor encolumnamiento detrás del Presidente, en desmedro de CFK.

Martín Surpin, director de CIGP, analizó la interna oficialista. 

Martín Surpin, director de CIGP, analizó la interna oficialista.

"Poscristinismo"

En este sentido, el consultor coincide respecto a que podría haberse iniciado "una transición hacia el poscristinismo".

 

"Cristina está en un camino de salida y esto se evidencia en que está mostrándose cada vez menos", sostiene y considera que dados sus altos niveles de rechazo en la opinión pública "ya no tiene la oportunidad" de escindirse del Frente de Todos para conformar una alternativa exitosa, como la experiencia de 2019.

 

"Alberto y Cristina se necesitan mutuamente. Ninguno conserva una base electoral que les permita retener el poder si se separan. Cada vez se va a escuchar más la denominación "coalición de gobierno" en la que se plantearán las diferencias sin que ello implique una ruptura", dice Surpin del otro lado de la línea telefónica.

 

En el caso particular de Cristina, señala, la Vicepresidente tampoco parece encontrar un heredero capaz de construir una alternativa a partir de su legado. "Axel Kicillof se está alejando para construir su propio proyecto, se muestra mucho más cerca de Alberto. Y Máximo Kirchner corre con el peso del apellido, son sinónimos con su madre para la opinión pública, lo que le impide llegar a un electorado por fuera del núcleo duro", explica.

Muy mala imagen de Cristina Kirchner, de acuerdo a la encuesta de marzo de CIGP.

Muy mala imagen de Cristina Kirchner, de acuerdo a la encuesta de marzo de CIGP.

"Guerra a la inflación"

El Presidente dará a conocer este viernes a través de un mensaje grabado las medidas que forman parte de la estrategia que denominó "guerra contra la inflación". Para Surpin, la elección de la palabra "guerra" cuando existe un conflicto bélico real que mantiene al mundo en vilo es "un error de comunicación".

 

Por otro lado, apuntó a que el mero anunció no generó ninguna expectativa, ni siquiera el público parece haberlo tomado en serio. "Hicimos un relevamiento en redes y la gente se lo toma con humor. Nadie espera mucho", comenta.

 

Surpin considera que un anuncio de esa magnitud solo moverá el amperímetro de la opinión pública "si muestra resultados rápidos". "Si no hay resultados, termina siendo un arma de doble filo en la que rápidamente aparecerán los reclamos", concluye.